Que se nos haga normal decir: ¡#SinPopote, por favor!

Pasa la nota:

Según una investigación de 2015, a nuestros mares llegan cada año ocho millones de toneladas métricas de basura plástica. A este ritmo, el Pacífico será tan famoso por sus islas plásticas como por sus islas paradisíacas.

Al problema hay que sumarle los efectos del cambio climático, que han calentado los océanos, los han hecho más ácidos y han mermado la vida marina. El diagnóstico es alarmante y el momento de actuar es ahora, a nivel personal, de comunidad y de Gobierno.

Es el momento de reducir nuestro consumo de plásticos, de encontrar maneras de reutilizar objetos de este material y de apostar por los que puedan reciclarse. Es la hora de asumir que el futuro de los océanos depende de nuestras acciones, por más simples que sean.

Un buen punto de arranque es decir, cada que se pide una bebida: “Sin popote está bien”

Datos:

  • Se estima que el 90% de las especies de hábitat marino han ingerido plástico.
  • Los popotes son basura PARA SIEMPRE, pues no son biodegradables.
  • Los popotes son un factor importante en la generación de contaminación y toxicidad.
  • Un restaurante promedio desecha alrededor de 45,000 piezas cada año.
  • Realmente los popotes SON INNECESARIOS y generan un impacto negativo incalculable.
  • Genera demanda de recursos NO RENOVABLES.

Compartiendo esta info puedes ayudar realmente a los animales marinos y al medio ambiente.