Saltar al contenido

Aquí te decimos qué son las ecotecnologías y cómo ayudan al progreso sustentable

Las ecotecnologías son aquellas que emplean menos energía para realizar los procesos, emplean una cantidad menor de recursos limitados y, en definitiva, no agotan los recursos naturales tanto en su creación, puesta en marcha o utilización.

Por otro lado, las ecotecnologías influyen en el desarrollo sostenible ya que no contamina de forma directa o indirectamente el medio ambiente, y las herramientas pueden ser reutilizadas o reciclados al final de su vida útil. Los paneles solares son una excelente alternativa, para convertir tu espacio en un lugar ecológico que además de generar ahorro de energía, te ayudará mucho en tu economía.

Estas tecnologías deben referirse siempre a un contexto, teniendo siempre muy presentes las necesidades de las sociedades y países.

En ese sentido, la denominada “tecnociencia sostenible” es aquella, según la Organización de Estados Iberoamericanos (EOI) cuyo fin es “potenciar tecnologías básicas susceptibles de favorecer un desarrollo sostenible que tenga en cuenta, a la vez, la dimensión local y global de los problemas a los que nos enfrentamos”, aplicando ciertas medidas tecnológicas y éticas para el desarrollo sostenible.

Beneficios de ser una empresa sostenible

Los beneficios que aporta ser una empresa sostenible son muchos, tanto para la propia empresa, que mejorará su imagen de marca responsable, como para la sociedad en general. Estas son algunos ejemplos de las ventajas que conlleva emplear tecnologías sostenibles o ser una empresa responsable:

  • Generación de reputación: muchas organizaciones ven este beneficio como un gran incentivo para generar políticas de RSC o sostenibilidad. Al trabajar en el ámbito de la Responsabilidad Social Corporativa, las empresas construyen una buena imagen para su marca. El hecho de estar ayudando a los demás o contribuir al respeto del medio ambiente y los recursos puede ayudarles a paliar alguna crisis en la que se hayan visto inmersos con anterioridad, e incluso pueden mejorar las relaciones con otras sociedades del mismo ámbito.
  • Ahorro de costos: la publicación especializada en actividades empresariales sostenibles apunta que, aunque la mayoría de la gente piense lo contrario, “la realidad es que tener un negocio sostenible optimiza los recursos, lo que genera que la empresa pueda ahorrar de forma significativa en algunos costes de su producto o servicio: reciclaje, ahorro en luz, tinta de impresora, ahorro energético, uso de las TIC, entre otros”
  • Posibles beneficios fiscales: los negocios responsables pueden ser premiados con exenciones y beneficios fiscales (dependiendo del país en que operen y las políticas relacionadas con desarrollo sostenible que dicho Estado o Estados posean). Además, el medio digital señala que pueden obtener una mayor facilidad de acceso a “mercados financieros, subvenciones, concursos que se realicen dentro del ámbito público, recursos de capital y licitaciones de las Administraciones Públicas”.
  • Mejoras organizacionales: entre las que se encuentran una posible reducción del absentismo laboral, incremento de la productividad y efectividad de nuestros equipos humanos, mejoras en el clima empresarial y del talento dirigido hacia el negocio.
  • Consolidación empresarial: un negocio puede ser perdurable en el tiempo cuando logra convertir su modelo en sostenible, equilibrando los aspectos económico, social y medioambiental. El progreso de un proyecto amparado dentro del marco de la sostenibilidad ayuda tanto a su propio entorno como a la sociedad en general, así como al propio empresario que decide llevarlo a cabo.