Saltar al contenido

Precio del petróleo baja y PEMEX pierde calificación

El barril de petróleo de referencia en Estados Unidos, el WTI, cayó este lunes 20 de abril del 2020 a precios negativos, un hecho inédito provocado por reservas mundiales saturadas y una demanda devastada por la pandemia de coronavirus

precio petroleo pemex

El gobierno de Andrés Manuel López Obrador recibió una empresa prácticamente quebrada. La petrolera más endeudada del mundo: 107 mil millones de dólares. Durante décadas, los gobiernos mexicanos utilizaron a Pemex como su vaquita lechera. En lugar de cobrar más impuestos, le extraían ganancias y capital al punto que secaron la ubre. El tema que más le interesa a AMLO es el rescate de Pemex. Y para los mexicanos el precio del petróleo también es un tema, más que en este 2020 México ha negociado con la OPEP.

La administración de Peña Nieto, en esta misma tesitura, la endeudó más para cubrir las carencias tributarias del Estado. Hoy el Precio del petróleo está rompiendo records de forma negativa. Pero, ojo, no todo el problema de Pemex tiene que ver con su descapitalización. Los gobiernos también toleraron unCOa pésima administración de la empresa. Se tomaron pésimas decisiones en materia de inversión. Se contrataron más trabajadores de los necesarios, muchos de ellos aviadores. Se pagaron buenos sueldos, prestaciones y pensiones. Ni qué decir de la corrupción generalizada que enriqueció a muchos de sus funcionarios y un grupo reducido de contratistas.

¿Porqué sube y baja el precio del petroleo?

La cesta de la OPEP es un promedio sobre el precio del petróleo producidos por los países miembros de la OPEP y se utiliza como punto de referencia para los precios del petroleo.

La OPEP es la Organización de Países Exportadores de Petróleo, coordina las políticas petroleras de sus países miembros para influir en el mercado petrolero internacional. Los países miembros de la OPEP son: Argelia, Angola, Ecuador, Gabón, Iraq, Irán, Qatar, Kuwait, Libia, Nigeria, Arabia Saudita, Venezuela y los Emiratos Árabes Unidos.

La OPEP, Organización de Países Exportadores de Petróleo, controla casi el 50% de la producción de petróleo del mundo y tiene como objetivo proteger los precios del petróleo. Esto afecta de forma directa el Precio del petróleo.

Influye de forma definitiva en los precios del petróleo, mediante el incremento o disminución de la producción, es decir, de la oferta.

Puede interesarte ver:

¿Cómo llegamos a esa situación? Cómo el precio de petroleo de puede regular de forma justa?

Pues porque Pemex no tenía un dueño que tomara decisiones racionales para mantener la rentabilidad de la empresa. La Secretaría de Hacienda controlaba los flujos de efectivo a fin de cuadrar las finanzas públicas del país. La administración de la petrolera, su sindicato y los contratistas privados se repartían lo que quedaba (que no era poco) en un ejercicio de depredación.

Así, no sólo se secó la ubre de la vaquita, sino que la dejaron en los huesos. Llegó AMLO, quien decidió hacer una fuerte apuesta a favor de rescatarla.

Pero me temo que llegó muy tarde.

Si Pemex fuera privada, la administración tendría que presentar al Consejo Directivo un plan urgente para salvar a la empresa de una quiebra inminente. Seguramente recomendaría la reestructuración completa del área que quizá sea la única rentable: aguas arriba (exploración, perforación y explotación de crudo); cerrar los pozos que, al precio actual, no son lucrativos, y redefinir los proyectos de inversión en un mercado que durante buen tiempo será de compradores. En cuanto a los negocios de aguas medias (transporte y almacenamiento) y de aguas bajas (refinación, distribución y venta), lo que se recomendaría sería la salida inmediata.

Pero Pemex no es una empresa privada, sino estatal. Si el gobierno fuera responsable, racionalizaría aguas arriba y privatizaría aguas medias y bajas. Sin embargo, el presidente López Obrador primero se corta una pierna antes que privatizar algunas áreas de Pemex. Es lo que harían los tecnócratas neoliberales que, por cierto, cuando tuvieron el poder, no se atrevieron a hacerlo.

Andrés Manuel, por el contrario, quiere fortalecer todas las áreas de Pemex, cueste lo que cueste, particularmente la refinación.

Alguien le metió en la cabeza que es más barato refinar gasolinas en México que importarlas de Estados Unidos. Por eso, está dispuesto a gastar ocho mil millones de dólares en la construcción de la nueva refinería de Dos Bocas. Es una locura. Y, para comprobarlo, doy el siguiente ejemplo hipotético.

Digamos que hay una señora que se llama Rocío Nahle, quien tiene dos opciones.

Opción uno: construir una planta muy cerca de donde nació, que le costará, si todo sale bien (y nunca ocurre esto), ocho mil millones de dólares y tendrá una capacidad de refinación de 340 mil barriles por día.

Opción dos: comprar, con esos ocho mil millones, el 38% de las acciones de Valero Energy y convertirse en el socio controlador.

Dicha empresa actualmente tiene una capitalización de mercado de 21 mil millones de dólares. Cuenta con 15 refinerías con una capacidad de 3.15 millones de barriles por día. Tiene, además, siete mil gasolineras, 14 plantas de etanol, gasoductos, terminales y otros activos de transportación y logística de crudo y refinados.

Si la señora Nahle fuera a invertir su dinero, optaría, sin duda, por la segunda opción. Es, de lejos, la más racional y rentable. Pero, como doña Rocío está invirtiendo el dinero de los contribuyentes, pues está optando por Dos Bocas.

El gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador  recibió de sus antecesores una bomba, llamada Pemex, a punto de explotar.

En lugar de estar desactivándola, está acelerando su explosión, afectando, así, a toda la economía nacional.


La agencia de calificación Moody’s (el rankeador de créditos e inversiones global) Se atrevió a rebajar la calificación crediticia de México debido a un deterioro de las perspectivas económicas y redujo la deuda de la petrolera estatal Pemex a un estado de chatarra, dando un duro golpe al presidente Andrés Manuel López Obrador.

Precio petróleo baja y PEMEX pierde calificación. Qué puede hacer AMLO?. Moody’s Investor Service dijo que había reducido la calidad crediticia de México a “Baa1” de “A3”, y bajó la calificación de Pemex, que tiene grandes deudas y pérdidas, a “Ba2” de “Baa3”.

Si bien México conserva una calificación de grado de inversión, se espera que la caída de Pemex a la basura aumente los costos de financiamiento para la empresa formalmente conocida como Petróleos Mexicanos.

Precio del Petroleo y AMLO

La firma del USMCA por parte de EE. UU., México y Canadá plantea más preguntas que respuestas para la economía mexicana en 2020.

Con Estados Unidos en el año electoral 2020 y Canadá recién salido de sus propias elecciones federales en 2019, México es el único miembro de esta nueva asociación en medio de un mandato administrativo.

Las expectativas macro de la economía mexicana son planas, ya que Citibanamex, uno de los grupos financieros más grandes de México, pronostica un crecimiento del PIB del 1% en 2020, por debajo del pronóstico anterior del 1.2-1.5%. Precio del petróleo.

Esta es una disminución significativa del crecimiento promedio de 2.1% visto en las últimas dos décadas. Se espera que la inflación en 2020 aumente ligeramente a 3-3.5% desde los niveles de 2019 de 2.8%, y se espera que el desempleo aumente de 3.53% a alrededor del 4%.

El enigma de Pemex y el precio del petróleo

La solvencia financiera de Pemex, Petróleos Mexicanos, es crítica para las perspectivas de la economía mexicana en 2020. El año pasado, varias agencias de calificación internacional, incluidas Moody’s y Fitch, rebajaron las calificaciones crediticias de Pemex y su deuda de emisiones.

La solvencia financiera y la calificación de Pemex están directamente entrelazadas con la de la deuda soberana mexicana desde que la administración de AMLO decidió asumir parte de ese riesgo inyectando USD9.5 mil millones en Pemex a través de inyecciones de capital, subsidios fiscales y otros paquetes financieros.

En junio de 2019, las calificaciones de Fitch rebajaron la calificación crediticia de México de BBB a BBB +, y etiquetaron todos los bonos de USD80 mil millones de Pemex a estado no deseado. Moody’s mantiene una perspectiva negativa para la deuda soberana de México con nuevas calificaciones que se publicarán en el 2T2020. México ahora se enfrenta a una situación sin precedentes en la que los inversores institucionales podrían verse obligados a vender bonos de Pemex si una segunda agencia de calificación clasifica la deuda como basura.

En el futuro, con el mercado del petróleo afectado por el susto del coronavirus, así como la orientación de la producción petrolera mexicana cautelosa y sospechosa, 2020 será un año crítico para Pemex. Se espera que el pronóstico de producción gravite alrededor de 1.7 millones de bopd, que está por debajo de la meta anual de 2 millones de bopd, pero la compañía sigue confiando en que sus inversiones en exploración brindarán nuevas oportunidades.

Razones para el optimismo.

Una de las iniciativas más esperadas de la administración de AMLO es la ejecución de su Plan de Desarrollo de Infraestructura, titulado PNI 2020-2024. El plan prevé un paquete financiero de $ 284 mil millones para ser invertido en 147 proyectos de transporte, turismo y telecomunicaciones, de los cuales se espera que el sector privado contribuya y administre aproximadamente $ 44 mil millones.

Este plan está de acuerdo con el compromiso de AMLO de invertir aproximadamente 4-5% del PIB por año en infraestructura hasta 2024.

En 2020, 70 de estos proyectos predeterminados están programados para progresar o comenzar, y el sector financiero busca beneficiarse con una mayor actividad de préstamos comerciales.

USMCA también ha revitalizado la economía en 2020, con expectativas optimistas renovadas por su relación con los EE. UU. Y su condición de mayor socio exportador de México. Las exportaciones aún representan el 20% del PIB de México, y el 80% se dirige a los Estados Unidos.

La comunidad empresarial se beneficiará en 2020 de una disminución en el cambio de divisas y la volatilidad del mercado.

En el enfrentamiento comercial y las negociaciones comerciales NAFTA-USMCA, el Peso fluctuó entre MXN17.17 / USD1 y MXN22 / USD1 entre 2016 y 2019, lo que representa una volatilidad total del 21.8 por ciento.

En el futuro, la expectativa es que la moneda se estabilice en torno a MXN19 – MXN19.5, lo que beneficiará al sector empresarial y dará a los inversores una variable menos de la que preocuparse en su debida diligencia presupuestaria y de pronóstico.

Finalmente, se espera que el banco central de México, Banxico, continúe relajando su postura monetaria al reducir las tasas de interés.

En diciembre de 2019, México todavía tenía una de las tasas de interés más altas entre las principales economías de la región con 7.25%, en comparación con Brasil (4.5%), Colombia (4.25%) y Chile (1.25%), lo que le daba margen de maniobra al banco central.

Las remesas también siguen siendo un componente importante de la economía mexicana, representando el 2.7% del PIB en 2019 con USD35 mil millones. En 2020, se espera que esta cantidad crezca un 5% a USD37.2 mil millones, con una proporción del 97% proveniente de los EE. UU.

El cártel petrolero logró una hazaña. La OPEP+dejará de llevar al mercado 9.7 millones de barriles diarios de petróleo (bdp) a partir del 1 de mayo y hasta el 30 de junio del 2020.

Con este movimiento se pone fin a la guerra de precios que comenzó luego de que Rusia rechazara un acuerdo con la Organización de Países Exportadores de Petróleo y sus aliados a inicios de marzo y de que Arabia Saudita se enfrentara con la nación que dirige Vladimir Putin.

Mientras que los grandes países petroleros como Estados Unidos, Arabia Saudita y Rusia encabezaron las reuniones virtuales en medio del peor desplome del crudo en un siglo, el gobierno mexicano se resistió en alinear sus fichas por el deseo del presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) de reactivar la economía nacional a través de los hidrocarburos fósiles.

México reducirá 100k de producción y no los 400k que la OPEP exigía

en una reunión extraordinaria, México ganó su jugada personal: recortará 100 mil bdp, en lugar de los 400 mil bdp que le pidieron. Los 300 mil bdp restantes los aportará Estados Unidos en nombre de su socio comercial, de acuerdo con negociaciones bilaterales entre los presidentes de ambos países.

En el acuerdo también se establece que el grupo del G-20 aportará 3.7 millones de bdp (aquí se contempla el apoyo estadounidense a México), en tanto que Arabia Saudita, Kuwait y Emiratos Árabes reducirán otros 2 millones de barriles de petróleo adicionales.

Apuesta equivocada

La posición en la que quedó México fue muy difícil porque aceptar el trato por los 400 mil bdp era ir en contra de lo que promueve el presidente López Obrador sobre el rescate de la soberanía nacional a través de Pemex y con la construcción de la refinería de Dos Bocas.

Por ahora, la mayor preocupación está en lo que el presidente Donald Trump le cobrará al gobierno mexicano por el “favor” que le hizo al absorber el resto de la aportación a la OPEP+, sobre todo porque al inquilino de la Casa Blanca le gusta que le deban favores y en este momento México tiene una deuda con la nación más poderosa del mundo.

Ellos nos pagarán cuando estén preparados

Trump 2020 en su Twitter

Si el republicano compra el crudo maya lo venderá en niveles de 14 o 15 dólares, pero cuando aumenten los precios ese dinero adicional será de los estadounidenses, es decir que el gobierno mexicano prefirió dejar dinero sobre la mesa en lugar de recortar su producción

Todos los ojos en México en la producción reducen el impacto
Todos los ojos están puestos en México: el último dominó en caer en un maratón para negociar recortes de producción mundial sin precedentes a medida que la pandemia de coronavirus asola la demanda de petróleo. Pero el país latinoamericano está encerrado en una batalla interna entre las sombrías realidades económicas presentadas por los precios más bajos del petróleo y las grandes ambiciones nacionalistas para el parche petrolero de México.

Hasta el sábado, México y Arabia Saudita seguían bloqueando los cuernos sobre el alcance de los recortes de producción exigidos para sellar un acuerdo de producción más amplio de 10 millones de barriles por día de la OPEP (11 de abril de 2020). México insiste en que 100,000 b / d es su límite, mientras que Arabia Saudita insiste en que México promete 400,000 b / d, en línea con las reducciones de 23% por país acordadas el jueves en toda la alianza de productores Opec-plus (DO Abr.13’20).

Aunque el bloqueo de más del 3% del acuerdo trascendental puede parecer desconcertante, para Arabia Saudita, la plena participación de México se considera esencial para evitar un desequilibrio más amplio, con otros productores que luchan contra las caídas de la producción sistémica y la caída de los ingresos que potencialmente revierte su compromiso si México se ve afectado. otorgado una excepción.

Pero para México, comprometerse a producir menos de 1.69 millones de b / d, una disminución de 100,000 b / d desde marzo, pero esencialmente estable con la producción promedio de 2019, va en contra de la promesa del presidente Andrés Manuel López Obrador de revitalizar al estado de Pemex como el país campeón nacional, con la recuperación de la producción cruda como piedra angular de su agenda populista más amplia.

Alguna vez fue un productor de más de 3 millones de b / d de petróleo, México ha visto una disminución de la producción desde 2004, y las caídas se han acelerado en los últimos cinco años.

Las reformas aprobadas en 2014 buscaban revertir ese declive al abrir el sector energético de México a la inversión extranjera por primera vez en 76 años. Pero López Obrador, que asumió el cargo en 2018, ha limitado las ambiciones de esa apertura al dar a Pemex un papel principal en la revitalización de la producción y reorientar la actividad hacia desarrollos de aguas poco profundas que requieren menos experiencia externa.

Los planes para impulsar la producción de 1 millón de b / d para 2024 se encontraron con un intenso escepticismo incluso antes del colapso del precio del petróleo dada la deuda de Pemex, la calificación crediticia en rápido deterioro y las crecientes pérdidas.

Pero reducir la producción por debajo de 1,4 millones de b / d, como lo exigiría el acuerdo de la OPEP plus para mayo y junio, con recortes escalonados que se extenderán hasta abril de 2022, esencialmente eliminaría esas ambiciones. Solo estabilizar la producción por encima de 1.7 millones de b / d en los últimos meses no ha sido una hazaña pequeña.

Sin embargo, el dilema para México es que tales reducciones podrían ser inevitables si el acuerdo de la Opep-plus se derrumba y los precios del petróleo de referencia caen a un solo dígito, un peligro claro y presente en las próximas semanas, ya que un excedente de suministro sin precedentes contra el almacenamiento rebosante, tuberías atrasadas y cargas varadas.

Según Welligence Energy Analytics, aproximadamente el 30% de la producción de México no es rentable a $ 35 Brent. Y es probable que México tenga dificultades para colocar barriles en su crítico mercado de exportación de EE. UU. A medida que las refinerías reduzcan las corridas en medio del bloqueo de la pandemia.

Muchos han señalado que el robusto programa de cobertura de México aisla de manera única a Pemex y al gobierno federal de la caída de los precios, lo que le da influencia en las negociaciones con Arabia Saudita. Pero esa protección no es absoluta.

Aunque todos los detalles están estrechamente guardados, las prácticas de cobertura anteriores de Pemex sugieren que solo se cubren entre 200 y 300 millones de bbls durante el año, lo que representa casi la mitad de su producción en el mejor de los casos si mantiene niveles de alrededor de 1.7 millones de b / d. Y un artículo de Bloomberg el mes pasado sugirió que las coberturas fueron mucho más bajas este año, lo que equivale a menos del 14% de la producción.

De todos modos, Pemex se encuentra en un mundo de dolor.

Los barriles cubiertos están cubiertos a $ 49 / bbl, y los barriles restantes alcanzan los precios del mercado. Pemex reportó una pérdida equivalente a $ 18.4 mil millones el año pasado cuando sus exportaciones se vendieron por un promedio de $ 56.

El gobierno federal de México está en mejor forma, y ​​según informes, el Ministerio de Finanzas cubre todos sus ingresos petroleros a $ 49 / bbl. Pero Minster Arturo Herrera todavía calificó el colapso de los precios como una “situación preocupante” el mes pasado, cuando Brent todavía se mantenía en los altos $ 30.

México en la conferencia OPEP 2020

El líder de facto de la OPEP, Arabia Saudita, insiste en que todos los miembros de la alianza Opec-plus deben hacer contribuciones proporcionales a un acuerdo propuesto para reducir la producción en 10 millones de barriles por día. Riad ha indicado que el acuerdo no se implementará a menos que México se alinee con los otros miembros de la alianza.

Se retrasó el acuerdo el jueves por la noche, cuando México rechazó el acuerdo propuesto que busca alinear los suministros mundiales de petróleo con una demanda fuertemente reducida y aumentar los precios del crudo que han caído en más de la mitad desde el comienzo del año.

Una fuente saudita familiarizada con el asunto dijo que el reino mantuvo su posición de que México debe abandonar sus objeciones, que se centran en la línea de base para los recortes de producción que realizaría en virtud del acuerdo ( IOD, 10 y 20 de abril ).

Durante la reunión de videoconferencia de 10 horas del jueves, el Ministro de Energía de México, Rocío Nahle, mantuvo conversaciones durante varias horas con objeciones a un recorte propuesto de 400,000 b / d en la producción de México desde una línea base de 1.75 millones de b / d. En cambio, México ofreció un recorte de 100,000 b / d, limitando su producción a 1,68 millones de b / d.

Arabia Saudita se opuso a esa oferta sobre la base de que todos los demás miembros de la OPEP han acordado reducir la producción en un 23% por un período de dos meses en mayo y junio, después de lo cual los recortes de producción se reducirían gradualmente, pero se extenderían hasta abril de 2022.

Fuentes familiarizadas con el asunto dijeron que el ministro de energía saudita, el príncipe Abdulaziz bin Salman, se mantuvo firme e insistió en que México debe desempeñar su papel.

Otros ministros que asistieron a la reunión sugirieron que México debería abandonar la alianza Opec-plus, para que los miembros restantes pudieran acordar recortes conjuntos de 9.6 millones de b / d, pero el Príncipe Abdulaziz rechazó esto.

La reunión terminó con la secretaría de la OPEP emitiendo un comunicado diciendo que se había alcanzado un acuerdo pero que estaba “condicionado al consentimiento de México”.

Mientras tanto, el reino está dispuesto a aceptar reducciones impulsadas por el mercado en la producción de petróleo de los EE. UU. Como una contribución válida al esfuerzo internacional en lugar de los recortes obligatorios del gobierno ( DO, abril 10,20 ). “Arabia Saudita aceptará el recorte de Estados Unidos a su manera”, dijo otra fuente saudita cercana a la situación.

Arabia Saudita presidió una reunión de videoconferencia de ministros de energía del G20 el viernes y esperaba asegurar compromisos de países productores de petróleo fuera de la alianza Opec-plus para reducir su producción en 5 millones de b / d adicionales. Riad actualmente ocupa la presidencia rotativa del G20.

Las fuentes dijeron a Energy Intelligence que tanto Canadá como los Estados Unidos estaban listos para cooperar con la iniciativa Opec-plus, aunque los detalles seguían sin estar claros.

Los sauditas dicen que México debe ser parte del acuerdo Opec-Plus

México acepta reducir su producción de petróleo. Precio del petróleo. El presidente López Obrador dio a conocer que, después de una llamada con Donald Trump, México accedió a reducir su producción de petróleo por los próximos dos años y así lograr un acuerdo con el resto de países de la OPEP. El jueves 9 de abril se realizó una reunión con los representantes de distintos países de la cual México se retiró por falta de acuerdo.

Donald Trump ofreció cortar su producción petrolera 250 mil barriles en respaldo a México, que recortará 100 mil barriles, sumando entre ambos 350 mil de los 400 que le estaban exigiendo.

AMLO twitter 2020

PERO.. Estados Unidos responde

Fuentes de la industria estadounidense dicen @energyintel que Estados Unidos no puede reducir la producción en nombre de México #OOTT Precio del petróleo.