Saltar al contenido
Compartimos Cosas Buenas – seresponsable.com

Todo sobre la Reforma Energética. El plan maestro y alcance

La reforma energética es una reforma constitucional presentada por EPN en agosto 2013. Aprobada por el Senado y por la Cámara de Diputados el siguiente mes

canal SEP

El ex Presidente de México Enrique Peña fue quien impulsó y firmó la nueva Reforma Energética para México.

El Objetivo Principal de la Reforma es dirigir a México rumbo a la modernización del sector energético, sin privatizar las empresas públicas dedicadas a la producción y al aprovechamiento de los hidrocarburos y de la electricidad.

Justificación de la Reforma Energética

Durante la administración de Peña Nieto se reportó que el 50% de las gasolinas que México consume se importa, mientras la importación de gas había subido de un 3 a 33% de 1997 al 2013.

¿El motivo? Una producción insuficiente, que tiene su origen, en gran medida, en un marco constitucional que regulaba la extracción de hidrocarburos y que ya no respondía a las circunstancias actuales.

La industria de los hidrocarburos tiene que voltear a las aguas profundas y al gas de lutitas, lo que implica riesgos financieros y dificultades técnicas. Los costos que implica perforar en aguas profundas son casi10 veces más altos que los que conlleva la extracción en aguas poco profundas, mientras que el gas lutitas requiere de infraestructura que hasta la fecha no ha sido desarrollada en nuestro país.

La extracción en aguas profundas y la obtención de gas de lutitas son riesgos demasiado grandes para ser asumidos por una sola empresa

Con la finalidad de convertir a México en un productor autosuficiente de petróleo y gas lutitas, el gobierno federal propuso una reforma energética

El petróleo y gas natural del futuro provendrán de los llamados “recursos no convencionales”, que se encuentran en cuencas de lutitas y en aguas profundas. Aunque México cuenta con grandes reservas de estos recursos, carece de la capacidad técnica, financiera y de ejecución para extraer estos hidrocarburos de forma competitiva.

El principal obstáculo para materializar plenamente el potencial de nuestro país en este tipo deyacimientos era el marco constitucional. Antes de la Reforma, la Constitución obligaba a Pemex a llevar a cabo, por sí solo, todas las actividades de la industria petrolera, sin importar las restricciones financieras, operativas o tecnológicas a las que estuviera sujeto.

De acuerdo con estimaciones de Pemex, desarrollar el potencial la industria nacional de exploración y extracción requeriría de aproximadamente 60 mil millones de dólares al año dado el portafolio de inversión que se tiene identificado. Sin embargo, hoy Pemex sólo cuenta en su presupuesto anual con alrededor de 27 mil millones de dólares. Incluso un régimen fiscal más atractivo para Pemex sería insuficiente para desarrollar el portafolio identificado.

Sobre los Contratos para la Exploración y Extracción

  • Los hidrocarburos en el subsuelo son propiedad de la Nación. Que el Artículo 27 de la Constitución vuelva a decir lo que el presidente Lázaro Cárdenas dejó escrito, palabra por palabra. Pemex y la CFE no se privatizarán, seguirán siendo 100% públicas y 100% mexicanas. Todo el petróleo y el gas seguirán siendo de la nación y se permitirá la participación privada en exploración, extracción, refinación, petroquímica, transporte y almacenamiento.
  • Los contratos pueden ser suscritos con a) Pemex, b) Pemex asociado con particulares o c) particulares.
  • Adjudicación por licitación a quien ofrezca las mejores condiciones económicas para el Estado y el mayor compromiso de inversión.
  • Se contempla la posibilidad de recisión administrativa por causas graves específicas.
  • En caso de recisión el contratista podrá ser acreedor a un finiquito.
  • Los contratistas podrán registrar el beneficio económico esperado para efectos financieros y contables.
  • Se podrá establecer una participación directa del Estado (máximo 30%) a través de Pemex o de un vehículo financiero de la SENER.
  • El Estado participará directamente en la inversión (al menos 20%) en las zonas donde pudiera haber un yacimiento transfronterizo.
  • En el proceso de diseño, otorgamiento, operación y administración de los contratos se propone un mecanismo institucional de pesos y contrapesos que contempla la participación de:
    • la SENER, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), la CNH, la Agencia Nacional de Seguridad Industrial y de Protección al Medio Ambiente del Sector Hidrocarburos y el Fondo Mexicano del Petróleo para la Estabilización y el Desarrollo. Sus responsabilidades se dividen de la siguiente forma:
  1. La SENER se encargará de i) seleccionar las áreas para licitación de contratos, ii) determinar
    y diseñar el tipo de contrato que aplicará a cada área contractual y iii) emitir los lineamientos
    técnicos para establecer las bases de licitación.
  2. La SHCP será responsable de determinar: i) los términos económicos y fiscales de los contratos; ii) las variables de adjudicación, que serán de carácter económico; y iii) verificar el correcto cumplimiento de las obligaciones fiscales y contractuales, incluyendo las operaciones que
    realice el Fondo Mexicano del Petróleo para la Estabilización y el Desarrollo.
  3. La CNH llevará a cabo las licitaciones para adjudicar contratos para la exploración y extracción de hidrocarburos y suscribirá los contratos con el ganador de la licitación. También aprobará los planes de exploración y extracción y autorizará la perforación de pozos.
  4. La Agencia Nacional de Seguridad Industrial y de Protección al Medio Ambiente será la encargada de supervisar y, en su caso, sancionar a los contratistas y asignatarios en materia de protección de las personas, los bienes y el medio ambiente.
  5. El Fondo Mexicano del Petróleo para la Estabilización y el Desarrollo será el encargado de
    i) recibir todos los ingresos, ii) realizar los pagos según lo establecido en cada contrato y iii) administrar los recursos que corresponden al Estado.

Beneficios directos de la Reforma Eneregética para el pueblo de México

Bajará el precio de la luz y también del gas. Van a bajar los recibos de la luz y del gas para las familias, los comercios y la industria. Al tener gas natural más barato, habrá más fertilizantes de mejor precio y alimentos más baratos.

Se crearán cerca de medio millón de empleos adicionales en este sexenio y 2 millones y medio de empleos al 2025. Se generarán más y mejores empleos en todas las regiones del país para beneficiar a las generaciones presentes y futuras.

La industria petrolera volverá a ser un motor del crecimiento económico de México, al detonar inversión en nuevas áreas. México tendrá cerca de 1% más de crecimiento económico en 2018 y aproximadamente 2% más para el 2025. Se fomentará el desarrollo del sector industrial, lo que impulsará la actividad económica en distintas regiones del país, y a su vez generará oportunidades de empleo.

La apertura de la industria eléctrica permitirá que fluyan grandes inversiones al sector. Tendremos plantas más eficientes que utilizan combustibles más baratos y limpios. Se promoverán las energías renovables. La competencia en el sector permitirá, además, contar con tarifas más competitivas. Así, la industria y el comercio generarán más empleos, y a las familias ver una reducción en su recibo de luz.

Para obtener más beneficios del petróleo, los mexicanos podremos decidir en qué proyectos nos conviene asociarnos y en qué condiciones. Retomando el modelo del Presidente Cárdenas, tendremos la inversión y los medios necesarios para extraer recursos en aguas profundas y campos de lutitas. Nuestra riqueza petrolera se transforma en bienestar presente y futuro.

Habrá más recursos para el presupuesto y programas sociales, gracias a los nuevos negocios en la industria energética. La renta petrolera de la nación crecerá, pues habrá más producción de petróleo y gas natural, y habrá nuevas empresas de refinación, petroquímica, transporte y almacenamiento, pagando impuestos en nuestro país. La renta petrolera generará escuelas de calidad, hospitales, programas sociales, carreteras y servicios de agua.

Los ciudadanos podrán vigilar las operaciones e ingresos petroleros derivados de nuevos contratos. Los nuevos contratos estarán a la vista de todos los ciudadanos, y serán consultables en todo momento. Asimismo, habrá auditorías anuales de todos los contratos vigentes en México. Habrá más transparencia y mejores instrumentos de control sobre la industria petrolera. Un objetivo fundamental de la reforma es acabar con la corrupción y los privilegios especiales.

CFE y Pemex se fortalecerán para darle competitividad a México. Pemex y CFE tendrán más autonomía, serán eficientes e invertirán sus ganancias en donde sea más conveniente. Tendrán mejor organización y herramientas para mejorar su gobierno corporativo.

Se reorganizará la industria eléctrica para garantizar tarifas competitivas a los hogares, la industria y el comercio. Todas las actividades que conforman la industria eléctrica se mejorarán, la CFE seguirá operando la infraestructura con la que cuenta actualmente.

La Reforma Energética con AMLO

El éxito de reforma energética no se debería de medir en barriles, sino en los más de 3,700 millones de dólares (mdd) invertidos en el Golfo de México los últimos años, sostuvo el comisionado en el marco del Octavo Seminario de Hidrocarburos que organiza el órgano regulador.

En los últimos cinco años las empresas agrupadas en la Asociación Mexicana de Empresas de Hidrocarburos (Amexhi) han invertido un promedio anual de 12,700 mdd en investigación para desarrollar la industria petrolera, además, registran más de 1,500 patentes al año en promedio, agregó.

López Obrador ha criticado la reforma enérgetica, pues ha afirmado que no se ha logrado la producción de 3.4 millones de barriles de crudo por día, producción pico que se alcanzó en 2004, desde entonces la producción petrolera ha caído a casi la mitad.

En enero del 2020 la producción de Pemex bajó a 1.62 millones de barriles por día , luego de que en diciembre se registraran 1.7 millones de barriles diarios.

Inversión privada

A más de tres años de las licitaciones en las rondas petroleras, los contratos adjudicados poco a poco han empezado a reflejarse en la producción petrolera nacional, y en diciembre pasado representaron 4.1% del total.

De la producción nacional de diciembre de 1.7 millones de barriles diarios, 1.6 millones fueron resultado de asignaciones a Pemex y poco más de 70,000 barriles de privados, según datos de la CNH.

Sin embargo, estimaciones de la Secretaría de Energía (Sener) durante la administración pasada, en caso de que todas las áreas tuvieran éxito geológico, para 2020 podrían sumarse 180,000 barriles de crudo al día adicionales a lo que produzca Pemex, y podría aumentar a 430,000 para 2024 y 816,000 hacia 2030.

La CNH ha aprobado inversiones por 30,355 mdd para planes en materia de exploración y desarrollo de los 111 contratos vigentes hacia 2025, pero estima se ejerzan recursos por 143,000 mdd; en tanto que los ingresos acumulados para el Estado hasta octubre pasado ascendían a 1,081 mdd.

Además, destacó que la inversión estimada para los 111 contratos es de 143,000 mdd, siempre y cuando haya éxito exploratorio y las empresas descubran un yacimiento que pueda ser llevado a una etapa extractiva.

Pimentel Vargas consideró que hubo errores muy importantes de comunicación en el gobierno de Enrique Peña Nieto, ya que al principio se dijo que se iban a alcanzar 3.4 millones de barriles y eso evidentemente “fue un error”.

La propuesta energética de AMLO

El presidente Andrés Manuel López Obrador imagina un futuro en el que México produce más petróleo, gasolina y electricidad. Sin embargo, para lograrlo se basa en una estrategia que se remonta al pasado de su país.

Para deslindarse de la reforma impuesta hace cinco años al sector energético, la cual abrió al sector privado la industria de la energía en México, López Obrador quiere invertir miles de millones de dólares para reforzar el dominio de las compañías energéticas mexicanas del Estado.

AMLO tiene la intención de volver a los días gloriosos de la época en que la empresa petrolera nacional Petróleos Mexicanos, o Pemex, ayudó a que México se convirtiera en un país autosuficiente en cuanto a energía y proporcionó cientos de miles de empleos bien pagados.

Sin embargo, PEMEX y México están en una época muy distinta de cuando todo era exitoso para la industria. Ahora, la producción nacional de petróleo disminuyó a casi la mitad en comparación con su mejor momento en 2004. 

En el 2019, México se encontraba en el lugar número once entre los productores de petróleo más grandes del mundo, mientras que en 2002 ocupaba el cuarto puesto. Los analistas dicen que PEMEX es poco eficiente y no cuenta con la tecnología necesaria.

La jugada de EPN: Para frenar su declive, Enrique Peña Nieto, predecesor de López Obrador, logró terminar con la resistencia histórica de los mexicanos a la inversión privada para tratar de atraer dinero y tecnología. Esto a través de la Reforma Energética.

Aunque Pemex conservó gran parte de las reservas del país, el gobierno comenzó a subastar los derechos para explorar y producir petróleo a empresas de inversionistas privados. México también permitió que las compañías extranjeras ampliaran su presencia en la industria energética.

López Obrador ha dicho que no cambiará las leyes en materia energética que impulsó su predecesor, pero en la práctica está empezando a desmantelar esas políticas. El gobierno le ha cerrado la puerta a gran parte de las nuevas inversiones extranjeras en el sector energético, ya sea que se trate de exploración petrolera o granjas eólicas privadas

López Obrador ya ha comenzado a designar a sus partidarios para remplazar a los reguladores independientes de energía y a los miembros de la junta de Pemex.

Sus detractores advierten que López Obrador está malgastando dinero público para resucitar una industria de combustibles fósiles que está siendo remplazada rápidamente por tecnología nueva y más limpia

Defenseros de la Reforma Energética de EPN

Uno de los más grandes problemas es que ni Pemex ni la empresa de energía eléctrica propiedad del Estado, la Comisión Federal de Electricidad, tienen el dinero para realizar la visión de López Obrador. Tampoco tienen el dominio de tecnologías como la perforación en aguas profundas o la energía renovable. La situación en Pemex es especialmente difícil.

Con 107.000 millones de dólares en deudas, Pemex es la petrolera más endeudada del mundo. Su producción en enero fue la más baja que ha tenido en 40 años, mientras sus viejas refinerías funcionan a un tercio de su capacidad. La corrupción y los malos manejos han inflado los costos operativos. Además, México impone onerosos impuestos a las ganancias de la empresa.

La mayoría de los analistas calculan que la empresa debe invertir por lo menos 20.000 millones de dólares. Aunque el gobierno ha aumentado drásticamente el presupuesto destinado a la producción petrolera de Pemex, recortado sus impuestos y combatido el robo de combustible, el gasto de la compañía no llegará a esa meta.

Nuevas terminales marítimas podrían reforzar la importación de gasolina y diésel en México

Se espera que en 2020 empiecen a operar cinco terminales marítimas en las costas noroeste y este de México, lo que les permitirá a las empresas petroleras incrementar las importaciones de combustible y su participación de mercado.

Terminales marítimas que se espera entren en funcionamiento en el 2020:

  • Monterra en Tuxpan. Clientes conocidos: Repsol, Total. Capacidad de diseño: 3 millones de barriles
  • Itzoil en Tuxpan. Clientes conocidos: ExxonMobil, Repsol. Capacidad de diseño: 1.4 millones de barriles
  • IEnova en Veracruz. Clientes conocidos: Valero. Capacidad de diseño: 2.1 millones de barriles
  • IEnova en Topolobampo. Clientes conocidos: Marathon Petroleum, Chevron. Capacidad de diseño: 1 millón de barriles
  • Huasteca Fuel Terminal en Altamira. Clientes conocidos: n/d. Capacidad de diseño: 2 millón de barriles

Actualmente en México hay dos terminales de almacenamiento privadas en puertos marítimos que dan servicio a otros suministradores aparte de Pemex. Sin embargo, algunos participantes han importado combustible en Tuxpan y Manzanillo con operaciones de trasvase ‘de buque a camión’.

En octubre, Marathon, Koch Industries y Glencore importaron más de 54 mil b/d de gasolina y diésel a través de buques. Se espera que el volumen de importaciones marítimas privadas aumentará significativamente en el 2020, una vez que entren en funcionamiento las nuevas terminales antes mencionadas.

La reforma energética de México encuentra desafíos ante un nuevo régimen

Tras ganar las elecciones presidenciales de 2018, el López Obrador se comprometió a no cambiar hasta el 2021 la legislación que rige la reforma energética, a pesar de su histórica oposición a la privatización del sector petrolero.

A lo largo del 2019, el silencio de la nueva administración con respecto a la liberalización del sector de los combustibles fue interpretado por muchos como una aceptación tácita de la participación privada en el sector.

Sin embargo, mientras que el sector de los combustibles permaneció inicialmente intacto, la administración suspendió las subastas de exploración y producción de petróleo y de energías renovables, así como farmouts de Pemex.

También, la administración cambio las reglas para los Certificados de Energía Limpia, beneficiando a la estatal CFE y desincentivando la inversión privada en proyectos de energía renovable. Adicionalmente, solicitó un arbitraje internacional para los contratos de capacidad a largo plazo de la CFE en nuevos gasoductos privados.

En el presente año será crítico ver si los reguladores y autoridades del sector energético continúan suspendiendo regulaciones y políticas públicas para beneficiar a Pemex.

Los participantes en el mercado han manifestado a OPIS su preocupación de que la CRE esté comenzando a favorecer a Pemex por encima de otros participantes al momento de aprobar los nuevos permisos.

En su última reunión de diciembre, el ente regulador aprobó sólo los permisos de venta al por menor relacionados con empresas estatales, a pesar del gran cuello de botella de solicitudes de permisos en ese momento.

Emilio Lozoya, ex director de Pemex durante el gobierno de Peña Nieto evidencía corrupción en Reforma energética

El caso estalla en Brasil y se magnifica en 2016 a raíz de una investigación del Departamento de Justicia de Estados Unidos, así como de una decena de países de Latinoamérica, respecto a las prácticas irregulares de Odebrecht que habría sobornado a altos cargos públicos de numerosos países del continente americano para adjudicarse diversas licitaciones.

De los países involucrados, algunos funcionarios ya han sido encarcelados y otros se encuentran en proceso o en investigación, y aquí se presentan los diferentes escenarios.

El magnate brasileño Marcelo Odebrecht, protagonista del mayor escándalo de corrupción a nivel latinoamericano, intervino personalmente en 2013 para gestionar el apoyo a favor de la reforma energética del gobierno de Enrique Peña Nieto, revela una cadena de correos electrónicos obtenida por Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI).

En el intercambio de correos intervienen Luis Weyll y Luiz Mameri, dos de los personajes que han confesado que intervinieron en el pago de sobornos a Lozoya. Las comunicaciones concluyeron el 3 de septiembre y al mes siguiente, el 1 de octubre, Peña recibió a Marcelo Odebrecht en la residencia oficial de Los Pinos.

La reforma energética fue aprobada el 11 de diciembre de 2013 en el Senado y al día siguiente en la Cámara de Diputados. Coincidentemente, en esos días el departamento de sobornos de Odebrecht había transferido 1 millón 480 mil dólares a una cuenta ligada a Lozoya en el Neue Bank de Liechtenstein. Ese monto se transfirió en dos partes: un millón de dólares el 3 de diciembre y 480 mil dólares el día 10 del mismo mes, según ha documentado MCCI en anteriores reportajes.

Odebrecht no logró su objetivo de influir en Cárdenas, porque el 19 de septiembre de 2013 el ingeniero se alió con el entonces presidente del consejo nacional de Morena, Andrés Manuel López Obrador, para formar un frente que buscaba evitar la aprobación de la reforma energética de Peña Nieto.

Lozoya y su amistad con Peña, apoyo hacia la presidencia

Además de dirigir Pemex, Lozoya ha sido identificado por tener una estrecha relación profesional con el ex presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, ya que también dirigió la campaña electoral del ex presidente.

Según las denuncias hechas por la Unidad de Inteligencia Financiera, bajo la administración de Lozoya, Pemex pagó $475 millones a Alonso Ancira , presidente de Altos Hornos de México, por una planta de fertilizantes desaparecida. Ese dinero luego se transfirió a cuentas en el extranjero que se han vinculado a Odebrech . Según el investigador de la Fiscalía, Santiago Nieto, la planta de fertilizantes valía alrededor de $50 millones.

Otra vía de investigación realizada por los medios latinoamericanos revela que el Boys and Girls Club México CDMX y el Estado de México , una organización que apoya a los jóvenes vulnerables a través de actividades extracurriculares de las cuales Lozoya era el presunto presidente, también recibió donaciones vinculadas a empresas corruptas. 

Las acusaciones , que han sido rechazadas por el Boys and Girls Club, son que el grupo recibió $9,515,662.67 pesos (USD$ 500,000) en 2017 de varias compañías, una de las cuales es Ternium que, como Pemex, utilizó cuentas en el extranjero vinculadas a Odebrecht.

@SeResponsable – Blog de noticias hoy. Trending México.