Saltar al contenido

Se puede o no se puede reciclar el sargazo y cómo

26 junio 2019

Se puede reciclar el sargazo? El sargazo es un problema ambiental, es una macroalga que permanece toda su vida en el agua.  El sargazo circula constantemente entre el Mar de los Sargazos (en el océano Atlántico), el Caribe, el de México y la corriente del Golfo.

El sargazo es una alga marina parda, de olor fuerte y desagradable; aparece cada uno o dos años en las playas y existen 12 tipos. Esta macroalga sirve como hábitat importante para muchas especies marinas, pues proporciona alimento, da sombra y refugio a peces, camarones, cangrejos y tortugas.

Se puede reciclar el sargazo, grandes oportunidades

A la fecha, no existe una industria que necesite grandes cantidades de sargazo, lo que generaría que el sector privado ponga en la mira la explotación de este recurso natural y se logre controlar su arribo a la costa.  

Existen pequeñas empresas lideradas por emprendedores que, ante el fenómeno, vieron la oportunidad de desarrollar proyectos sostenibles que ayuden a limpiar las playas y recoger el sargazo, sanando todos los problemas ecológicos que conlleva el fenómeno natural. Sin embargo, el trabajo de todas ellas en conjunto no es suficiente para combatir el problema.  

Aún falta mucho por hacer, pero lo importante es que se están buscando maneras de sanar una crisis generando oportunidades de empleo y una materia prima para desarrollar industria que aún necesita mucha investigación para comprobar su viabilidad. Aquí contaré un poco más de lo que se está haciendo en México.  

De un problema, pueden surgir grandes oportunidades. En este caso, se trata de hacer del sargazo una oportunidad. Esta macroalga comenzó a llamar la atención del mundo el pasado 2018, pero en 2019 la situación se agravó, pues se sigue multiplicando y arriba en mayor volumen a las playas de Quintana Roo. El fenómeno natural llevó a que hoteleros, así como al sector público y privado, a dedicar tiempo y dinero a mantener las playas limpias y así evitar que el turismo cayera en el destino.  

Combustibles, fertilizantes, materiales de construcción y hasta compuestos para hacer papel o zapatos son algunos de los usos conocidos y por conocer del sargazo que emprendedores mexicanos empiezan a desarrollar.