Saltar al contenido

El verano fue intenso. En España y Francia la ola de calor fue mortal

El verano del 2019, ha sido de los más calientes registrados. Dos personas murieron en España, donde 34 de las 50 provincias se encuentran en alerta por altas temperaturas. Asimismo, el Gobierno francés ordenó el cierre de 4.000 escuelas debido a una ola de calor “excepcional”

Un joven de 17 años y un anciano de 93 fallecieron en España por un “golpe de calor” debido a las altas temperaturas que azotan el país y parte de Europa, anunciaron las autoridades este viernes (28.06.2019).

El muchacho de 17 se encontraba el jueves segando en el pueblo andaluz de Castro del Río, cuando de pronto “sintió mareos” y se metió en la piscina de la finca donde trabajaba, indicó en un comunicado el gobierno regional.

Al salir “comenzó a convulsionar”, y tuvo que ser ingresado el jueves al mediodía en la unidad de cuidados intensivos del hospital Reina Sofía, en la cercana ciudad de Córdoba, donde falleció este viernes “después de ser sometido a una operación de recuperación cardíaca”, precisó el gobierno de Andalucía.

También el jueves, un anciano de 93 años se desplomó cuando caminaba por el centro de Valladolid, en el norte del país. Según indicó a AFP la policía local este viernes, falleció de “muerte natural por golpe de calor”.

España vivió una ola de calor con temperaturas superiores a los 40 grados, que continuará en la mayor parte del país hasta el sábado, incluyendo zonas del norte que por lo general son más frescas, como Navarra, La Rioja, País Vasco y Aragón. Solo el noroeste (Galicia y Asturias) se mantenía a salvo.

Este viernes se encuentran en alerta por altas temperaturas 34 de las 50 provincias del país.

Francia cierra 4.000 escuelas por ola de calor “excepcional”

La ola de calor “excepcional” que afecta a Francia, y en particular al sureste del país, llevó este viernes (28.06.2019) al cierre de 4.000 escuelas o la modificación de sus actividades, indicó el primer ministro, Édouard Philippe.

En una comparecencia ante la prensa junto a la ministra de Sanidad, Agnès Buzyn, Philippe hizo un llamamiento a “toda la población” para que tenga cuidado por las consecuencias.

Asimismo, hizo hincapié en que se trata de una ola de calor “excepcional por su intensidad y por su precocidad” al comienzo del verano.

Los servicios meteorológicos han activado desde este viernes por la mañana por primera vez en Francia la alerta roja por calor en cuatro departamentos del sureste (Gard, Vaucluse, Hérault y Bouches du Rhône), donde se esperan temperaturas de entre 42 y 45 grados y donde se podrían superar récords absolutos de temperatura.

Como consecuencia del calor y de las altas presiones, la contaminación alcanza niveles elevados en muchas ciudades francesas y han entrado en vigor medidas de restricción circulatoria en París, Lyon, Marsella, Estrasburgo, Grenoble y Annecy.

Eso significa que tienen prohibida la circulación un tercio de los vehículos, los más contaminantes, que según el ministro de la Transición Ecológica, François de Rugy, son responsables de dos tercios de las emisiones.

De Rugy subrayó, en una entrevista a la emisora France Info, que “son medidas de urgencia para una situación de urgencia” que van a continuar mientras dure este episodio de contaminación.