Educar a los niños para formarlos con visión sustentable, es responsabilidad de todos.

Pasa la nota:

niños medio ambienteExplicar la sustentabilidad a los niños requiere adultos muy conscientes del significado del término. Y aunque la mayoría de las decisiones que se toman sobre el impacto del medio ambiente provienen de las empresas privadas, instituciones de educación superior o el gobierno, son los niños de hoy quienes lidiarán con los resultados mañana.
De acuerdo al programa de la UNESCO Educating for a Sustainable Future, más del 50% de la población mundial son niños y por ello entre el fomento a la nutrición, la educación, la salud y la erradicación de la pobreza, es derecho de los más pequeños heredar un medio ambiente “sano” que asegure su supervivencia.

Para lograr que los niños participen en el desarrollo sostenible primero es necesario que se les enseñe qué significa este término, y así incorporarlos a las políticas y estrategias de sustentabilidad locales, regionales y nacionales.

Educación y sustentabilidad

El respeto por el medio ambiente comienza en el hogar, con el ejemplo de los padres. Sin embargo, es en la escuela donde pueden, por medio de un lenguaje sencillo y adecuado, aprender las primeras reglas de la sustentabilidad: Reducir, Reciclar y Reutilizar y una cuarta, Reflexionar.
Esto, por supuesto, representa un nuevo reto para el maestro pues ¿cómo se puede integrar la sustentabilidad a los contenidos de los cursos? Una guía importante pueden ser las tres metas propuestas por el US Partership de la educación sustentable:
1. Que los niños comprendan el concepto básico de sustentabilidad.
2. Que comprendan la conexión entre el ser humano y el mundo natural.
3. Que conozcan lo suficiente para proponer mejoras.
También puede ser útil el desarrollo de proyectos ecológicos que sigan la guía de Green Comunities de The U.S. Enviromental Protection Agency, por medio de cinco planteamientos básicos: ¿Cuál es la situación actual de mi comunidad? ¿Cómo quiero que sea mi comunidad? ¿Cómo puedo llegar ahí? ¿Qué estamos esperando?
De las acciones pequeñas al gran compromiso

La participación de los niños puede comenzar en el hogar con prácticas cotidianas de ahorro de energía y materiales, así como de separación de desechos. No obstante, las organizaciones privadas y de gobierno han visto la oportunidad de canalizar el entusiasmo de la juventud en proyecto de alto impacto.
Además de los programas educativos de la mencionada EPA en Estados Unidos, existen proyectos como el Sustainability Camp del Tofino Botanical Fundation y la Sustainable Oregon Schools Initiative, que buscan convertir a los niños en verdaderos agentes de cambio.
En América Latina los ejemplos no son escasos. Un ejemplo es la iniciativa argentina EcoPibes.com, que además de recibir proyectos de sustentabilidad ideados por niños de todo el continente, ha integrado un Consejo Asesor de Ecopibes con representantes americanos menores de 18 años.
En México, las agrupaciones pueden ser políticas, como los niños afiliados al Partido Verde Ecologista, o independientes, como Los Niños Ecologistas de Reynosa, fundado en 2009. Como es posible ver, a los más pequeños sólo les hacen falta las ganas de participar.
Generación del futuro, Sustentabilidad hoy

La definición de “sustentabilidad” de la UNESCO considera que ésta tiene cuatro dimensiones:

  • La social, que se relaciona con los valores de la paz y la equidad; la ecológica, ligada a la conservación.
  • La económica, afectada por el desarrollo adecuado; y
  • La política, que se vincula con la democracia. Esto implica que en una sociedad sustentable:La gente se preocupa por los demás y valora la justicia social y la paz.Se protegen los sistemas naturales y los recursos.Se valora la satisfacción de las necesidades básicas para todos.Se toman decisiones por medios justos y democráticos.

Una noción de sustentabilidad que puede transmitirse a los niños es la utilizada por Paul Hawkins en Ecology of Commerce:

“Dejar el mundo mejor de lo que lo encontramos, tomar sólo lo necesario, no amenazar la vida o la naturaleza y enmendar los daños que causemos”.

Blulow for green living recupera algunas de las mejores ideas para que padres y maestros lleven a los niños a su primer acercamiento con el medio ambiente:

¡A ensuciarse! Involucrar a los niños en actividades de jardinería no sólo les enseña que el cuidado de la vegetación es su responsabilidad, sino que, dado que a los niños les gusta ensuciarse y experimentar, estarán deseosos de involucrarse.
La naturaleza camina y habla: acercar a los niños con el entorno natural es una buena forma de sensibilizarlos. Incluso en entornos urbanos es posible llevarlos a parques, lagos o granjas a convivir con plantas, animales e insectos.
Compras verdes: Al explicarle al niño que al comprar libretas, mochilas o incluso ropa de materiales reciclados ayudan al ecosistema, los preparará para hacer esas elecciones por sí mismos.
Visita familiar a la granja: si cerca de la ciudad donde viven existen zonas agrícolas, una visita con toda la familia puede ser divertida y enseñarle al niño de dónde provienen los alimentos que consume.
Navegación verde en la red: Sitios como Ollie’s World en inglés y EcoPibes.com en español pueden contener actividades interactivas y de reflexión para los niños, además de que pueden entrar en contacto con otros niños interesados en la ecología.