Saltar al contenido

Cómo aprovechar el trueque para comprar sin dinero. Caso: “Le siga-siga”

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Le Siga-Siga – París

Una tienda en París donde podrás comprar sin tener dinero

Una nueva iniciativa ha sido puesta en marcha en la capital francesa gracias a la tienda “Le Siga-siga”

Este establecimiento, que abrió en junio de 2015, está ubicada dentro de la estación de trenes de Reuilly y tiene un concepto muy simple: cualquier persona puede ingresar y llevarse algo que necesite, siempre y cuando llegue con la donación de un objeto limpio, en buen estado y que pueda ser transportado a mano. Se trata de una especie de truque entre diferentes objetos como ropa, muebles, libros, juguetes, peluches, adornos, vajilla, entre otros.

El espacio Le Siga- siga se creó para que existan lugares donde la gente pueda ‘hacerse regalos’ en París. Ya sea ropa, muebles, libros, juguetes, peluches, adornos, vajilla, entre otros. Ofrecen esta alternativa en su local fijo y también en los eventos que realizan un solo día, donde se promueve ese concepto de trueque.

El éxito de Le Siga- siga ha sido tal que en setiembre la tienda tuvo que colocar un cartel que decía “No se aceptan más donaciones”, pues más de mil personas pasaron por la tienda a donar cosas sin llevarse algo a cambio.

El propósito de esta iniciativa es hacer que las personas gasten menos, creen menos desperdicios y se conecten más los unos con los otros.

Ábrete Sésamo – Madrid

En Madrid también podemos encontrar un proyecto similar en este caso relacionado con el trueque: La tienda “Ábrete Sésamo“. Esta tienda surgió con el propósito de ayudar a los madrileños a enfrentar la crisis económica. “El desperdicio de unos puede ser el tesoro de otros”, tal como las cosas funcionan en la naturaleza. En esta tienda se puede encontrar: productos de decoración, bisutería, juguetes, música, electrodomésticos, películas, ropa, etc. Lo que es inservible para unos se transforma en algo valioso para otros. De esta manera se genera un círculo virtuoso de intercambio y de consumo responsable.

Quienes desean participar llevan a la tienda los objetos que desean cambiar. Allí se les entrega una puntuación (del 1 a 50) la cual varía según estado y calidad del producto. El total de puntos que acumula una persona se inscribe en una tarjeta personal que le permitirá gastar sus puntos eligiendo los artículos que hay en la tienda.