Saltar al contenido

La Unión Europea endurece sus medidas contra la contaminación por mercurio

El Consejo de la Unión Europea ha anunciado la aprobación de una serie de medidas adicionales contra la contaminación por mercurio en tierra, mar y aire.

“El mercurio es una substancia muy tóxica que constituye un riesgo global importante para la salud humana y para el medio ambiente, incluso a través de la presencia de metilmercurio compuesto en peces, mariscos, ecosistemas y vida silvestre”, señaló en un comunicado esa institución que representa a los 28 países de la Unión Europea (UE).

La nueva regulación sobre ese mineral persigue aumentar la protección y limitar la contaminación generada por las actividades y procesos relacionadas con el mercurio, agregó el Consejo de la UE.

En consonancia con la posición del Parlamento Europeo, la UE ha establecido así nuevas normas para el uso, almacenamiento y comercialización del mercurio y de los componentes que lo utilicen, así como la adecuada gestión de sus residuos.

“Las actividades como la extracción de mercurio, el uso de mercurio en productos y procesos industriales, la minería aurífera artesanal y a pequeña escala, la combustión del carbón y la gestión de desechos de mercurio pueden ser la fuente de emisiones y liberaciones de esta sustancia peligrosa para el medio ambiente y la salud”, añadió el Consejo Europeo.

Las nuevas especificaciones técnicas, que se aplicarán a partir del 1 de enero de 2018, permitirán a la UE y a sus Estados miembros “aprobar, ratificar y aplicar la Convención de Minamata sobre la contaminación del mercurio”, adoptada en Kumamoto (Japón) en octubre de 2013.

Esa convención es un tratado jurídicamente vinculante que establece un marco regulador para la reducción de la contaminación por mercurio a nivel mundial.

Grave problema ambiental y de salud

Al ponerse en contacto con un ambiente acuático, el mercurio se transforma en metilmercurio, un potente neurotóxico que se acumula por medio de la cadena trófica, en los peces y en los humanos y fauna silvestre que de ellos se alimenta. Se cree que el metilmercurio es uno de los seis peores contaminantes del planeta.

Mercurio. Más peligroso de lo que se pensaba

Durante el último medio siglo, los incidentes por exposición a gran escala en Japón e Irak han centrado la atención de la comunidad médica sobre los efectos tóxicos del metilmercurio en la salud humana. Además, los estudios epidemiológicos recientes sobre el impacto de la exposición al mercurio a dosis bajas, a través del consumo de pescado dejado claro lo que muchos habían temido durante mucho tiempo: la salud humana está en peligro incluso para concentraciones muy pequeñas de mercurio.

Los problemas de salud pública que plantea el metilmercurio en los pescados y mariscos son complejos. Mientras que el consumo de pescado proporciona importantes beneficios nutricionales; como el beneficioso contenido en omega 3; el riesgo de una mayor concentración de mercurio en algunas especies de productos pesqueros es innegable. Las diferentes variedades de estos productos pueden diferir en al menos 100 veces en su contenido promedio de mercurio. Alrededor del 70 por ciento de todos los productos pesqueros contienen niveles relativamente bajos de mercurio, sin embargo, grandes peces depredadores como el pez espada, el tiburón y ciertas especies de atún tienen mayores concentraciones de mercurio y, a menudo se incluyen en los avisos públicos de consumo de pescado. Estos avisos van dirigidos a las mujeres en edad fértil y a los niños pequeños, que están expuestos a un mayor riesgo, pero cualquier persona que coma mucho pescado puede estarlo si constantemente comen pescado con alto contenido de mercurio, por lo que los amantes de los de estos productos deben prestar mucha atención al contenido de mercurio.

Sin embargo, la solución no es que la gente deje de comer pesado. En lugar de eso, la comunidad internacional tiene que reducir y en lo posible eliminar la contaminación por mercurio que entra en nuestro entorno, con el fin de reducir con el tiempo las concentraciones de mercurio en el pescado. Mientras tanto, ya que el consumo de pescado tiene importantes beneficios para la salud, la gente debe comer suficientes pescados y mariscos, pero elegir las variedades bajas en mercurio.

Nuevos datos sanitarios exigen nuevos valores de referencia de protección de la salud para el mercurio

Los límites nacionales e internacionales actuales sobre el contenido de mercurio en el pescado – 0,5 partes por millón (ppm) para la mayoría de los peces, 1,0 ppm para las grandes especies depredadoras – no son límites seguros, son instrumentos jurídicos, y los los actuales valores de referencia gubernamentales para la exposición a metilmercurio (la dosis de referencia (RfD) la agencia de medio ambiente de los Estados Unidos (US EPA) de 0,1 microgramos/kg de peso corporal/día y la ingesta semanal tolerable provisional de la Organización Mundial de la Salud de 1,6 microgramos/kg de peso corporal/semana) se basan en consideraciones recientes, pero ante la evidencia científica, obsoletos. Estudios más recientes han encontrado efectos adversos por debajo de los niveles de exposición considerados “seguros” hace tan sólo unos años. Varios de estos estudios muestran claramente que el consumo de cantidades habituales de pescado con niveles más altos de mercurio puede causar riesgos a la salud para el desarrollo del feto y para los niños.

Como resultado, el informe encargado por ZMWG sugiere que la dosis de referencia actual debe ser revisada a la luz de nuevos datos científicos, y a modo de ejemplo, podría justificarse una reducción del 25 por ciento de la dosis de referencia actual, hasta los 0,025 microgramos/kg de peso corporal/día. Esta reducción sería una respuesta razonable a la información más actual sobre los efectos del mercurio, que incorpora un margen de incertidumbre que tendría en cuenta las variables, conocidas y desconocidas, entre individuos y que afectan al riesgo, manteniendo el equilibrio entre los riesgos y los beneficios nutricionales del consumo de pescado.