Científicos hacen primera cosecha de verduras en la Antártida en el Invernadero EDEN-ISS

Pasa la nota:

Científicos en una base en la Antártida hicieron la primera cosecha de verduras producidas sin tierra, sin luz natural y sin pesticidas, en el marco del proyecto EDEN-ISS, concebido para permitir a los astronautas que participan en la conquista del espacio, sembrar y cosechar alimentos frescos en otros planetas.

EDEN-ISS es un proyecto conjunto del Centro Aeroespacial de Alemania, DLR y el Centro de Investigaciones Polares y Marinas del Instituto Alfred Wegener, AWI, financiado por el Programa Marco de Investigación e Innovación de la Unión Europea.  Bajo la dirección del DLR trabaja un consorcio internacional de investigación con socios de Irlanda, Canadá, los Países Bajos, Austria, Suecia y Estados Unidos. Para poder cosechar verduras en Antártida.

Los investigadores de la estación alemana Neumayer III cosecharon 3.6 kilos de lechugas, 18 pepinos y 70 rábanos que crecieron al interior de un invernadero sofisticado de alta tecnología, mientras que la temperatura al exterior era de 20 grados centígrados bajo cero.

Cuando comenzó la experiencia, el ingeniero Paul Zabel, del Centro Aeroespacial de Alemania, DLR, decía que si sembraban a comienzos de febrero, esperaban poder hacer la primera cosecha a fines de marzo.

Hay que decir que el invernadero, que un barco de carga transportó del puerto de Hamburgo, Alemania, a la Antártida a mediados de enero de 2018, no es de vidrio. Es un contenedor sin ventanas, que los científicos llaman invernadero aeropónico, muy parecido a una estación espacial. Los investigadores entran por una esclusa al recinto iluminado con luz violeta y con un circuito de aire cerrado.

Los responsables alemanes que coordinan el proyecto indicaron que los científicos esperan producir entre 4 y 5 kilos de frutas y verduras semanales de aquí al mes de mayo.

Cabe añadir aquí que la NASA había logrado ya sembrar con éxito algunas verduras a bordo de la Estación Espacial Internacional, pero el proyecto alemán tiene como objetivo la producción de verduras que podrían un día ser cosechadas en la Luna o en Marte, declaró Daniel Schubert del Centro Aeroespacial de Alemania, DLR.

¿Para qué sirve el invernadero en la Antártida?

El invernadero es el módulo central del proyecto Eden-ISS. En su marco, los investigadores estudian cómo pueden cultivarse plantas comestibles en desiertos y zonas frías, pero también para futuras misiones espaciales tripuladas.

Este invernadero aeropónico también se parece a una estación espacial: los investigadores entran a través de una esclusa a un recinto iluminado con luz violeta y con un circuito de aire cerrado.

Si sembramos a comienzos de febrero, esperamos poder cultivar los primeros rabanitos y lechugas a fines de marzo.- Paul Zabel, del Centro Alemán de Investigaciones Aeroespaciales (DLR)

¿Qué es la aeroponía?

La aeroponía es una forma de cultivo de plantas sin tierra ni luz solar… y sin insecticidas ni pesticidas. Las raíces son rociadas con una mezcla de nutrientes y las hojas son iluminadas con lámparas led. El aire es enriquecido con CO2 y filtros no dejan entrar ni gérmenes ni hongos.

¿Quién participa en Eden-ISS?

Eden-ISS es un proyecto conjunto del Centro Alemán de Investigaciones Aeroespaciales (DLR) y el Centro de Investigaciones Polares y Marinas del Instituto Alfred Wegener (AWI). Bajo la dirección del DLR trabaja un consorcio internacional de investigación con socios de Irlanda, Canadá, los Países Bajos, Austria, Suecia y Estados Unidos. El proyecto Eden-ISS es financiado con fondos de Horizon 2000, el Programa Marco de Investigación e Innovación de la UE.

¿Qué se hace con la verdura del invernadero de Eden-ISS?

El invernadero proporciona verdura fresca a los investigadores e ingenieros, el médico y los cocineros que pasarán el invierno en la base. “Estamos interesados en verificar si la comida fresca tiene efectos psicológicos positivos”, dice Bernhard Gropp, director de la base, perteneciente al AWI.