Saltar al contenido

4 ideas para reciclar en las escuelas

Los niños pasan gran cantidad de sus vidas en el colegio. En estos lugares aprenden a interactuar con otros chicos de su edad, a ser más independientes, a tener responsabilidades, a retarse a sí mismos, además de los conocimientos tradicionales/teóricos que les otorga la escuela con respecto a los temas académicos.

Por estas razones anteriores es que tanto la escuela como el hogar son sitios que influyen enormemente en el desarrollo de los pequeños y tienen que ser lugares donde se inculquen valores ambientales que acompañarán a estas personas en formación por el resto de sus vidas. Para poder influenciar a los niños hacia las cosas importantes que quieres enseñarles, es vital hacerlo desde el liderazgo positivo. Si crees que ese no es tu mayor fuerte, aprende cómo ser un buen líder en Gananci.

La importancia de esto radica en que los niños pueden tomar consciencia desde temprana edad y en caso de que sus padres no compartan esto, ellos incluso podrían ser quienes hagan la diferencia con su forma de actuar en casa debido a la educación recibida en sus escuelas. No se puede subestimar la capacidad que tienen los niños de influir en su alrededor.

Ahora, si eres profesor, maestro, coordinador, director de escuela, o solo un padre preocupado que participa activamente en las reuniones escolares para padres y representantes lo tienes más fácil ya que cuentas con cierto nivel de influencia en las aulas de clases. Esto hace que puedas ser parte importante en el aporte de ideas para implementar la cultura ambientalista y de reciclaje desde los primeros años de vida de los niños.

Alguna de esas ideas que puedes traer a la mesa o empezar a implementar en caso de que tengas el poder necesario son las siguientes:

1.- Jardín escolar: en vez de tirar los residuos orgánicos puedes estimular a los niños al reciclaje con la implementación de un jardín escolar que los niños cuiden durante la semana. El abono se puede hacer con compost, el cual está hecho de hojas secas, cáscaras de verduras, frutas, huevos y más que los niños pueden traer desde casa, o tomar de los desechos orgánicos de las cafeterías internas.

En él los niños pueden sembrar hierbas aromáticas que lleven a sus hogares, flores y algunos frutos sencillos como tomates, pimentones o zanahorias. Estos frutos serán un nuevo incentivo para que los niños se emocionen más con la jardinería y es una actividad extracurricular que tiene muchos beneficios tanto para quienes lo realizan como para la escuela

2.- Cajas contenedoras: muchas escuelas piden cajas contenedoras a los padres de los niños para que ellos coloquen ahí los útiles escolares que deban dejar en las respectivas aulas de clase. Estas cajas las venden en las librerías, pero también pueden ser realizadas en las escuelas por los mismos chicos.

Solo necesitan una caja de zapatos o reciclada de algún electrodoméstico mediano y llevarla a la escuela donde todos deberán acondicionar su propia caja usando recortes de revistas, periódicos, pinturas, pegamentos, purpurina, tizas (gis) y cualquier otro elemento que deseen.

Tendrán sus propios contenedores personalizados y hechos de materiales reciclados, por lo que gastarán menos dinero y podrán aprender a usar la creatividad pensando maneras de reutilizar elementos que en otro momento hubiesen ido a la basura.

3.- Útiles escolares: esto es un aspecto en el que los padres y los gobiernos gastan muchísimo dinero anualmente. Nuevos útiles escolares para los estudiantes. Una buena idea es organizar charlas o talleres explicando a los padres la importancia y la necesidad de reciclar los útiles escolares de años anteriores que aún tengan vida útil.

En caso de que algunos padres prefieran comprar nuevos implementos para sus hijos, estimúlalos a llevar los anteriores a la escuela o lugares donde otros niños menos favorecidos puedan darles uso.

Los talleres pueden ser para renovar las mochilas, para crear contenedores de lápices/crayones a partir de botellas de refresco, para forrar los cuadernos a fin de hacerlos más resistentes y crear nuevas temáticas atractivas para los niños, para crear individuales usando tapas de botellas, entre otros.

También es importante que los niños tengan consciencia para poder utilizar cada uno de sus implementos al máximo sin derrochar materiales, sino siendo ahorrativos con los “desperdicios” que puedan producir tanto en la casa como en la escuela. El máximo beneficio de esto no es solo el ahorro, sino el estímulo del pensamiento creativo y resolutorio.

4.- Bolsas de mercado ecológicas/Ferias de reciclaje: en muchos supermercados ponen a la venta bolsas ecológicas para que las personas disminuyan su consumo de bolsas plásticas. Una buena idea para actividades en el colegio es que los niños realicen sus propias bolsas ecológicas a partir de tela reciclada, silicón y los elementos decorativos que gusten.

Estas bolsas las pueden realizar para llevarlas a casa o para comercializarlas en el colegio para recoger fondos para proyectos escolares en ferias de reciclaje. Para este tipo de ferias los chicos también pueden construir basureros con cajas de zapato recicladas, adornos para la casa, percheros, cuadros, vasos decorados y cualquier otra cosa que se les ocurra usando como base materiales reciclados.

Por último, si en la escuela donde trabajas no te permiten llevar a cabo estos proyectos o no toman en cuenta tus ideas ambientalistas y sientes como que no puedes hacer la diferencia que quisieras, quizá sea momento de decidir si lo mejor es seguir en ese trabajo, o buscar uno nuevo.