Skip to content

Qué es la economía circular y por qué es importante

La economía circular propone cambiar la forma de producir y de consumir para poder tener un crecimiento económico, ya que la expansión del PIB se basa en un alto porcentaje en la extracción de materia prima de la naturaleza, pero esto llega a su punto límite. 

Las consecuencias no deseadas de nuestra adicción al empaque de un solo uso están aquí. Es importante pasar urgentemente de soluciones desechables a soluciones reutilizables a escala masiva. Pero no podemos hacerlo si le pedimos a la gente que se sacrifique, y con un diseño duradero no necesitamos hacerlo.Visualizamos el futuro de cómo consumimos como un lugar donde recibimos productos de mejor calidad y mejor diseño, que podemos “tirar en una papelera” cuando terminan sin limpieza, sin clasificación y sin problemas. Pero en lugar de que esa papelera sea una papelera o una papelera de reciclaje, es una papelera de reutilización de bucle, donde todo se limpia y gira una y otra vez.El futuro no se trata solo de sostenibilidad, se trata de una vida mejor, donde podemos acceder inconscientemente a la sostenibilidad innovadora.Emitimos votos todos los días, con nuestro dinero, para el futuro que queremos. Emite ese voto por los productos que son regenerativos y circulares, en lugar de destructivos y lineales, y comparte nuestro sueño: que un día podamos mirar hacia atrás en el concepto de desperdicio como una anomalía que estamos agradecidos de haber superado. Ahora que estamos viviendo tiempos de transición (en todos los sentidos bajo un mismo objetivo: SER más RESPONSABLES) Entendamos qué es la economía circular y por qué es importante…

Economía circular

La mayoría de los productos actuales son “lineales”, desechados después de su uso (generalmente una vez). Este modelo unidireccional envía recursos valiosos a la basura. En un sistema “circular”, esa línea se dobla en un círculo que mantiene los recursos en uso y recorriendo el sistema durante el mayor tiempo posible. El objetivo de la economía circular es hacer que esos círculos sean lo más ajustados posible reduciendo el número de pasos (y la energía, el transporte y los recursos necesarios necesarios) para que nuestros productos vuelvan de ser inútiles a útiles.

La mayoría de los productos actuales son “lineales”, desechados después de su uso (generalmente una vez). Este modelo unidireccional envía recursos valiosos a la basura. En un sistema “circular”, esa línea se dobla en un círculo que mantiene los recursos en uso y recorriendo el sistema durante el mayor tiempo posible. El objetivo de la economía circular es hacer que esos círculos sean lo más ajustados posible reduciendo el número de pasos (y la energía, el transporte y los recursos necesarios necesarios) para que nuestros productos vuelvan de ser inútiles a útiles.

Reutilización vs. reciclaje

La reutilización de un objeto ahorra tiempo, energía y recursos y elimina la necesidad de eliminación de desechos o reciclaje.Considere “el lechero” donde los consumidores comprarían leche en botellas de vidrio duraderas, que luego se recolectaban y rellenaban cuando estaban vacías. Esta reutilización eliminó la necesidad de nueva energía y recursos para fabricar otra botella para nuestra próxima compra de leche.El reciclaje es importante porque considera que los “residuos” son un recurso útil para la fabricación. Sin embargo, a diferencia de la reutilización, requiere que un objeto se descomponga a nivel de material para usarse en una nueva producción. Cambiar la forma y la forma de un objeto requiere energía, al igual que recolectar y clasificar el material para su procesamiento.

De dónde provienen los desechos

No existe el desperdicio en el mundo natural. Es una invención puramente humana, y bastante moderna. Antes de la década de 1950, los productos generalmente se fabricaban para ser de alta calidad y reutilizables; modelos como “el lechero” fueron populares. Lo que pudo haberse desperdiciado (generalmente después de una larga vida) se hizo de materiales que podrían reciclarse fácilmente en sí mismos (es decir, vidrio transparente) o de los que la naturaleza podría beneficiarse (es decir, una mesa de madera).Luego vino la comercialización de materiales complejos (como los plásticos) que la naturaleza no tiene la capacidad de absorber, agravada por nuestro creciente amor por el consumismo.Avance rápido hasta hoy. A nivel mundial, fabricamos y compramos 70 veces más cosas que en la década de 1950, de los cuales el 99% se convierte en desperdicio dentro de los primeros 12 meses de la compra. La mayoría de los productos y empaques están diseñados para un solo uso, y la mayoría de los desechos resultantes no son aceptados por los sistemas públicos de reciclaje y terminan en nuestros vertederos o incineradores.

Comienza por el principio. La basura inicia en…

Los empaques de un solo uso y el desperdicio de productos es uno de los problemas más generalizados y de rápido crecimiento que enfrenta nuestro planeta en la actualidad. Vivimos en un mundo donde consumimos una cantidad y variedad cada vez mayor de artículos desechables, de los cuales un porcentaje muy pequeño se recicla; aproximadamente una cuarta parte de todos los desechos producidos en un año terminan en nuestros océanos, y la mayoría del resto se quema, se entierra o se arroja a la basura. Esta filosofía de consumo de “tomar, hacer, desperdiciar” se ha apoderado de nuestra vida cotidiana porque nos brinda una comodidad incomparable a un precio asequible.Para ayudar a resolver los aspectos negativos de vivir una vida desechable, al tiempo que mantiene sus virtudes de facilidad y asequibilidad, nos hemos asociado con fabricantes y minoristas líderes en el mundo (así como nuevas empresas y empresas locales) para reinventar sus productos y las operaciones detrás de ellos. .Hicimos la simple pregunta: ¿Por qué tener algo que tan pronto como esté vacío no queremos tenerlo?

Cómo reucir los residuos urbanos

En términos de gestión de residuos urbanos, un tercio de estos residuos urbanos generados en América Latina y el Caribe aún termina en basurales o en el medio ambiente, advirtió la ONU Medio Ambiente en un informe regional.

Cada latinoamericano genera un kilo de basura al día y la región en su conjunto, unas 541.000 toneladas, lo que representa alrededor de un 10% de la basura mundial. La perspectiva es que la basura continúe creciendo y que en 2050 se alcancen las 671.000 toneladas de desechos.

En el informe de 2o18 “Perspectivas de la gestión de residuos en América Latina y el Caribe” ONU Ambiente informa que el 50% de residuos urbanos que se generan en América Latina son orgánicos y el 90% de estos no se aprovechan, de manera que acaban desaprovechándose y terminan en vertederos.

Este sistema, además, genera un ecosistema favorable a la innovación, y con ello promueve la aparición de nuevos modelos de negocio. Por tanto, la economía circular se presenta como una solución alternativa a un modelo de producción y consumo que comienza a formar parte del pasado y que está llamado a una clara renovación.

Nuestro modelo de desarrollo desde la revolución industrial se basó, básicamente, en extraer recursos de la naturaleza en estado natural para poder procesar y generar productos para consumirlos y luego desecharlos”, explica Britez  quien añade que este modelo de tomar, consumir y desechar es lo que se denomina economía lineal. En contraposición está lo que se denomina la economía circular, que pretende que esos recursos de la naturaleza que ya se han extraído, puedan recuperarse para que se puedan hacer usos ilimitados.

Economía Circular

Porqué es importante la economía circular

Las ciudades están ocupando más espacios a costa de las zonas donde se producen alimentos. En el año 1900 las zonas urbanas o ciudades representaban el 14% de la ocupación del territorio. En el año 2010, se llegó al 55% de ocupación en zonas urbanas y se espera que en el año 2050 se llegue al 66%. Eso significa que el sector agrícola debe ser más efectivo en producir mayor volumen de alimentos en menor superficie de terreno.

Estas zonas urbanas requie­ren 40.000 millones de tone­ladas de recursos y se espera que para el 2050 se requiera 90.000 millones.  Por tanto, cada vez más personas habitarán en las ciudades y por ende se requerirán más alimentos. En el futuro es muy probable que escaseen los recursos. Por eso, el fundador de Kora Paraguay habla de hacer el proceso de transición a la economía circular.

Los seres humanos tienen la capacidad de generar productos que sean saludables de origen. “Parte de lo que es la economía circular tiene que ver con el rediseño de cómo estamos produciendo y utilizando recursos de la naturaleza para producir nuevos productos, para que desde el momento de la concepción del producto se vaya pensando en que no existe ciclo de vida y final de su uso o consumo, y que vuelva a la naturaleza”.

Cambiar el modo de producción del futuro, a fin de lograr que cada producto tenga múltiples ciclos de uso y producción, es el objetivo de la Economía Circular. La idea es que “los recursos se conviertan en productos, los productos en residuos y los residuos en recursos”. Dicho de otra manera, que el final de la vida de un producto sea la base para el nacimiento de otro.