Cuáles son los beneficios del ajo en nuestro cuerpo?

El ajo es una planta que era considerada milagrosa por nuestros antepasados y esto comprueba que no estaban equivocados, no por nada fue el antibiótico número uno durante la Segunda Guerra Mundial. Es importante conocer los beneficios del ajo y consumirlo diario. También media cucharada de aceite de oliva al día mejora salud del corazón.

Entre sus ingredientes principales sobresale la vitamina B y C, así como potasio, cobre, zinc, azufre, calcio y ácido fosfórico. También contiene sulfuros como alicina, que estimula el sistema inmunitario y es antiséptico. El ajo es más que la especie que guardan las madres en la alacena, sus propiedades medicinales lo han destacado, incluso al compararlo con medicamentos farmacéuticos. Algunos beneficios del ajo:

Favorece la función del hígado

El hígado, sin duda, es uno de los órganos más importantes ¿Cómo saber si algo anda mal con él? Cuando no puede con la carga excesiva de todo lo que consumimos, presentamos inflamación en los ojos, el rostro y, desde luego, mal aliento.

Hay metales que resultan bastante pesados para el organismo. Tal es el caso del mercurio y el cobre, pero el ajo favorece en la eliminación de dichas toxinas así como de algunas bacterias.

Fortalece el sistema inmunológico

De acuerdo a WebMd, los expertos han corroborado que el ajo cuenta con las propiedades necesarias para combatir parásitos, hongos, infecciones y, desde luego, virus. Es decir, una bomba en potencia, capaz de aniquilar cualquier resfriado.

Eso sin contar que de acuerdo a la BBC, un grupo de investigadores determinó que hay una relación en consumir ajo y cebolla, con un riesgo menor de padecer cáncer. Esto porque el ajo tiene la capacidad de combatir la bacteria Helicobacter Pylori, que causa úlceras y en los peores casos cáncer de estómago.

Mejora la circulación

Gracias a un estudio realizado por expertos de la Universidad de Alabama, hoy sabemos que el ajo contiene aliina, una sustancia que tiene el poder de mejorar la circulación sanguínea. Es decir, relaja los vasos sanguíneos, evitando que se formen coágulos. Además, es rico en vitamina B, que también disminuye hormonas como la homocisteína, la cual hace que la sangre se vuelva más espesa.

Alivia la tos

Se han comprobado las propiedades del ajo que tiene para contrarrestar los síntomas de la tos y el resfriado. Es una manera natural de remover la mucosidad que se aloja en la garganta y también favorece la expulsión de flemas. De hecho, es recomendable para aquellas personas que padecen sinusitis.

Controla el colesterol

De acuerdo a la Fundación Española del Corazón, consumir un ajo al día no solo reduce el colesterol, sino también ayuda a depurar el organismo y mantenerte libre de toxinas.

Pese a que el ajo otorga grandes beneficios para la salud, hay que consultar siempre a un médico antes de integrarlo en la dieta diaria. Sobre todo, aquellos que consuman algún medicamento permanente y recuerda que todo en exceso es malo.

En México, se siembran más de 5,000 hectáreas de ajo al año, de las cuales
cerca del 40% se cultivan en Zacatecas. Así esta hortaliza es considerada un
cultivo importante para el Estado, tanto por la derrama económica que aporta el producto cosechado como por la cantidad de mano de obra que se ocupa para su cultivo, cosecha y empaque.

El constante crecimiento de la población y por ende el crecimiento de la
demanda de productos alimenticios, tanto en volumen como en calidad, sin
duda constituye un reto para la producción agropecuaria. Además, los
sistemas de producción enfrentan el reto de usar procesos productivos cada
vez más eficientes, de tal manera que se garantice la rentabilidad,
competitividad y sustentabilidad de las cadenas productivas.