Saltar al contenido

Te presentamos la Declaración Climática de Lausana, del Movimiento #FridaysFORFUTURE

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

El movimiento estudiantil ‘Fridays For Future’, inspirado en la joven activista sueca Greta Thunberg en su lucha contra la crisis climática, ha publicado este viernes la Declaración climática de Lausana. El documento, consensuado por 400 activistas -entre ellos la propia Thunberg- de 38 países, fue discutido del 5 al 9 de agosto en Lausana (Suiza) en un encuentro que ha recibido el nombre de ‘Smile For Future’. En él participaron 26 jóvenes de España.

La declaración incluye únicamente tres demandas: mantener la temperatura global por debajo de 1,5 ºC en comparación a niveles preindustriales, garantizar la justicia climática y la equidad, y escuchar a la mejor ciencia unida actualmente disponible.

No obstante, desde ‘Fridays For Future’ afirman que al no ser «una reunión representativa» de todo el movimiento, esta declaración tiene carácter no vinculante, pero que les describe tanto a ellos como a sus valores y exigencias.

«Nuestras demandas están basadas en datos fiables y hechos científicos», sostienen en el documento publicado, donde comentan que «no es nuestra responsabilidad dar con las soluciones», aunque reconocen «que el problema de la crisis climática a la que hacemos frente hoy procede de nuestro sistema socioeconómico, el cual es necesario cambiar».

África Clota, de ‘Fridays For Future’ Girona, fue una de las jóvenes españolas que acudió a la cita. Señala estar contenta con el resultado «porque supimos dejar de lado las diferencias para centrarnos en aquello por lo que todos estábamos allí». Considera la declaración «un símbolo de la unidad de un movimiento global que apunta hacia una dirección muy distinta a la que estamos yendo hasta ahora, símbolo unánime de la necesidad de un cambio».

Medidas de acción climática

La declaración también incluye unos «posibles puntos de partida» para abordar las consecuencias del calentamiento global en los distintos sectores. Estas demandas, aseguran, pueden aplicarse en cualquier plan de acción climática ya sea estatal o regional. En él han colaborado, además del grupo de trabajo de FFF, múltiples especialistas científicos, incluidos del IPCC. No obstante, a pesar de que fue aprobado por la gran mayoría de participantes, aún no se ha llegado a un consenso:

  • Reducción gradual de las emisiones de gases de efecto invernadero a partir de 2020 y llegar a emisiones cero netas a principios de 2030
  • Fijar el precio de los gases de efecto invernadero para que vayan a la par con la demanda de justicia social y los costes impuestos para las futuras generaciones
  • Estimular el transporte sostenible en detrimento del contaminante
  • Reducir el consumo de energía
  • Inversiones inmediatas en energías renovables para garantizar una energía 100% libre de carbono para la década de 2030, según el contexto actual de los países
  • Los gobiernos deben reconocer la crisis climática y actuar en consecuencia, informando en todo momento de manera transparente y veraz
  • Emergencia climática en toda Europa, que incluya objetivos, metas y mecanismos tales que garanticen la transparencia y rendición de cuentas
  • Tomar medidas para mejorar la resiliencia y disminuir la brutalidad de los impactos derivados del cambio climático
  • Los gobiernos deben encontrar formas de involucrar significativamente a la sociedad civil (jóvenes, menores de edad), comunidad científica, trabajadores y empresas
  • Las partes mencionadas deben incluirse en la toma de decisiones en todo momento
  • Los gobiernos deberían alentar las economías circulares, como la reparación, la reutilización y el reciclaje, en lugar de las economías lineales
  • Los gobiernos deben alentar la agricultura sostenible y la agroecología, así como a los pequeños agricultores independientes, así como aumentar la accesibilidad a una alimentación basada en plantas y alimentos producidos localmente
  • Los ecosistemas y la biodiversidad deben ser protegidos
  • La recomendación del último informe del IPCC sobre el cambio climático y la tierra debe tenerse en cuenta en la agricultura
  • Transición justa y asegurarse la accesibilidad a empleos verdes
  • La diplomacia debe usarse para prevenir y resolver conflictos con un impacto negativo en el medio ambiente
  • Los refugiados climáticos deben ser reconocidos y tratados como solicitantes de asilo legítimos con respecto a la dignidad humana y la naturaleza

La próxima gran cita reivindicativa será el 27 de septiembre. Ese día, miles de jóvenes de todo el mundo se unirán en la Huelga Mundial por el Clima, y que en España convocan más de un centenar de organizaciones.