Saltar al contenido
Compartimos Cosas Buenas – seresponsable.com

Temperatura en Italia bajo el asedio del cambio climático

La temperatura de Italia está registrando cómo el clima está afectando ya directamente el hábitat, la biodiversidad y el estilo de vida

Altas temperaturas en la ciudad

Cada año la temperatura en Italia registra nuevos datos, cifras, investigaciones y sobre todo vivencias, alertan sobre el asedio creciente de los eventos climático a la península, como intensas sequías y lluvias torrenciales, inundaciones, tornados, marea alta y penetraciones del mar. Italia bajo el asedio del cambio climático.

En 2019 se registraron 157 fenómenos extremos, con un saldo de 42 víctimas, además de alzas de temperatura apreciables, sobre todo en octubre, considerado el segundo mes más caluroso desde 1800. La temperatura en Italia ya es extrema y está tocando puntos récords que afectan considerablemente la calidad de vida y biodiversidad.

Temperatura en Italia

En 2018, ocurrieron 148 eventos extremos, que causaron 32 víctimas y más de cuatro mil 500 personas desplazadas. De 2014 a 2018, solo las inundaciones provocaron 68 muertes. A esos y otros datos hace referencia un resumen de 2019 del Osservatorio Cittaclima de la asociación Legambiente, con información recopilada en el mapa interactivo del riesgo climático en las ciudades italianas.

Cittaclima.it ha advertidosobre ‘la urgencia de intervenir para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, causantes del cambio climático. También mostró imágenes de ciudades italianas, ‘arrodilladas’ ese año ante el clima ‘loco’, tal como los definió.

En los últimos 10 años, del 2010 al 31 de diciembre 2019 ocurrieron en Italia 594 fenómenos meteorológicos, con un saldo de 231 personas fallecidas ante las inclemencias del mal tiempo; más de 50 mil evacuadas por deslizamientos de tierra e inundaciones y daños significativos en 364 municipios.

Destacan entre los eventos extremos 224 casos por inundaciones por fuertes lluvias, 209 por daños e interrupciones de las infraestructuras por precipitaciones, con 76 días de parada en trenes subterráneos y urbanos.

Además, en la última década también se contabilizaron 14 casos de afectaciones al patrimonio histórico, 26 tipos de daños por períodos prolongados de sequía, 134 por tornados, 22 por deslizamientos de tierra por torrenciales lluvias, sumado 72 días de apagones eléctricos y 84 eventos generados por inundaciones de ríos.

La temperatura en Italia y el clima registran catástrofes preocupantes

Tal como señaló la asociación ambientalista más extendida en Italia, en 2019 clasifican como los casos más relevantes de daños los períodos muy largos de sequía récord en el centro del país (particularmente en Las Marcas) y en el norte con niveles históricos de sequedad para el Po, el río más largo de Italia y el quinto de caudal medio en Eurora el cual fluye principalmente en un área plana a la que le da nombre, el Valle del Po.

En términos de temperaturas, evaluaciones del Instituto de Ciencias Atmosféricas y Climáticas del Consejo Nacional de Investigaciones (Isac-Cnr) muestran que con 2019 terminó la ‘década más calurosa desde que tenemos observaciones disponibles para Italia’.

Desde su postal web el Cnr en el artículo ‘2019 cierra la década más calurosa de la historia’ destacó que ‘con el segundo diciembre más caluroso desde 1800 hasta hoy para Italia (anomalía de + 1.9° C en comparación con el promedio del período de referencia 1981-2010) 2019 cierra con una anomalía de + 0.96° C por encima del promedio’. Ello, según la propia fuente, también convierte a 2019 en el cuarto año más cálido para Italia desde 1800, ‘precedido por 2014 y 2015 (+ 1° C por encima del promedio) y 2018 (el año más caluroso con una anomalía de +1.17° C en comparación con la media del período de referencia 1981-2010) ‘

Olas de calor cada vez más intensas

Entre otros datos el Cnr resalta que, similar a como ocurrió a nivel mundial, en Italia cada una de las últimas cuatro décadas fue más caliente que la anterior, con un promedio 0.45° C cada una.

La temperatura de Italia afecta el clima y provoca eventos extremos

La batalla contra la emergencia climática

Para Legambiente ‘proteger nuestras ciudades y salvar la vida de las personas’ precisa de un plan de adaptación al cambio climático que ‘tenga en cuenta los datos sobre la aceleración de los cambios y las previsiones sobre el aumento de fenómenos climáticos extremos y sus impactos.

Acorde con esa asociación, Italia es el único país europeo grande que aún no dispone de un programa de esa índole y destacó que un análisis de riesgos y prioridades de intervención es esencial para salvaguardar vidas y los territorios, además de representar una forma efectiva de reducir el impacto económico que ellos generan.

Comparó en tal sentido con datos del Instituto Superior para la Investigación y la Protección del Ambiente (Ispra), el CNR y la Protección Civil- que Italia de 1998 a 2018 gastó aproximadamente $5mil 600 millones de euros en el diseño y construcción de obras de prevención para el riesgo hidrogeológico.

Inversiones para recuperar un clima sostenible

Ello contrasta, señaló, con los cerca de $20 mil millones de euros gastados para ‘reparar’ el daño y advirtió que actualmente la ‘relación entre gastos en reparación y prevención de daños es de cuatro a uno’. En igual sentido, el portal greenreport.it en un artículo publicado en los primeros días de 2020 apuntó que el Plan Nacional de Adaptación al Cambio Climático se presentó para consulta pública en forma de borrador en 2017 y se conoce qué ocurrió después.

Asimismo, añadió, que el Plan Nacional de Energía y Clima, que debió enviarse a la atención de la Comisión Europea es poco abarcador.

En el informe introductorio al XI Congreso Nacional de Legambiente (noviembre de 2019), su presidente, Stefano Ciafani, expuso que el alza de la temperatura, el derretimiento de glaciares y el incremento imparable en la frecuencia de eventos extremos, confirman que el Acuerdo de París contra la emergencia climática, ‘aunque histórico, ya no es suficiente’.

Debemos acelerar el ritmo de inmediato, dejando los fósiles donde están, deteniendo los subsidios perjudiciales para el medio ambiente e invirtiendo en tecnologías limpias ampliamente disponibles en el mercado. Como ‘camino a seguir’ el trazado por el papa Francisco cuando expresó que ‘la tecnología basada en combustibles fósiles altamente contaminantes, especialmente carbón, pero también petróleo y, en menor medida, gas, debe ser reemplazado progresivamente y sin demora

Stefano Ciafani sobre la preocupante temperatura en Italia

El primer número de este año de la revista ‘Nueva Ecología’ definió a 2020 como ‘clave para las políticas climáticas’ y reconoció que ‘la emergencia climática impone un salto adelante’ a una Italia ‘en la transición hacia un futuro con cero emisiones’. Destacó cómo el ‘recorte de los subsidios a los combustibles fósiles (?) sigue siendo un espejismo y ralentiza el desarrollo de las energías renovables y las políticas climáticas’

Desempeño de Italia frente al cambio climático

Italia descendió al puesto 23 en el Indice de desempeño frente al cambio climático 2019, que evalúa a 56 países y la Unión Europea en 14 indicadores sobre emisiones de gases de efecto invernadero, energías renovables, uso de energía y políticas de cambio climático.

En ese estudio, realizado cada año por Germanwatch, NewClimate Institute & Climate Action Network, a Italia se le reconoció que logró reducir considerablemente su consumo energético per cápita en los últimos años, y obtiene un puntaje alto en uso de energía. Aunque, acotó, ‘los expertos nacionales critican la falta de ambición de las metas para la reducción de emisiones, energías renovables y eficiencia energética que fueron definidas en la Estrategia Nacional de Energía de Italia 2017’.

También se felicitó al país por la ‘decisión de eliminar gradualmente las centrales de carbón al 2025’, pero de igual modo aprecian que ‘faltan medidas’, y que ‘el sector de energías renovables está obstaculizado por recortes a los incentivos y por una incertidumbre normativa’.

A juicio de la publicación Nueva Ecología el cambio indispensable tampoco está en la agenda, pues el Plan Nacional de Energía y Clima prevé una modesta reducción del 37 por ciento en las emisiones para 2030, en comparación con el 55 por ciento votado por el Parlamento Europeo.

Conservación de bosques, un respiro para Italia

En el Reporte Forestal 2019, Legambiente profundizó en la conservación y protección de los bosques, estado y perspectivas del sector y ponderó la ‘extraordinaria riqueza ambiental y naturalista’, de ese recurso en Italia, resultado de profundas transformaciones territoriales y socioeconómicas a lo largo de los siglos.

Junto a muchas propuestas refirió la necesidad de una estrategia de mitigación y monitoreo del patrimonio forestal y sobre el beneficio de toda índole de los ‘pulmones verdes’ urbanos y la más amplia reforestación a favor no solo de la estética y decoración, sino de la calidad de vida de las personas y el aire que respiran.

Además, sostuvo, que un árbol puede absorber hasta 20 kilogramos de CO2 por año como promedio y los árboles grandes, dentro de las áreas urbanas, son excelentes filtros de contaminantes, mientras que una hectárea de bosque puede absorber hasta cinco toneladas de CO2 al año.

Ello quiere decir andar hacia ciudades más verdes y sostenibles como una forma de contribuir a la mitigación del cambio climático.

En su mensaje de fin de año el presidente de la república, Sergio Mattarella, alertó que

El cambio climático es un asunto muy serio que no tolera más aplazamientos. No es un riesgo lejano en el tiempo, sino una realidad que afecta la vida de 60 millones de italianos

Sergio Mattarella

@SeResponsable – Blog de noticias hoy. Trending México.