Saltar al contenido

Cómo aplicar la economía verde y circulante en la ciudad

La economía verde es la ciencia de la gestión sostenible o el estudio y valoración de la sostenibilidad.​ Es un conjunto de modelos de producción integral e incluyente que toma en consideración variables ambientales y sociales

greenbelt city

Ahorrar energía, optimizar y reducir el uso del agua, fomentar el ciclo de los materiales, reducir residuos y favorecer el reciclaje, uso racional del suelo, favorecer la movilidad sostenible, fomentar la cohesión social, garantizar el acceso a la vivienda, revitalizar la ciudad y liderar la innovación digital, son los grandes objetivos generales que una gran ciudad puede considerar en su Estrategia Local de Economía Verde.

¿Qué tiene que hace un ayuntamiento para implantar e impulsar la economía circular en su municipio? ¿Cuáles son los principales objetivos y con qué medidas se puede conseguir? 

Importancia de la economía verde en la ciudad

En los próximos años, nuestra sociedad deberá hacer frente a retos como la escasez de recursos, la contaminación, el cambio climático, la pérdida de la biodiversidad, etc. Si bien es cierto que estos problemas son globales, muchas de las acciones y medidas que deben tomarse e implementarse para solucionarlos han de serlo a nivel local.

En 2015, la Organización de Naciones Unidas presentó la Agenda 2030 para el desarrollo sostenible en el que se incluyó el plan de acción para la implementación de la Agenda 2030, hacia una Estrategia Española de Desarrollo Sostenible, en la que se establecía la economía circular como “política palanca”, es decir, como área prioritaria para acelerar la implementación de los ODS.

Sevilla, ejemplo de ciudad por la economia circular

El 15 de marzo de 2017, se celebró en Sevilla un importante encuentro de ciudades que fructificó en la aprobación de la “Declaración de Sevilla: el compromiso de las ciudades por la Economía Circular”, suscrita por más de 230 ciudades, que representan a más de 20 millones de habitantes.

Con esta Declaración, las ciudades firmantes se comprometen a desarrollar Estrategias Locales de Economía Circular que dirijan sus esfuerzos a mantener el uso de los productos en el sistema el mayor tiempo posible y que, una vez se conviertan en residuos, puedan ser reciclados en materias primas o en fuente de energía para regresar al ciclo de producción.

Todos desde nuestra ciudad debemos estar conscientes de la importancia de este nuevo modelo, un modelo nuevo económico y sostenible que se puede resumir en los siguientes ejes estratégicos: minimización de la utilización de recursos naturales, gestión del consumo de agua, sostenibilidad de los espacios urbanos, y espacios y conductas saludables.

La economia verde y circular

Hablar de economía circular es hablar de un con- cepto globalizador y multifacético, que se presta a diferentes visiones según quien lo interprete.

Ya en los años 80 la idea de economía circular apa- rece en el libro de Pearce y Turner que aborda la Economía de los Recursos Naturales y del Medio Ambiente e incluye un capítulo que lleva por título “La economía circular”. Desde entonces, el concepto y las ideas que esta adopta se han ido perfilando y ampliando hasta nuestros días.

Algunas de las ideas “clave” que se adoptan dentro de la llamada economía circu- lar incluyen conceptos tales como:

  • Eco-concepción o ecodiseño
  • Jerarquía de residuos
  • Ecología/simbiosis industrial
  • Economía de la funcionalidad
  • Economía colaborativa

No todo es gestión de residuos

La economía circular, sin embargo, no debe limitarse exclusivamente a la gestión de los residuos, sino que, sin que ésta deje de ser una parte fundamental para su implantación, debe universalizarse conceptualmente, en tanto en cuanto supone desarrollar una nueva política que va dirigida a cambiar el modo de producir y, en último término, la aptitud, los hábitos y el comportamiento de la ciudadanía.

El Modelo de Estrategia Local de Economía Circular se desarrolla a través de cinco grandes ejes estratégicos:

  • Minimización de la utilización de recursos naturales.
  • Gestión del consumo de agua.
  • Sostenibilidad de los espacios urbanos. n Espacios y conductas saludables.
  • Políticas de transversalidad.

El número de experiencias de transición hacia la economía circular que se están desarrollando en distintos lugares del mundo y en los más diversos sectores está en continuo aumento, y ya se comienza a vislumbrar su enorme potencial como motor para avanzar hacia la sostenibilidad.

La economía circular supone cambiar el modo de producir y, en último término, la aptitud, los hábitos y el comportamiento de la ciudadanía.

Economía Circular

Las Entidades Locales necesitan contar con las competencias y los recursos necesarios para articular e impulsar las políticas de transición hacia la economía circular.