Saltar al contenido

Buenas Notiicias! Al parecer el estrogeno ayuda a tratar el Mal del Parkinson….

productos naturales

La enfermedad de Parkinson es una condición neurodegenerativa. Según los Institutos Nacionales de Salud (NIH), alrededor de 50,000 personas en los Estados Unidos reciben un diagnóstico de Parkinson cada año.

Hoy, aproximadamente 500,000 personas en los Estados Unidos viven con la enfermedad de Parkinson.

Uno de los principales factores de riesgo es la edad avanzada, por lo que a medida que la población envejece, es probable que aumente el número de casos de Parkinson.

Comprender cómo y por qué se desarrolla la afección es primordial porque actualmente no hay cura.

Alfa-sinucleína y Parkinson

El principal impulsor del Parkinson es una versión mutada, más corta de lo normal, de una proteína llamada alfa-sinucleína.

Esta proteína se congrega dentro de las neuronas productoras de dopamina que son responsables de coordinar los movimientos y forma estructuras llamadas cuerpos de Lewy y neuritas.

Con el tiempo, la acumulación de alfa-sinucleína impide que las células cerebrales funcionen y, finalmente, mueren. La pérdida resultante de neuronas provoca los problemas de movimiento característicos del Parkinson, como temblor y rigidez.

Aunque los científicos han estado estudiando el Parkinson durante décadas, todavía hay muchas lagunas en su conocimiento.

Una de estas preguntas sin respuesta es por qué el Parkinson ocurre antes en los hombres y es más común en las mujeres posmenopáusicas.

Recientemente, un grupo de investigadores de la Escuela de Medicina de Harvard en Boston, MA, decidió analizar de cerca el papel del estrógeno. Publicaron sus hallazgos en la revista JNeurosci.

¿Por qué estrógeno?

Estudios anteriores identificaron una relación entre el estrógeno y la enfermedad de Parkinson.

Por ejemplo, los autores de un estudio de 2004 que investigó el riesgo de Parkinson y su relación con las “características reproductivas” concluyeron que había “[una] asociación entre los factores que reducen la estimulación de estrógenos durante la vida y [la enfermedad de Parkinson]”.