Cuidado con el exceso de azúcar porque es malo para tu cerebro…

LGBTI en el trabajo

El cerebro utiliza más energía que cualquier otro órgano del cuerpo humano y la glucosa es su principal fuente de combustible. Pero, ¿qué sucede cuando el cerebro se expone a una cantidad excesiva de azúcares en la dieta estadounidense estándar? En este caso, más definitivamente no es mejor.

En el cerebro, el exceso de azúcar afecta nuestras habilidades cognitivas y nuestro autocontrol .

Para muchas personas, tener un poco de azúcar estimula el deseo de más. El azúcar tiene efectos similares a los de las drogas en el centro de recompensa del cerebro. 

Evita caer en aducción: Sé Responsable con el consumo de azúcar

Los científicos han propuesto que los alimentos dulces, junto con los alimentos salados y grasos, pueden producir efectos similares a la adicción en el cerebro humano, provocando la pérdida del autocontrol, la sobrealimentación y el consiguiente aumento de peso.

En los primeros humanos, este estímulo ayudó a llevarlos a alimentos ricos en calorías, lo que ayudó a sobrevivir cuando los alimentos escaseaban. Pero ahora este impulso primitivo contribuye a nuestras epidemias de obesidad y diabetes. Las características conductuales y neurobioquímicas del abuso de sustancias y la sobrealimentación son bastante similares, y la idea de la adicción a la comida está ganando terreno entre los científicos.

Respuesta de recompensa de Sugar 

En los seres humanos, se ha descubierto que los alimentos de alto índice glucémico activan regiones del cerebro asociadas con la respuesta de recompensa y provocan sentimientos de hambre más intensos en comparación con los alimentos de bajo índice glucémico. Los alimentos que provocan una mayor elevación de la glucosa en sangre producen un mayor impulso adictivo en el cerebro.

La investigación publicada en el  American Journal of Clinical Nutrition utilizó el índice glucémico (IG), una medida de cómo ciertos alimentos se convierten en azúcar en el cuerpo, para probar este proceso y encontró que comer una comida con un IG alto provoca una mayor actividad cerebral en las regiones involucradas en comportamiento alimentario, recompensa y antojo.

Adicción al azúcar 

Estudios adicionales sobre la actividad cerebral han proporcionado evidencia que respalda la idea de que comer en exceso altera el sistema de recompensa de nuestro cerebro, que luego impulsa aún más el comer en exceso.

Se cree que este mismo proceso subyace a la tolerancia asociada con la adicción.

Con el tiempo, se requieren mayores cantidades de la sustancia para alcanzar el mismo nivel de recompensa. Los estudios implican que comer en exceso da como resultado una respuesta de recompensa disminuida y un empeoramiento progresivo de la adicción a alimentos bajos en nutrientes ricos en azúcar, sal y grasas.

Un estudio publicado  PLoS One encontró que los alimentos dulces pueden ser más adictivos que la cocaína. Aunque la investigación se realizó en animales, los investigadores encontraron que la dulzura intensa puede superar la recompensa de la cocaína, incluso en individuos adictos y sensibilizados a las drogas. 

Cómo el exceso de azúcar afecta la memoria 

En todo el cuerpo, el exceso de azúcar es dañino. Incluso un solo caso de glucosa elevada en el torrente sanguíneo puede ser perjudicial para el cerebro, lo que resulta en una función cognitiva más lenta y déficits en la memoria y la atención.

Algunas investigaciones sugieren que un alto consumo de azúcar causa inflamación en el cerebro, lo que conduce a dificultades de memoria. Un estudio de 2016 publicado en Behavioral Brain Research encontró que los marcadores inflamatorios estaban presentes en el hipocampo de ratas alimentadas con una dieta alta en azúcar, pero no en aquellas alimentadas con una dieta estándar.

Sin embargo, la buena noticia es que este daño inflamatorio del azúcar puede no ser permanente.

Un estudio de 2017 en la revista  Appetiteencontró que el daño a la memoria causado por el consumo de azúcar se puede revertir siguiendo una dieta baja en azúcar y bajo IG.

Además, una investigación publicada en la revista Nutrients en 2015 encontró que reducir el consumo de azúcar y complementar con ácidos grasos omega-3 y curcumina mejora la memoria de trabajo.

El exceso de azúcar tiene efectos sobre el estado de ánimo 

El azúcar también afecta el estado de ánimo. En los jóvenes sanos, la capacidad de procesar las emociones se ve comprometida con la glucosa en sangre elevada, según un estudio de imágenes cerebrales.

Otro estudio publicado en Diabetes Careencontró que las personas con diabetes tipo 2 informaron un aumento de los sentimientos de tristeza y ansiedad durante la hiperglucemia aguda (niveles elevados de azúcar en sangre).

Uno de los estudios más grandes para relacionar el azúcar con la depresión, un análisis del consumo dietético y el estado de ánimo de 23.245 personas inscritas en el estudio Whitehall II, encontró que las tasas más altas de consumo de azúcar se asociaron con una mayor incidencia de depresión.

La ingesta de azúcar obstaculiza la capacidad mental 

La glucosa en sangre elevada daña los vasos sanguíneos. El daño a los vasos sanguíneos es la principal causa de las complicaciones vasculares de la diabetes, lo que lleva a otros problemas, como daño a los vasos sanguíneos del cerebro y los ojos, lo que causa retinopatía.

Los estudios de diabéticos a largo plazo muestran un daño cerebral progresivo que conduce a déficits en el aprendizaje, la memoria, la velocidad motora y otras funciones cognitivas. La exposición frecuente a niveles altos de glucosa disminuye la capacidad mental, ya que los niveles más altos de HbA1c se han asociado con un mayor grado de encogimiento cerebral.

Incluso en aquellos sin diabetes, un mayor consumo de azúcar se asocia con puntuaciones más bajas en las pruebas de función cognitiva. Se cree que estos efectos se deben a una combinación de hiperglucemia, hipertensión, resistencia a la insulina y colesterol elevado.

Investigaciones adicionales muestran que una dieta rica en azúcares añadidos reduce la producción del factor neurotrófico derivado del cerebro (BDNF), una sustancia química del cerebro esencial para la formación de nuevos recuerdos y el aprendizaje. 10  Los niveles más bajos de BDNF también están relacionados con la demencia y la enfermedad de Alzheimer, según un estudio publicado en la revista Diabetologia 

Cuudado con altos contenidos de azúcar

Como muestra la investigación, cualquier azúcar que se agregue a nuestra comida es peligrosa. Podemos evitar estos peligros satisfaciendo nuestro gusto por lo dulce con fruta fresca en lugar de azúcares refinados.

Comer fruta fresca proporciona la dulzura satisfactoria de las golosinas cargadas de azúcar con la ventaja adicional de la fibra, los antioxidantes y los fitoquímicos de la fruta que reducen el aumento de azúcar en el torrente sanguíneo y bloquean sus efectos negativos.

Etiquetas: