Saltar al contenido

MITIGACIÓN. Qué podemos hacer para mitigar el Calentamiento Global

MITIGACIÓN. Mitigar el Calentamiento Global significa evitar y reducir las emisiones de gases de efecto invernadero -que atrapan el calor- hacia la atmósfera para evitar que el planeta se caliente de manera más extrema

La mitigación del cambio climático o ahorro energético es la acción que consiste en disminuir la intensidad del forzante radiativo con el fin de reducir los efectos potenciales del calentamiento global. La mitigación se distingue de la adaptación, que implica actuar para minimizar los efectos del calentamiento global.

Como parece inevitable que el cambio climático produzca efectos importantes, es fundamental que los países y comunidades adopten medidas prácticas para protegerse de los daños y perturbaciones probables. Es lo que se conoce en la jerga internacional con el término adaptación climática. Es importante saber cómo mitigar el calentamiento global, por región.

El cambio climático es uno de los problemas más complejos a los que nos enfrentamos en la actualidad. Abarca muchas dimensiones (ciencia, economía, sociedad, política y cuestiones morales y éticas) y es un problema global, sentido a escala local, que existirá durante miles de años. 

El dióxido de carbono, el gas de efecto invernadero que atrapa el calor y es el principal impulsor del calentamiento global reciente, permanece en la atmósfera durante muchos miles de años, y el planeta (especialmente el océano) tarda un tiempo en responder al calentamiento. 

Entonces, incluso si dejáramos de emitir todos los gases de efecto invernadero hoy, el calentamiento global y el cambio climático seguirán afectando a las generaciones futuras. De esta manera, la humanidad está “comprometida” con algún nivel de cambio climático

Mitigación y Adaptación ante el Cambio Climático

Acción Climática. Debido a que ya estamos comprometidos con algún nivel de cambio climático, responder al cambio climático implica un enfoque doble:

  1. Reducir las emisiones y estabilizar los niveles de gases de efecto invernadero que atrapan el calor en la atmósfera («mitigación») 
  2. Adaptación al cambio climático ya en proyecto (“adaptación”) 

La mitigación (reducir el cambio climático) implica reducir el flujo de gases de efecto invernadero que atrapan el calor hacia la atmósfera. La adaptación: adaptarse a la vida en un clima cambiante, implica ajustarse al clima futuro real o esperado

Qué podemos hacer para mitigar el Calentamiento Global

Al mitigar las emisiones de Gases de Efecto Invernadero reducimos el calentamiento global de la Tierra y con ello el Cambio Climático

La meta principal de la adaptación es reducir la vulnerabilidad promoviendo el desarrollo sostenible. La adaptación al cambio climático debe considerar no solamente cómo reducir la vulnerabilidad frente a los impactos negativos, sino también cómo beneficiarse de los positivos.

Las medidas de adaptación deben enfocarse a corto y a largo plazos, e incluir componentes de manejo ambiental, de planeación y de manejo de desastres.

Algunas recomendaciones que pueden ser implementadas a nivel local son:

  • Evitar construir sobre sistemas vulnerables a inundaciones o desarrollar planes de de construcción, de forma que podamos defendernos de eventos climáticos. Por ejemplo en Holanda un tercio de las casas están diseñadas para flotar y así evitar que sean inundadas durante eventos extremos.
  • Disminuir la emisión de dióxido de carbono reduciendo el uso de energía. Por ejemplo apagando los aparatos eléctricos que no se ocupan, como focos y computadoras.
  • Apoyar proyectos para la creación de sistemas de energía alternativa que no emitan gases de efecto invernadero a la atmósfera. Por ejemplo promoviendo el uso de energía solar en calentadores o lámparas.
  • Practicar el reciclaje de materiales. Por ejemplo reutilizando el papel, vidrio y plástico.
  • Hacer uso de material de bajo consumo de energía, como es el caso de los focos ahorradores.
  • Utilizar el auto lo menos posible, sobre todo para trayectos cortos.