Avances de la aviación eléctrica para reducir 2.5% de las emisiones globales de carbono por vuelos

La aviación eléctrica tiene que ser una realidad, ante la emisión diaria de grandes cantidades de carbono, es la industria de los vuelos un importante factor de contaminación.

En 2019, los viajes aéreos representaron el 2.5% de las emisiones globales de carbono, un número que podría triplicarse para 2050.

Si bien algunas aerolíneas han comenzado a compensar sus contribuciones al carbono atmosférico, aún se necesitan recortes significativos. Los aviones eléctricos podrían proporcionar la escala de transformación requerida, y muchas empresas se están apresurando a desarrollarlos. Los motores de propulsión eléctricos no solo eliminarían las emisiones directas de carbono, sino que podrían reducir los costos de combustible hasta en un 90%, el mantenimiento hasta en un 50% y el ruido en casi un 70%.

Empresas que apuestan por la aviación eléctrica

Entre las empresas que trabajan en vuelos eléctricos se encuentran Airbus, Ampaire, MagniX y Eviation.

Todos son aviones de prueba de vuelo destinados a viajes privados, corporativos o de cercanías y buscan la certificación de la Administración Federal de Aviación de EE. UU. Cape Air, una de las aerolíneas regionales más grandes, espera estar entre los primeros clientes, con planes para comprar el avión eléctrico de nueve pasajeros Alice de Eviation.

El CEO de Cape Air, Dan Wolf, ha dicho que está interesado no solo en los beneficios ambientales sino también en los posibles ahorros en los costos de operación. Los motores eléctricos generalmente tienen una vida útil más larga que los motores alimentados con hidrocarburos en su avión actual; necesitan una revisión a las 20.000 horas frente a las 2.000.

Los motores de propulsión hacia adelante no son los únicos que se vuelven eléctricos. El avión eléctrico X-57 Maxwell de la NASA, en desarrollo, reemplaza las alas convencionales por unas más cortas que cuentan con un conjunto de hélices eléctricas distribuidas.

En los aviones convencionales, las alas deben ser lo suficientemente grandes para proporcionar sustentación cuando una nave viaja a baja velocidad, pero la gran superficie agrega resistencia a velocidades más altas. Las hélices eléctricas aumentan la sustentación durante el despegue, lo que permite alas más pequeñas y una mayor eficiencia general.

Alcance de los aviones eléctricos

En el futuro previsible, los aviones eléctricos estarán limitados en la distancia que pueden viajar. Las mejores baterías de hoy en día producen mucha menos energía en peso que los combustibles tradicionales: una densidad de energía de 250 vatios-hora por kilogramo frente a 12.000 vatios-hora por kilogramo del combustible para aviones.

Las baterías necesarias para un vuelo determinado son, por tanto, mucho más pesadas que el combustible estándar y ocupan más espacio. Aproximadamente la mitad de todos los vuelos a nivel mundial son de menos de 800 kilómetros, lo que se espera que esté dentro del alcance de los aviones eléctricos alimentados por baterías para 2025.

Trabas para la aviación eléctrica

La aviación eléctrica enfrenta obstáculos normativos y de costos, pero los inversores, las incubadoras, las corporaciones y los gobiernos entusiasmados con el progreso de esta tecnología están invirtiendo significativamente en su desarrollo: unos $250 millones USD se destinaron a nuevas empresas de aviación eléctrica entre 2017 y 2019. Actualmente, aproximadamente 170 aviones eléctricos los proyectos están en marcha. La mayoría de los aviones eléctricos están diseñados para viajes privados, corporativos y de cercanías, pero Airbus dice que planea tener versiones para 100 pasajeros listas para volar en 2030.