Existe un pino navideño ecológico ¿Realmente? ¿Qué tan verde es tu árbol de Navidad? 1

¿Qué es un pino navideño ecológico? La moda sustentable llegó a la navidad… No hay forma de evitar el hecho de que la Navidad tiene una gran huella de carbono , desde los viajes que hacemos hasta los regalos que damos y las grandes cantidades de comida que comemos. Pero es posible al menos reducir los impactos negativos. 

Ahora que el cambio climático y los niveles de dióxido de carbono son motivo de gran preocupación, seguramente es hora de ver qué se puede hacer para ser más amigables con el medio ambiente, y el árbol de Navidad es un buen lugar para comenzar.

¿Qué hace a un pino navideño, que sea ecológico?

Hay varios aspectos a evaluar: cómo se cultivan los árboles, cuántos años se utilizan y cómo se eliminan o reciclan. Para los árboles artificiales, también debemos considerar de qué están hechos y cómo y dónde se fabrican.

En el caso de los árboles reales, existe la cuestión de dónde vienen y cómo se cultivaron. Obtener su árbol localmente reducirá los costos de transporte y las emisiones y también respaldará los trabajos locales. El hábitat puede ser otro problema, ya que los árboles que crecen en páramos, brezales y turberas son enormemente dañinos con pérdidas masivas de carbono de turba y biodiversidad, y un aumento de las inundaciones río abajo. En cambio, es mejor elegir árboles cultivados en campos de cultivo o pastizales «mejorados» de poco interés ecológico.

No te preocupes por las emisiones por cada Navidad que celebras

Al comprar un árbol de Navidad o pino navideño ecológico, la gente puede preocuparse por el dióxido de carbono que se libera a la atmósfera cuando se corta y luego, una vez usado, se desecha. Pero hay problemas y complicaciones con esto. 

Sí, está cortando un árbol joven que será raleado de una plantación de árboles más grandes o será parte de un cultivo de una sola edad, todos cortados al mismo tiempo. En primera instancia, la pérdida de su árbol no hará ninguna diferencia en el balance de carbono de la plantación, ya que los otros árboles cercanos crecerán en compensación porque se reduce la competencia por la luz y los nutrientes.

Incluso cuando un árbol ha sido cosechado como parte de un cultivo de una sola edad, una proporción de su materia orgánica (y carbono) permanecerá como material de raíz muerta y hojas caídas para reincorporarse al banco de carbono del suelo. Y si recicla el árbol después de usarlo como viruta de madera, todo ese material también se devuelve al suelo y solo una pequeña proporción regresará inmediatamente a la atmósfera.

Si quema el árbol viejo, es evidente que tanto el dióxido de carbono como otros contaminantes van inmediatamente al aire. Sin embargo, incluso en este escenario, su árbol solo puede devolver a la atmósfera el carbono que extrajo en primer lugar, por lo que no hay pérdida neta de carbono. Nuestras preocupaciones reales por la liberación de carbono provienen de la quema de combustibles fósiles bajo tierra y del daño al almacenamiento de carbono a largo plazo en turberas y pantanos. La eliminación en vertederos es mucho más dañina que la incineración.

¿Pino natural o pino artificial?

Un árbol artificial, por otro lado, puede tener una huella de carbono relativamente significativa según de qué está hecho y, sobre todo, cuántos años permanece en servicio. Repartidos en diez años, el impacto es insignificante, pero si se ha fabricado en el extranjero, la huella de carbono inmediata es considerable.

Cómo reducir la huella de su árbol:

  • Compre un árbol real, colóquelo en una maceta y utilícelo durante varios años y finalmente plántelo afuera para vivir. De esa manera, incluso eliminará un poco de su huella de carbono de otras celebraciones navideñas.
  • Recicle su árbol real después de usarlo como astilla o abono. No lo tire ni lo queme.
  • Compre local y de una organización benéfica.
  • Evite los árboles traídos desde lejos y especialmente de una fuente que daña el medio ambiente; pregunte al minorista de dónde son. Mejor aún, vaya directamente a una tienda agrícola local o al sitio de National Trust que produzca y venda árboles.
  • Compra árboles cultivados orgánicamente si es posible.
  • Algunos productores hacen una donación por árbol a una organización benéfica ambiental, así que pregunte cuando compre.

Cualquier “consumo” de bienes tiene impactos ambientales, pero eso es una parte inevitable de la vida. Los árboles de Navidad brindan mucho placer a muchas personas, solo trate de potenciar los aspectos buenos y evitar o minimizar los malos.

Etiquetas: