¿Cuáles fueron las 10 principales tecnologías emergentes de 2020 y Qué esperamos en 2021?

En términos generales, las tecnologías emergentes son herramientas que, dentro de 5 o 10 años, pueden provocar una gran revolución empresarial. Es decir, son las innovaciones que cambiarán la forma en que operamos en el mercado.

Los avances tecnológicos siempre han sido agentes clave de cambio en la forma en que trabajamos, interactuamos y vivimos. Durante las últimas dos décadas, el mundo ha sido testigo de un ritmo sin precedentes de innovación tecnológica en todos los campos, desde la informática y la inteligencia artificial hasta la biotecnología y la nanotecnología. Estas tecnologías tienen el potencial de ayudarnos a resolver algunos de nuestros desafíos globales más urgentes, pero también plantean riesgos importantes, si se usan y administran de manera incorrecta.

Cada año, esta publicación reúne a algunos de los expertos del mundo para informar a los tomadores de decisiones y al público en general sobre las tecnologías emergentes que tienen el potencial de revolucionar la industria y la sociedad. Esto nos da la oportunidad de posicionarnos para capitalizar mejor sus promesas y protegernos contra riesgos potenciales.

Respuestas a los principales desafíos de 2020. TECNOLOGÍAS EMERGENTES DEL AÑO COVID

Hay muchos desafíos mundiales importantes, pero ninguno más urgente en 2020 que los de la salud mundial y el cambio climático. No debería sorprender al lector que la mayoría de las tecnologías identificadas este año por los expertos ofrezcan soluciones a estos dos desafíos.

Todas estas emocionantes tecnologías están fuera de los laboratorios y con el tipo correcto de inversión, los marcos legales y la aplicación cuidadosa, pueden brindar grandes beneficios a un mundo que enfrenta algunos desafíos importantes.

Atención Médica post COVID19

En la atención médica, estamos viendo avances significativos en áreas que pueden ayudar a diagnosticar y tratar enfermedades de manera más precisa y eficiente, desde el uso de nuestros dispositivos inteligentes para diagnosticar el Parkinson y el Alzheimer de manera temprana, y la creación de órganos virtuales en lugar de los reales para el diagnóstico, hasta la digitalización de grandes cantidades. de material genético, como un virus, y luego poder reproducirlo físicamente y manipularlo. Los avances en los dispositivos médicos llamados microagujas también prometen aumentar el alcance global de las vacunas y disminuir los riesgos de transmisión de enfermedades.

Cambio Climático en año de pandemia

En cuanto al cambio climático, hemos sido testigos de importantes avances tecnológicos que pueden ayudarnos a reducir nuestra huella de carbono global, desde el uso de la energía del sol para convertir el dióxido de carbono residual en materiales valiosos y la fabricación de cemento con emisiones de carbono reducidas, hasta poder producir hidrógeno sin utilizando energía de combustibles fósiles, pero en su lugar utilizando el exceso de electricidad. Además, el sector de la aviación ha venido dando pasos importantes que permitirán a la industria utilizar motores eléctricos, que reducen masivamente las emisiones de carbono y los costos de combustible. Ante el cambio climático no todo son ecotecnologías.

Realidad aumentada accesible

Finalmente, ha habido algunos desarrollos interesantes en tecnologías digitales que prometen cambiar muchas industrias, así como nuestra vida cotidiana. La realidad aumentada y virtual ya están comenzando a encontrar su espacio en el lugar de trabajo y en nuestra vida cotidiana, pero la computación espacial llevará estas capacidades un paso más allá, permitiéndonos digitalizar objetos físicos que se conectan a través de la nube y luego afectar el mundo físico a través de nuestro dispositivos inteligentes. Además, nuevos tipos de sensores (sensores cuánticos) están permitiendo numerosas aplicaciones, desde la recepción de sistemas de alerta temprana para la actividad volcánica y los terremotos hasta el seguimiento de la actividad cerebral en tiempo real.

Existen grandes tecnologías emergentes, pero no está garantizadas

Si bien estos avances tecnológicos traen consigo un enorme potencial de disrupción positiva para la sociedad y la industria, no son agentes suficientes de cambio por sí mismos ni está garantizado su uso para el bien.

Por un lado, la mayoría de estas tecnologías aún necesitan importantes cantidades de financiación para poder alcanzar la madurez y el precio que pueden hacer que su integración en nuestra industria y sociedad sea viable y escalable. Ninguna empresa o gobierno puede garantizar esto, por lo que los sectores público y privado deben colaborar a nivel regional y mundial para poner en común recursos y datos. Esto garantizará que la sociedad logre cosechar los beneficios de estas tecnologías lo antes posible.

Por otro lado, los responsables de la formulación de políticas deben actuar rápidamente para encontrar soluciones a algunos de los importantes riesgos que conllevan muchas de estas tecnologías.

Por ejemplo, la capacidad de diagnosticar y rastrear enfermedades desde un dispositivo inteligente plantea preguntas sobre los límites de la precisión del diagnóstico y cómo el usuario puede estar seguro de que la aplicación que está utilizando es legítima (examinada por las autoridades sanitarias locales o globales ). También plantea importantes preocupaciones sobre los datos y la privacidad: quién tiene acceso, quién tiene derechos de uso, quién es legalmente responsable en términos de una violación de datos, etc.

Nuestra capacidad para digitalizar, reproducir físicamente y manipular grandes secuencias de material genético también conlleva un gran riesgo de uso indebido o de armamento fatal. Los científicos tienen la responsabilidad principal de desarrollar una forma de rastrear y localizar posibles usos indebidos y amenazas, pero los gobiernos y las organizaciones internacionales deben unirse para establecer reglas y regulaciones a escala global, ya que estas tecnologías no están limitadas por fronteras nacionales.

La acción proactiva y la colaboración a nivel de políticas e industria serán la clave para permitir el uso positivo de estas tecnologías y limitar el riesgo de uso indebido de algunas de ellas. Los responsables de la toma de decisiones deben actuar ahora, dada la urgencia de los desafíos que enfrentamos, el hecho de que estas nuevas tecnologías pueden ayudarnos a abordar muchos de ellos y el nivel de riesgo que tienen algunos de ellos.

El 2020 el peor año de la historia, sin duda nos dejó una oportunidad para no dejar pasar

Imagínense un mundo en el que hemos logrado reducir nuestras emisiones de carbono al mínimo, donde nuestros aviones vuelan con motores eléctricos y nuestros coches funcionan con hidrógeno verde. Un mundo donde las enfermedades genéticas estén erradicadas y donde podamos diagnosticar muchas otras enfermedades de manera temprana y precisa antes de tratarlas de manera eficiente. 

Un mundo donde nuestro mundo digital mejora nuestro mundo físico, en lugar de distraernos de él. Este mundo pronto será técnicamente factible. Depende de nosotros y de los responsables de la toma de decisiones convertirlo en realidad. 

Te recomendamos leer el informe Top-10 Emerging Technologies 2020 pueda ayudar a realizar este emocionante potencial.

Etiquetas: