Saltar al contenido

¿De qué se trata el capitalismo consciente? Estrategia 2022 2023

El término capitalismo consciente se refiere a una filosofía económica y política socialmente responsable. La premisa detrás del capitalismo consciente es que las empresas deben operar éticamente mientras buscan ganancias. Esto significa que deben considerar servir a todas las partes interesadas involucradas, incluidos sus empleados, la humanidad y el medio ambiente, no solo a sus equipos de gestión y accionistas. 

Los cuatro principios rectores detrás del capitalismo consciente incluyen un propósito superior, orientación a las partes interesadas, liderazgo consciente y cultura consciente.

Impulsores del Capitalismo Consciente

La idea del capital consciente fue creada por el cofundador de Whole Foods, John Mackey, y el profesor de marketing Raj Sisodia.

Mackey y Sisodia creen que las empresas deben operar de manera ética sirviendo los intereses de todas las partes interesadas involucradas, no solo la gerencia corporativa y los accionistas.

El credo del capitalismo consciente reconoce que, si bien el capitalismo de libre mercado es el sistema más poderoso para la cooperación social y el progreso humano, las personas pueden aspirar a lograr más. No minimiza la búsqueda de beneficios, pero fomenta la asimilación de todos los intereses comunes en el plan de negocios de la empresa.

El credo incluye la competencia, el espíritu empresarial , la libertad de comercio , el estado de derecho y el intercambio voluntario. 

Pero también se basa en esta base del capitalismo tradicional al agregar elementos como la confianza, la compasión, la colaboración y la creación de valor a la fórmula. Aunque las ganancias no pasan a un segundo plano en el capitalismo consciente, la filosofía enfatiza hacerlo de una manera que integre los intereses de todos los principales interesados ​​en una empresa.

Los 4 principios del capitalismo consciente

  • Propósito Superior : Un negocio que se adhiere a los principios del capitalismo consciente se enfoca en un propósito más allá de las ganancias puras . Al hacerlo, inspira e involucra a sus partes interesadas clave.
  • Orientación a las partes interesadas : las empresas tienen múltiples partes interesadas, incluidos clientes, empleados, proveedores, inversores, entre otros. Algunas empresas se enfocan en sus accionistas excluyendo todo lo demás. Una empresa consciente, por otro lado, se concentra en todo el ecosistema empresarial para crear y optimizar valor para todas sus partes interesadas.
  • Liderazgo consciente : los líderes conscientes enfatizan una mentalidad de «nosotros» en lugar de una mentalidad de «yo» para impulsar el negocio. Al hacerlo, trabajan para cultivar una cultura de capitalismo consciente en la empresa.
  • Cultura Consciente : La cultura corporativa es la suma de los valores y principios que constituyen el tejido social y moral de una empresa. Una cultura consciente es aquella en la que las políticas del capitalismo consciente impregnan la empresa, fomentando un espíritu de confianza y cooperación entre todas las partes interesadas.

El capitalismo consciente aporta beneficios, como la mejora de los resultados financieros, la creación de sinergias y relaciones a largo plazo, mayor compromiso, satisfacción e implicación de los trabajadores y el resto de stakeholders, propósitos y sentido de empresa compartidos por los miembros de la compañía, .

Beneficios del Capitalismo Consciente

El capitalismo consciente se ha convertido en un concepto cada vez más popular en el mundo de los negocios. Un número creciente de empresas ha adoptado sus principios, incluidos Whole Foods Market, Starbucks ( SBUX ), The Container Store y Trader Joe’s.

Las corporaciones que rechacen la filosofía pueden ver que sus posiciones impactan negativamente tanto en los ingresos como en las ganancias.

Las empresas que adoptan esta filosofía obtienen recompensas significativas. Muchos consumidores e inversores consideran el impacto que tienen las empresas en el medio ambiente. 

Estos stakeholders buscan negocios que alineen los principios morales con los valores corporativos. Una encuesta de 2019 de 1,000 consumidores estadounidenses encontró que el 37% de los consumidores estadounidenses buscan productos ecológicos y están dispuestos a pagar hasta un 5% más por ellos.

¿En qué se diferencia el capitalismo consciente de la inversión de impacto?

El capitalismo consciente comparte muchos temas con el concepto relacionado de inversión de impacto , un estilo de inversión que busca lograr beneficios sociales además de retornos. Sin embargo, los dos conceptos no son idénticos. 

El capitalismo consciente se refiere a prácticas comerciales específicas que podría adoptar una empresa individual, como el abastecimiento de materiales sostenibles o la adopción de prácticas laborales justas. La inversión de impacto es un estilo de inversión que busca empresas con beneficios sociales o ambientales, que pueden incluir empresas «capitalistas conscientes».

¿Cómo se relaciona el capitalismo consciente con la responsabilidad social empresarial?

La responsabilidad social empresarial (RSE) comparte muchos temas con la idea del capitalismo consciente imaginado por Mackey y Sisodia. Muchas empresas con sólidos programas de RSC también siguen las ideas del capitalismo consciente. Sin embargo, el capitalismo consciente difiere de la comprensión tradicional de la RSE al centrarse en la autoconciencia dentro del liderazgo de la empresa para comprender cómo sus prácticas comerciales pueden afectar a otras partes interesadas.

El movimiento de capitalismo consciente es un reconocimiento por parte de algunos empresarios de que sus empresas pueden ayudar a promover el bien social en sus comunidades. Aunque la mayoría de las corporaciones continúan dando prioridad a las ganancias, algunas empresas también están asumiendo la responsabilidad del bienestar de sus empleados, las comunidades locales y el medio ambiente.

Cómo hacer la empresa saludable desde la orientación y cuidado de los grupos de interés

Una de las principales prioridades que se han marcado en periodos recientes las empresas es la supervisión de cada uno de los grupos de interés con la intención de asegurar que todos se encuentran en armonía.

Esto favorece de forma notable la obtención de una empresa saludable, desde un punto de vista de nivel de rendimiento y productividad, a la vista de cómo influyen las sensaciones positivas que se respiren en el ambiente laboral en los distintos grupos de interés. Por ello resulta imprescindible que se preste atención a que cada grupo de interés esté satisfecho y que no tenga ningún tipo de deficiencia en cuanto a su estabilidad.

Empezando por el interior de la empresa. Grupos de interés internos

El grupo de interés interno se puede dividir en 3 bloques principales:

  • Dueños, Presidencia, CEO
  • Dirección General
  • Empleados

Todos se benefician con una empresa saludable.

¿Cómo cuidar y mantener sano a los dueños, presidencia y CEO?

Se trata del primer eslabón en la cadena, la primera piedra en cuanto a la constitución de la empresa y el principal valor cuando se refiere a representarla.

Los propietarios tienen una relevancia fundamental en el organigrama del negocio por mucho que su papel pueda haber caído en una posición pasiva de forma reciente. Si bien hay casos en los que los propietarios siguen vinculados al día a día de la empresa, como se pudo comprobar en una gran empresa del tipo de Apple, en la que su fundador no la abandonó hasta su fallecimiento, en otros es habitual que los propietarios se desvinculen del negocio una vez transcurre un tiempo.

Esto no evita que sea muy importante que los propietarios estén satisfechos con el ambiente de su empresa, que sepan que sus ideas están continuando de una forma coherente y que su negocio no se altera respecto a lo que ellos dieron forma en su origen. La figura del propietario siempre está presente en cada una de las decisiones que se tomen y hay que recordar que no puede existir una empresa en la cual sus fundadores no estén satisfechos con el día a día de su empresa.

¿Cómo cuidar y mantener sano a la Dirección General?

Entendemos como dirección general a los empleados que ocupan una de las posiciones de liderazgo dentro de la empresa.

Es frecuente que estos sean los que tengan un mayor nivel de responsabilidad, que estén ante la primera línea en lo que se refiere a tomar decisiones y liderar a los equipos de trabajo.

Eso significa que se convierten en la herramienta que pone en marcha el motor de la empresa y por lo tanto su nivel de satisfacción siempre tiene que ser el adecuado.

Un nivel de dirección general que no sabe gestionar bien su tiempo o que no dirige con eficacia puede producir problemas en la empresa.

Todo lo que le afecta acaba pasando factura al resto de la compañía,, sobre todo a los empleados que se encuentran a su cargo. Un director general que no dirige con la suficiente habilidad o que se despista ante los objetivos principales, producirá incidentes y no conseguirá que sus equipos de trabajo actúen de manera estable.

La figura de la Dirección General es difícil de supervisar en algunos aspectos, especialmente cuando las tareas de gestión de la empresa y la supervisión del nivel de salud en los equipos de trabajo queda a su cargo.

Sus beneficios y la obtención de un alto nivel de estabilidad derivan de que todo en la empresa funcione de forma correcta. La Dirección General quiere poder dividir de forma eficaz el tiempo que invierte en dirigir la empresa y el que dedica a su vida personal. Desea conciliar los dos lados de su vida de una manera adecuada, alcanzando un bienestar personalizado dependiendo de su forma de ver la división entre trabajo y familia. En todos los casos se comprobará que si todo va bien en el trabajo, todo también irá bien en su vida personal.

Esto es parte de la cultura del Capitalismo Consciente.

¿Cómo cuidar y mantener sano a la los empleados?

Algunos expertos en la implementación de técnicas de dirección saludables hablan de cómo los empleados son el grupo de interés más fácil de satisfacer en el día a día. Y en cierto modo es algo comprobable. 

Aumentar la salud de este grupo implica asegurarse de supervisar varios aspectos en el entorno laboral. Los gerentes tienen que asegurarse de que los empleados tienen las herramientas adecuadas para realizar las acciones y tareas que se esperan de ellos. Es fundamental trabajar con la intención de asegurar que siempre tienen lo necesario y lo que puede simplificar de forma más significativa sus acciones.

Al mismo tiempo, también hay que tener en cuenta la extensión de métodos de gestión saludables, como proporcionar un horario flexible que permita a los empleados gestionar mejor su tiempo y así obtener más facilidad para compaginar vida profesional y personal.

Otro aspecto que se valora es el reconocimiento y el comprobar que estos empleados están encajando en el ámbito de su empresa. Es necesario dar buena cuenta de su esfuerzo y aplaudir en la medida de lo coherente el trabajo que están realizando.

Esto es parte de la cultura del Capitalismo Consciente. Es importante otorgar el equilibrio Familia Empresa, los resultados entregan grandes beneficios para la organización (menos rotación, mayor sentido de pertenencia y orgullo, empleados con mejor salud mental y familiar)

Una persona no debe de estar en un lugar de trabajo por más de 9 horas continuas. No es sano. Evita el blockout y el sentimentalismo negativo. Ofrecer mucho tiempo para el tiempo de comida, tampoco ayuda. Realiza una encuesta de clima organizacional y encontrarás que los empleados prefieren salir temprano para disfrutar la tarde con sus seres queridos, sobre todo si cuentan con hijos con deberes escolares.

  • Un horario ejemplar sería: Entrada 8:30 am (30 mins de comida) 5:30pm salida. El clima organizacional mejorará de forma importante, con esta jornada laboral. Un horario de trabajo de 9 a 5 es lo más cercano al estándar posible. Esto se considera la semana laboral típica para la mayoría de las personas. Empiezan a las 9 de la mañana (aunque algunos pueden llegar un poco más temprano o más tarde algunos días) y generalmente salen alrededor de las 5 de la tarde… (En este caso 5:30pm) ¡Verás muchas caras felices y un cambio de actitud positivo e inmediato!)
  • Mide resultados y fija objetivos. La dirección general debe confiar en su equipo. Cuando el colaborador se siente abrumado su productividad baja, mantén una relación de confianza basada en resultados. Puede funcionar un reporte semanal de actividades y avances para promover la auto gestión, comunicación responsable y compromiso.

Cuando se trabaja de 9:00 a 18:00 hs. en una oficina, con un descanso de 12 a 13 horas, por ejemplo, estamos en completa contradicción con nuestro ritmo natural. Primero, estamos en el descanso para comer exactamente cuando nuestro cerebro está más activo. Luego pasamos casi un tercio del día (de 13:00 a 16:00) trabajando cuando nuestro cuerpo es menos productivo… Finalmente, es solo por la mañana (cuando somos más productivos en general) que estamos alineados con nuestro ritmo.

Debido a la acumulación de fatiga cerebral, trabajar todo este tiempo está relacionado con resultados más bajos tanto en las pruebas cognitivas como intelectuales. Estar en la oficina más de 8 horas al día se asocia con una peor salud general y con un 40% más de riesgo de desarrollar enfermedades cardíacas o relacionadas con el estrés y obesidad.

Otro estudio realizado por el Laboratorio de Salud y Seguridad en el Reino Unido muestra que las largas horas de trabajo inducen fatiga, estrés, dolores de cabeza, trastornos cardiovasculares (¡nota, “largas horas” incluye el tiempo de viaje!). Algunas investigaciones llegan a decir que trabajar más de 8 horas al día sentado en una oficina es tan malo para la salud como fumar tabaco.

Menos horas de trabajo para días más productivos: ¿cuál es el tiempo de trabajo ideal?

Los países con mayor jornada laboral media son también los de menor productividad. Y aquellos donde las jornadas de trabajo son más cortas son las más productivas. Además, también hay estudios que dicen que las empresas que imponen a sus empleados jornadas laborales diarias también son menos productivas.

Al final, los científicos generalmente están de acuerdo en que el tiempo de trabajo diario ideal es de alrededor de 6 horas, y más concentrado por la mañana. Esto es lo que se está practicando en Suecia, y actualmente están experimentando un éxito significativo.

Así, los trabajadores aprovechan las horas en que son más productivos, y concentran en la tarde otras actividades diarias (incluyendo sociales, deportivas y culturales).

Capitalismo consciente: Las relaciones positivas con las que todos ganan

Dentro de las fases que conforman el Capitalismo Consciente una que juega un papel determinante a la hora de garantizar que todas las relaciones son positivas y que todas las partes implicadas ganan es la que se encuentra representada por la interrelación formada entre la empresa y los agentes presentes en la misma. Con ella se puede lograr que tanto la empresa como las partes interesadas e implicadas alcancen beneficios en una relación Ganar-Ganar que resulta muy satisfactoria.

¿A quién hay que darle más importancia?

EMPLEADOS. Con el camino establecido por Mackey y Sisodia los empleados tienen una gran importancia. Es recomendable confiar y potenciar la presencia de aquellos que llegan a tener un vínculo superior a la media con el negocio al que representan.

Se trata de un tipo de empleado fiel que ha encontrado su lugar en el mundo y que solo necesita saber que forma parte de una empresa consciente para sentirse arropado. Este tipo de empleado tiene la ventaja de no abandonar la empresa en una tasa tan elevada como entre aquellos que no encajan con el modelo de negocio. Es un beneficio claro al incrementar el rendimiento y permitir que se cree un mayor vínculo de enlace entre todos los miembros.

CLIENTES. Los clientes juegan otro papel determinante. Un negocio consciente no se puede limitar a escuchar y responder a las necesidades de sus clientes con palabras. Hay que servir a un objetivo elevado aunque esto signifique encontrarse con un muro complicado de superar en la forma de obstáculos.

La meta se encuentra en educar al cliente, en proporcionarle confianza y en acompañarlo en su periodo de crecimiento en todo lo que necesite. La relación con este cliente nunca debe terminar por mucho que aparentemente se haya llegado a una solución satisfactoria, puesto que el margen de mejora siempre es notable.

INVERSIONISTAS. Con los inversores también hay que establecer un sistema de comunicación y contacto satisfactorio. Se deben seguir los consejos de Mackey y Sisodia y apostar por el inversor que confía en el negocio a largo plazo. Con este es con el cual se deben crear vínculos de interés, reforzados por la confianza y la familiaridad. No es nada recomendable invertir recursos en una relación aséptica con inversores que solo buscan el beneficio inmediato y que aprovecharán cualquier tipo de eventualidad para abandonar el proyecto. Al mismo tiempo, los líderes de las empresas deben resistir la tentación que supone seguir el juego a un inversor sin escrúpulos que pueda llegar a poner en riesgo la estabilidad de la empresa.

La consciencia de la sociedad en los negocios con futuro

¿Por qué ocurre esto? Como explica el informe de Nielsen “es difícil ignorar las sirenas que instan a proteger el planeta, o permanecer inmóviles ante aquellos que afrontan condiciones de vida cada vez más pobres a lo largo del planeta”. Los consumidores están esforzándose por convertirse en personas cívicas, mejorando la sociedad a través de sus actuaciones o comportamientos, y exigen la misma conducta a las empresas.

Así, actualmente, dos de cada tres consumidores afirman que pagarían más por el producto de una empresa consciente, 11 puntos porcentuales por encima de los resultados de 2014 y 16 puntos más que en 2013.

De hecho, preguntados sobre las razones que llevaron a los participantes en el estudio a elegir una marca en sus compras durante los días previos, el 45% sostuvo que su motivo fue que la empresa es respetuosa con el medio ambiente; el 43% alegó el valor social que genera el fabricante; y el 41% incidió en el impacto positivo de la firma en su comunidad.

Además, los millenials y la generación Z –quienes representan el futuro inmediato de la sociedad- demuestran un grado de compromiso aún mayor con aquellas empresas que propugnan un propósito elevado, tienen en cuenta a todos los stakeholders y desarrollan un liderazgo y cultura conscientes. En este sentido, el porcentaje de jóvenes consumidores que pagarían más por los productos de empresas sostenibles asciende al 75%, según la encuesta de Nielsen.

Por tanto, el mundo empresarial no debe quedar ajeno a las nuevas exigencias del mercado si quiere generar negocios con futuro. Las compañías deben evolucionar y entender que el desarrollo de una gestión consciente se convierte en el cauce más efectivo para satisfacer al conjunto de la sociedad, incluidas las expectativas económicas de los inversores.

 El CAPITALISMO CONSCIENTE guía al líder a dar y ayudar en todo lo posible y siempre que se pueda. “¿Qué necesitan tus clientes? ¿Qué necesitan tus proveedores? ¿Qué necesita tu familia? ¿Y tu equipo?” Comunicar y mantenerse cercano. “¿Has hablado hoy con ellos?” Hacer las cosas fáciles a los demás y compartir conocimiento. ¿Son felices en su lugar de trabajo y su jornada laboral les permite ver convivir -realmente y con calidad- con su familia?

Y, mirando hacia dentro, hay que tener claro que no podemos liderar a otros si no nos lideramos a nosotros mismos primero. Mantener la calma y la serenidad, buscar nuestro espacio es fundamental. Respirar, relajarse cuidarse y mantener esa mirada interna, saber cómo se siente uno mismo. Cuidar lo físico y lo emocional, para estar bien es clave para poder darlo todo en el trabajo como líder.