¿Cómo lograr un desarrollo rural sostenible?

Pasa la nota:

Como desarrollo rural se entiende un proceso que busca el de cambio social y de crecimiento económico sostenible para un progreso permanente de la comunidad rural. El objetivo final es mejorar la calidad de vida de estas sociedades y conservar el medio ambiente.

Principales necesidades para el desarrollo rural sostenible:

Hay tres necesidades básicas en el desarrollo rural para un futuro sostenible:

  1. Mejorar el bienestar de millones de personas que viven en el medio rural (aproximadamente la mitad de la población mundial), reduciendo la brecha rural-urbana, erradicando la pobreza y evitando la migración a la ciudad.
  2. Proteger y conservar los recursos naturales, paisajísticos y culturales.
  3. Asegurar el acceso universal a los alimentos con una producción agrícola sostenible.

El Informe sobre seguimiento mundial 2013 de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM), confirmaba que la brecha rural-urbana en todo el planeta continúa. Analfabetismo, falta de asistencia sanitaria o pobreza son algunos de los factores comunes en el entorno rural. Pese a todo ello, la ayuda internacional para las zonas rurales ha descendido dos tercios en las últimas décadas.

Los comportamientos y prácticas insostenibles en el medio rural se han generalizado. La FAO (Food and Agriculture Organization) describe una serie de retos en el proceso Agricultura y Desarrollo Rural Sostenibles (ADRS): Garantizar una dieta sostenible a generaciones presentes y futuras, ofrecer trabajo estable y sostenible, reducir la vulnerabilidad del sector agrícola, y mantener o aumentar la capacidad productiva de los recursos naturales y su capacidad regenerativa.

El logro de estos objetivos no es una tarea sencilla y precisa la denominada Nueva Cultura Rural para una transición hacia la sostenibilidad. En ésta Nueva Cultura Rural, hay que valorar el papel del mundo rural en la conservación de la naturaleza, crear una cultura de consumo local, propiciar los recursos formativos y de gestión para una economía sostenible, trasladar a la sociedad urbana la importancia del mundo rural, etc.

La ‘Custodia del territorio’

El concepto surge en Estados Unidos en el siglo XIX, pero fue en los años 80 cuando se convierte en una herramienta importante para proteger y conservar la naturaleza ante el desarrollo industrial.

Se trata de un conjunto de estrategias que están orientadas a implicar a los propietarios y usuarios del territorio en la conservación y el buen uso de la naturaleza.

Esto se consigue con “acuerdos de custodia” entre los propietarios o usuarios del terreno. Estos acuerdos, voluntarios, tienen el amparo de un marco legal, donde las entidades de custodia (sin ánimo de lucro) velan por su integridad.

En muchas ocasiones, los acuerdos derivan en la creación de bancos de conservación para llevar a cabo más acciones de mejora y de conservación. Los bancos de conservación en Europa tienen su origen en Alemania, llamados land pools, y cuentan con 30 años en funcionamiento. España ya cuenta con una legislación aprobada para usar esta herramienta para proteger la biodiversidad.

La buena gestión de la custodia del territorio fomenta un desarrollo rural sostenible, donde se mejora la base económica del medio rural, se protege y conserva el patrimonio ambiental y cultural y en definitiva, mejora la vida de la población rural.