Cuánta azúcar en la comida no vemos realmente?

LGBTI en el trabajo

La mayoría de nosotros sabemos que el azúcar debe ser consumido con moderación. Pero muchos la ingerimos más de lo que pensamos. Puede llegar a sorprender la cantidad de comidas y bebidas donde se “esconde”. ¿Te preocupa o no la cantidad de azúcar en la comida?

Con frecuencia las fábricas agregan azúcar a las comidas para que sepan mejor. Cuando se retira la grasa de una carne procesada, por ejemplo, se le agrega azúcar para ayudar a disimular el sabor soso.

Debido a esto, muchos de los productos que vemos como sanos -como el yogurt, barras de granola, productos bajos en grasa y agua con sabor a frutas- pueden, de hecho, tener mucha más azúcar de lo que nos damos cuenta. Deja el cereal casa mañana, porque te está dañando! Quizá una pizza para desayunar puede ser mejor opción…

Al igual que la sal, el “azúcar añadida” ayuda a extender la vida de algunos de los alimentos, como el pan, los cereales y las frutas y vegetales enlatados.

A los especialistas les preocupa que esto haga que sea muy fácil ingerir más azúcar de la que nuestro cuerpo puede manejar, debido a que no siempre nos damos cuenta de que la estamos consumiendo.

¿Qué pasa si comes mucha azúcar?

El azúcar en la comida no es intrínsecamente mala para uno, es la cantidad y la frecuencia con la que la consumimos lo que importa.

Cuando comemos, los azúcares se descomponen en glucosa y fructosa, las cuales son absorbidas por nuestro torrente sanguíneo. Una vez que la fructosa llega al hígado, también se convierte en glucosa.

Si consumimos más azúcar de la que quemamos, nuestro hígado convierte el exceso de glucosa en grasa. Parte de esta grasa se queda en el hígado, pero el resto se guarda en el tejido adiposo en todo el cuerpo.

Esta es la razón por la que comer demasiada azúcar repetidas veces puede producir sobrepeso, e incluso obesidad, cuando se combina con un estilo de vida sedentario.

Aquí hay otros problemas de salud que se pueden originar si comemos demasiada azúcar en la comida/

  • Diabetes: el exceso de azúcar puede llevar a la obesidad, lo que aumenta el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2. Aquellos con esta enfermedad no producen suficiente insulina y tampoco son suficientemente sensitivos a la que se ha producido. Los niveles de azúcar en la sangre no se regulan con propiedad lo que da sed y cansancio a corto plazo, y daño en los vasos sanguíneos, nervios y órganos a largo plazo, si no se trata a tiempo.
  • Enfermedades cardiovasculares: la obesidad también dispara la presión arterial y los niveles de colesterol “malo”, al mismo tiempo que baja los del colesterol “bueno”. Todo esto contribuye a aumentar el riesgo a desarrollar enfermedades del corazón.
  • Esteatosis hepática: el exceso de azúcar se puede acumular como grasa en el hígado. Esta enfermedad de hígado graso está vinculada a un incremento del riesgo a diabetes e incluso cáncer de hígado.
  • Caries: cuando consumimos alimentos azucarados, la bacteria de nuestra boca rompe los carbohidratos y produce ácidos que disuelven los minerales del esmalte del diente. Cuanto más tiempo esté el azúcar en contacto con el diente, más es el daño que puede causar la bacteria. Si se deja sin tratar, esto puede ocasionar dolor, infección y la pérdida del diente.
  • Mal humor: las comidas azucaradas como los chocolates, tortas y galletas han sido etiquetadas por el sistema de salud británico NHS como “las comidas del mal humor”. Ellas te pueden dar una explosión rápida de energía al ocasionar un incremento agudo del azúcar en la sangre. Pero cuando caen los niveles, también puede hacerlo tu estado de ánimo. Este ciclo te puede hacer sentir irritable, ansioso y cansado.

Bebidas azucaradas

Las malteadas, gaseosas, algunas marcas de agua con sabor a frutas, bebidas energéticas y jugos de frutas (en la foto de izquierda a derecha) no nos llenan de la misma manera que los alimentos sin azúcar con las mismas calorías, así que es fácil consumir demasiado.

Salsas BBQ, para ensaladas, de tomate y agridulces (también de izquierda a derecha). Un par de cucharadas de salsa barbeque en tu comida, significa la misma cantidad de azúcar que comer un donut glaceado

De izquierda a derecha, un muffin, un batido de frutas, un pan de chocolate, cereal azucarado, barra de granola. Las comidas para desayunar están llenas de “azúcar escondido”, que hace que antes de salir de casa nos excedamos en nuestro límite diario.

Antojos entre comidas

Incluso algo para picar como un pan integral, galletas bajas en grasa y un yogur bajo en grasa contienen azúcar escondida.