Principios de la economía azul

Que es economía azul

Debe cambiar la relación que tenemos con los océanos a partir de la economía azul. Principios de la economía azul.

La relación de la humanidad con los océanos, y cómo las personas usan y explotan sus recursos, está evolucionando de manera importante. Si bien los océanos se están convirtiendo cada vez más en una fuente de alimentos,
energía y productos como medicamentos y enzimas, ahora también hay una mejor comprensión de los bienes y servicios no comerciales que proporcionan los océanos, que son vitales para la vida Tierra.

Las personas también entienden que los océanos son el pulmón del planeta y no son ilimitados y que están sufriendo de impactos humanos crecientes y a menudo acumulativos. Los océanos que no son saludables y resistentes no pueden apoyar el crecimiento económico. El hecho de que los océanos y los mares sean importantes para la sostenibilidad es innegable. Hoy en el 2020, las empresas y el desarrollo económico están ya interesadas en saber cómo incorporar los Principios de la Economía Azul en sus estrategias.

Océanos y los mares cubren más de dos tercios de la superficie de la Tierra, contribuyen a la erradicación de la pobreza mediante la creación de medios de vida sostenibles y trabajo decente, proporcionan alimentos y minerales, generan oxígeno, absorber gases de efecto invernadero y mitigar los impactos del cambio climático, determinar el clima patrones y temperaturas, y sirven como carreteras para el comercio internacional marítimo.

Se estima que el 80 por ciento del volumen del comercio mundial transportado por mar, transporte marítimo internacional y los puertos proporcionan enlaces cruciales en las cadenas de suministro mundiales y son esenciales para la capacidad de todos países para obtener acceso a los mercados mundiales.

Concepto de economía azul

La blue economy o economía azul se basa en varios principios que distinguen una forma diferente de ver los negocios, el emprendimiento sustentable y las innovaciones. Las soluciones se basan principalmente en las leyes básicas de la física.

El concepto de “economía azul” busca promover el crecimiento económico, la inclusión social y la preservación o mejora de los medios de vida, al tiempo que garantiza la sostenibilidad del medio ambiente. En esencia, se refiere al desacoplamiento del desarrollo socioeconómico a través de
Sectores relacionados con los océanos y actividades de degradación ambiental y de ecosistemas (UNCTAD 2014; UN DESA 2014a). Desafíos en el uso sostenible de los recursos marinos: tales como los impactos del cambio climático en forma de aumento del nivel del mar, aumento de la frecuencia
y la gravedad de los fenómenos meteorológicos extremos, y el aumento de las temperaturas, van a tener consecuencias directas e impactos indirectos en los sectores relacionados con los océanos, como la pesca, la acuicultura y el turismo, y en la infraestructura de transporte marítimo, como los puertos, con implicaciones más amplias para el comercio internacional y para las perspectivas de desarrollo de las naciones más vulnerables, en particular los países costeros menos adelantados (PMA) y los pequeños estados insulares en desarrollo (PEID).

La economía azul, tanto como concepto como en la práctica, es relevante para todos los países.

En tiempos de zozobra económica, cuando los expertos parecen incapaces de ofrecer otras soluciones que no sean parches o recetas con los mismos modelos, apenas disimulados, que han causado la crisis global, surge la necesidad de una propuesta revolucionaria y posible a la vez.

Revolucionaria porque tiene que ir más allá de dos modelos que se han revelado ineficaces: la economía financiera, basada en el crédito y la deuda, y la «economía verde», que trata de preservar el medio ambiente a costa de grandes inversiones que la vuelven inviable.

La «economía azul» parte de una premisa sencilla: servirse del conocimiento acumulado durante millones de años por la naturaleza para alcanzar cada vez mayores niveles de eficacia, respetando el medio y creando riqueza, y traducir esa lógica del ecosistema al mundo empresarial

Su crecimiento es impulsado por inversiones que reducen las emisiones de carbono y la contaminación, mejorar la eficiencia energética, aprovechar el poder de lo natural capital, como los océanos, y detener la pérdida de biodiversidad y los beneficios que proporcionan los ecosistemas.Una economía azul es baja en carbono, eficiente y limpia. También es una economía que se basa en compartir, circularidad, colaboración, solidaridad, resiliencia, oportunidad, e interdependencia (PNUMA 2015).

Los Principios de la Economía Azul

  • Las soluciones se basan sobre todo en las leyes de física. Los factores decisivos son la presión y la temperatura tal y como se encuentran en el sitio.
  • Sustituye “algo” por “nada” – Para cada recurso, revisa si realmente es indispensable para la producción.
  • En la naturaleza los nutrientes, materiales y energía siempre se reutilizan – La basura no existe. Cada producto lateral es la base para un nuevo producto.
  • La naturaleza evolucionó desde pocas especies hacia una rica biodiversidad. Riqueza significa diversidad. Las normas industriales son el contrario.
  • La naturaleza da lugar a los empresarios que hacen más de menos. La naturaleza se opone a la monopolización.
  • La fuerza de gravedad es la fuente principal de energía, el segundo recurso renovable es la energía solar.
  • El agua es el soluble principal (en vez de catalizadores complejos, químicos y tóxicos).
  • La naturaleza está sometida a un constante cambio. Las innovaciones se dan continuamente.
  • La naturaleza trabaja solo con lo que se encuentra disponible en el mismo sitio. La economía sostenible no solo respeta los recursos naturales, sino también la cultura y la tradición. La naturaleza se orienta hacia las necesidades básicas y luego se desenvuelve desde la mera satisfacción hacia la sobreproducción. El modelo económico presente se basa en la escasez como punto de partida para la producción y el consumo.
  • Los sistemas naturales no se desarrollan en procesos lineales.
  • En la naturaleza todo es degradable – dependiendo solo del tiempo.
  • En la naturaleza todo está conectado y se desarrolla de manera simbiótica.
  • En la naturaleza el agua, el aire y el suelo son bienes comunes, de libre acceso y disponibles en abundancia. En la naturaleza un proceso tiene múltiples utilidades.Los sistemas naturales tienen riesgos.
  • Cada riesgo es un motivador para innovaciones.
  • La naturaleza es eficiente. Por ello la economía sostenible aprovecha al máximo los materiales y la energía disponibles, lo que hace que el precio baje para el consumidor.
  • La naturaleza busca lo mejor posible para todos los involucrados.
  • En la naturaleza las desventajas se convierten en ventajas. Los problemas son oportunidades.
  • La naturaleza persigue las ventajas de diversificación. Una innovación natural trae una multitud de ventajas para todos.
  • Responde a las necesidades básicas con lo que tienes, desarrolla innovaciones inspiradas en la naturaleza, crea beneficios múltiples así como empleo y capital social, ofrece más con menos: Esta es la Economía Azul.