Advierten sobre superterremoto por movimiento de géiser en falla de San Andrés

Pasa la nota:

Tras el sismo de 7.1 ocurrido en California la semana pasada, los focos de alarma se encendieron en la zona sur de Estados Unidos y el noroeste de México, por donde pasa la temida Falla de San Andrés. Ante esto, expertos advierten sobre superterremoto por movimiento de géiser en falla de San Andrés.

Y es que, un misterioso y movimiento de un géiser repleto de agua, lodo y dióxido de carbono se desplaza en la región de Lago Saltón, California, y atemoriza a la población por suponer la llegada de un catastrófico superterremoto en el futuro. La explicación de esta suposición se debe a que en el Lago Saltón inicia la Falla de San Andrés, y el géiser, que data de la década de los 50, se desplazó hasta ese punto, causando terror y temiendo lo peor.

Un grupo de geólogos de la Universidad Estatal de Utah, en donde participa Susanne Jänecke diseñaron una hipótesis que publicaron en la revista Lithosphere.

De hecho, el movimiento del géiser no es ninguna novedad, lo que alertó a todo mundo es la velocidad con la que aumentó en los últimos meses.

De acuerdo a autoridades locales, el géiser se desplaza actualmente 18 metros diarios, cuando en los últimos años se movió 18 metros en varios meses.

En total, se estima que el géiser se ha desplazado más de 780 metros desde el 2008.

No obstante, los geólogos tranquilizaron a los californianos informando que el próximo superterremoto sería en una zona lejana de donde se encuentra la población.

Seguirá temblando

Por su parte, el Servicio Geológico de Estados Unidos advirtió que la próxima semana podría ocurrir un terremoto de igual intensidad al que se registró el pasado 4 de julio, mientras que las réplicas no han parado desde que la noche del viernes.

Cabe mencionar que California es propensa a los terremotos, pues está situada sobre una serie de fallas, es decir, donde las placas tectónicas se unen. Como ya sabemos, la más grande y peligrosa es la falla de San Andrés, que atraviesa alrededor de 300 mil kilómetros del estado, así como Baja California, en México.

Esta falla delimita la placa norteamericana con la placa del Pacífico, que es una de las que más se mantienen bajo estudio en todo el planeta, debido a que se encuentra sobre la superficie de la tierra, y en ella están muchísimos asentamientos humanos en Los Ángeles, y San Diego, con 38 millones de personas que viven en sus inmediaciones.

Estudios revelan que la parte media de la falla se fracturó hace aproximadamente 160 años, mientras que la parte norte en 1906, lo que provocó un catastrófico terremoto de 7.8 grados, que dejó destruido gran parte de San Francisco, y dejó como saldo más de 3 mil muertos.

Pese a esto, la sección que está al sur de la falla es la que se considera la de mayor peligro, y la que está causando gran preocupación en los científicos, ya que esta no ha producido un solo sismo en alrededor de 300 años, por lo que todo este tiempo se ha estado acumulando la tensión.

¿Qué es la falla de San Andrés y por qué es sinónimo de miedo?

Se trata de una falla o deformación geológica que recorre un aproximado de mil 300 kilómetros entre los estados de California, en los Estados Unidos, y Baja California, México. Se encuentra en el límite de las placas Norteamericana y del Pacífico. Se le podría definir como una enorme cicatriz o grieta de la Tierra cuyo movimiento podría causar terribles consecuencias.

Esta grieta está causando un desprendimiento continental (se prevé que en unos 50 mil años la península de Baja California se convertirá en una isla). Su desplazamiento de 4.6 centímetros por año es imperceptible para el ser humano. En caso de que una cantidad enorme de energía se desprenda de esta falla podría ser causa de un sismo de proporciones devastadoras en urbes como Los Ángeles, San Diego o San Francisco, que se encuentran al sur de la falla de San Andrés y la cual desde hace décadas no presenta ningún tipo de actividad. En la Conferencia Nacional de Terremotos celebrada en 2016, un grupo de estudiosos anticipó que la falla, debido a que no ha liberado energía en una buena cantidad de años, está lista para ser causa de un gran terremoto que se traduciría en grandes pérdidas humanas y una aceleración en el desprendimiento de Baja California en dirección noreste. Se ha observado que la falla es causa de violentos sismos cada 150 años aproximadamente. En caso de que en efecto la falla desate un próximo sismo de consideraciones trágicas, ya se le ha dado un nombre a dicho suceso: The Big One, algo así como el sismo de sismos, aunque como en el caso de cualquier fenómeno de estas características es totalmente impredecible.