Es Glenfiddich 15 y 12 el mejor whisky artesanal, el Single Malt que nació en Navidad

La casa William Grant & Sons está construída a base de tradición e innovación, ejemplo de ello es Glenfiddich 15, el Single Malt que esta Navidad cumple 133 años luego de haberse creado en la  destilería que piedra a piedra levantó William Grant y su familia para ofrecer al mundo el mejor whisky elaborado artesanalmente.
 
La tradición e historia de Glenfiddich inicia cuando William Grant, un intrépido visionario, concretó el sueño de su vida la Navidad de 1887, fecha en la que extrajo la primera gota de lo que se convertiría en el Single Malt más premiado del mundo, producto de una destilación en alambique de cobre; lo nombró Glenfiddich en honor al terruño donde se levanta la destilería: el “Valle del ciervo”.

Sin embargo, todo comenzó en 1886 en la pequeña ciudad de Dufftown, Escocia, cuando William Grant y sus nueve hijos trabajaron con determinación para levantar la destilería. Su labor se vio premiada justo la noche de Navidad de 1887, un momento inolvidable y que marcó el nacimiento de un whisky excepcional.
 
La esencia de Glenfiddich reúne agua proveniente del manantial Robbie Dhu, aire de los silentes prados y cebada malteada. Estos tres elementos continúan fusionándose con maestría para elaborar el extraordinario Single Malt.

La innovación es reinventarse día a día, pero siguiendo cada uno de los procesos artesanales que han llevado a Glenfiddich a posicionarse como el whisky más apreciado entre los paladares conocedores.

Para honrar su espíritu innovador, las dos gamas insignia de Glenfiddich 15 y 12 años presentan nuevo diseño que resalta una “V” claramente definida en la botella y que alude al “Valle de los ciervos”, biselada en la cara frontal para dar un perfil más vanguardista; además del icónico símbolo del ciervo se aprecia al centro. En tanto, la firma de William Grant luce en la tapa de la botella.

El clásico Glenfiddich 12 años, ahora lleva el nombre de Our Original Twelve, como un guiño a la juventud de este whisky que se madura en barricas de jerez oloroso, bourbon y roble durante al menos 12 años, para dar un equilibrio esplendoroso. A la nariz destacan notas de pera fresca y sutil roble, refrescantemente ricas y complejas.

Glenfiddich 15 años

Toma el nombre de Our Solera fifteen por ser el Single Malt pionero, que desde 1998 utiliza el sistema de solera para su maduración en barricas de jerez, bourbon y barricas nuevas de roble; siempre mantenido al menos la mitad del sistema de solera para crear un whisky armonioso con capas profundas de especias cálidas, miel y fruta que dan sutileza exquisita para hacerlo más complejo.

Esta es la historia del único whisky que nació en Navidad y que cada año celebra el presente, pasado y futuro para seguir siendo el whisky predilecto para acompañar los momentos especiales.
 ¡Felices fiestas!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *