Saltar al contenido

Finanzas para No Financieros. Descubre y aprovecha la Hipoteca Inversa!

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Hipoteca inversa o hipoteca revertida es una operación financiera especialmente diseñada para mayores de 65 años y personas dependientes, con la que se posibilita convertir a dinero el valor patrimonial que representa la propiedad de su vivienda, sin perder la titularidad. Existe un producto financiero destinado a convertir en renta mensual el valor de una vivienda y su nombre es “Hipoteca Inversa“.

La lógica del producto se enfoca en los individuos que poseen una vivienda, pero no tienen cuentas previsionales (dígase una pensión), o que la tienen, pero no son suficientes. Muchas personas se encuentran en esta situación. El mecanismo de la Hipoteca Inversa les ayudaría a darle un uso a su vivienda y generar un ingreso que les ayude a costear sus necesidades.

Lo que hace la entidad financiera es tasar el inmueble para conocer su valor, establecer un plazo de pago, un monto mensual y entregar esos recursos durante una etapa determinada, como la de jubilación del propietario.

Ventajas que ofrece

  • Puedes elegir si quieres recibir el montante en mensualidades, a diferencia de una hipoteca normal, donde recibes la cantidad que el banco te ha prestado al principio.
  • Nunca perderás la titularidad de la vivienda.
  • No te pueden echar de casa.
  • Los intereses y los gastos no son altos.
  • Es reversible devolviendo el dinero prestado. La mayoría de entidades no cobran por cancelación anticipada de estas hipotecas. La vivienda es la garantía, no se piden avales ni ingresos determinados. Tampoco es necesario justificar a qué se destinará el dinero ni dar explicaciones.

¿Qué ocurre con los herederos?

Cuando el titular muere, a los herederos les corresponde la propiedad de la vivienda y también las deudas con la entidad financiera. Siendo así, tienen dos opciones: quedarse con la vivienda o venderla.

Si se quedan con la vivienda deben liquidar la deuda con la entidad, es decir, devolver el dinero prestado. Para ello se puede hacer una hipoteca normal sobre la vivienda. Si deciden venderla, el importe se utiliza para saldar la deuda, pero si la cantidad no es suficiente, la entidad puede pedir la venta de otros bienes de la herencia.