Cómo afrontar y luchar contra el cambio climático en el 2021

Luchar contra el cambio climático es más que una acción gubernamental, es una responsabilidad social individual.

Partiendo de que todos podemos colaborar para reducir los problemas ambientales (y sociales) que impactan al planeta, podemos aplaudir a POTUS BIDEN que ha reingresado a los Estados Unidos al Acuerdo de Paris: una acción individual para comprometer a una gran nación.

Luchar contra el cambio climático debería ser fácil, ¿Cómo Estados Unidos puede ser referente?

Incrementado la oferta de innovación sustentable

Necesitamos avances en la forma en que generamos y almacenamos electricidad limpia , cultivamos alimentos , fabricamos las cosas , nos movemos y calentamos y enfriamos nuestros edificios, para que podamos hacer todas estas cosas sin agregar más gases de efecto invernadero a la atmósfera. 

Necesitamos ya Institutos Nacionales de Innovación (energética, movilidad y mayor seguridad, por ejemplo)

Aumentar la demanda por la innovación sustentable

La lección del cambio climático es que no podemos evitar un desastre climático solo mediante la innovación tecnológica. También necesitamos innovaciones en las políticas para asegurarnos de que los avances de los científicos lleguen del laboratorio al mercado, y que sean lo suficientemente asequibles para los países en desarrollo como para los ricos.

Eso significa hacer cosas como establecer estándares sobre la cantidad de electricidad o combustible que debe provenir de las opciones sin carbono. Los gobiernos también pueden usar su poder de adquisiciones para crear demanda de opciones más limpias, por ejemplo, comprando solo autobuses eléctricos, como lo ha hecho la ciudad de Shenzhen, China. Pueden construir la infraestructura que permita opciones verdes: estaciones de carga para vehículos eléctricos o nuevas líneas de transmisión para entregar energía limpia desde los lugares donde se genera hasta los lugares donde se consume.

Finalmente, los gobiernos pueden nivelar el campo de juego para que sea más fácil que las alternativas limpias compitan en precio. 

El problema es que en este momento, los precios de los productos que causan emisiones no reflejan el daño ambiental que causan. Ellos deberían ser. Los impuestos al carbono y los programas de tope y comercio son dos formas de resolver este problema.

La idea no es castigar a las personas por sus gases de efecto invernadero. Es crear incentivos para que los inventores creen alternativas competitivas libres de carbono y para que los consumidores las compren.

Sumar esfuerzos globalmente

El cambio climático es la definición de un problema global.  Aunque Texas logre bajar radicalmente sus emisiones, este tendría que aumentar sus esfuerzos si, por ejemplo, la India emite cada vez más CO2…. los gobiernos deben sumarse para un esfuerzo global simultáneo con un objetivo real y tangible.

Los gobiernos deben trabajar juntos para desarrollar objetivos comunes, compartir conocimientos y asegurarse de que las tecnologías limpias desarrolladas en un país se extiendan rápidamente a otros. Esta cooperación puede ocurrir de manera bilateral, entre dos países que hablan directamente entre sí, así como entre muchos gobiernos a través de lugares como las Naciones Unidas y Mission Innovation.

Necesitamos estar preparados para un cambio global inmediato, no basta luchar contra el cambio climático

Ya estamos viendo el impacto del cambio climático. Entonces, incluso mientras desarrollamos e implementamos formas de prevenir el calentamiento futuro, también debemos adaptarnos a los efectos que las temperaturas más altas están teniendo en todo el mundo.

Los países deberán invertir en infraestructura a prueba de clima para hacer frente a un clima más severo y al aumento del nivel del mar. Esto incluye mejorar las redes eléctricas, expandir los sistemas de drenaje de aguas pluviales y construir o expandir los malecones. Y dos de las mejores formas que tienen los países ricos para ayudar a los de ingresos bajos y medianos es invertir en atención primaria de salud y asegurarse de que los pequeños agricultores puedan cultivar suficientes alimentos para alimentar a todos.

La Comisión Global de Adaptación , que soy copresidenta junto con Ban Ki-Moon y Kristalina Georgieva, ha publicado una serie de recomendaciones basadas en evidencia. Te animo a que revises el trabajo de la comisión.

Sin duda, los gobiernos no son los únicos que deben actuar en las cuatro áreas. Las empresas, los filántropos y las personas también pueden desempeñar un papel fundamental al defender estas políticas, invertir en soluciones de bajas emisiones, pagar las primas ecológicas  cuando puedan y más.