Saltar al contenido
Compartimos Cosas Buenas – seresponsable.com

No al bullying escolar, en internet ni personal

Evitar el bullying

El acoso en la escuela (también conocido como bullying escolar, hostigamiento , matonaje escolar, matoneo escolar, maltrato escolar o en inglés bullying) es cualquier forma de maltrato psicológico, verbal o físico producido entre escolares de forma reiterada a lo largo de un tiempo determinado tanto en el aula, como a través de las redes sociales, con el nombre específico de ciberacoso.

Estadísticamente, el tipo de violencia dominante es el emocional y se da mayoritariamente en el aula y patio de los centros escolares. Los protagonistas de los casos de acoso escolar suelen ser niños y niñas en proceso de entrada en la adolescencia, siendo ligeramente mayor el porcentaje de niñas en el perfil de víctimas.

Concecuencias del bullying escolar

Este tipo de violencia escolar se caracteriza, por tanto, por una reiteración encaminada a conseguir la intimidación de la víctima, implicando un abuso de poder en tanto que es ejercida por un agresor más fuerte (ya sea esta fortaleza real o percibida subjetivamente) que aquella.

El sujeto maltratado queda, así, expuesto física y emocionalmente ante el sujeto maltratador, generándose como consecuencia una serie de secuelas psicológicas (aunque estas no formen parte del diagnóstico); es común que el acosado viva aterrorizado con la idea de asistir a la escuela y que se muestre muy nervioso, triste y solitario en su vida cotidiana.

En algunos casos, la dureza de la situación puede acarrear pensamientos sobre el suicidio e incluso su materialización, consecuencias propias del hostigamiento hacia las personas sin límite de edad. No al bullying quaden enanismo

¿Quiénes son las víctimas del bullying escolar?

A grandes rasgos, en el acoso escolar hay dos tipos de víctimas : las activas y las pasivas.

  • Víctimas activas de bullying: Suelen ser niños bajos de autoestima que están aisladas pero que intentan remediarlo mediante la agresión. Sus conductas de superioridad con respecto a sus compañeros provoca rechazo. Es probable que estos niños sean a la vez víctimas y acosadores. Algunas veces, este tipo de víctimas vienen de familias desestructuradas en las que se han podido dar problemas de agresiones y abusos. En la escuela, su rendimiento académico suele estar por debajo de la media. 
  • Víctimas pasivas de bullying: Suelen ser niños que están en una situación de aislamiento. No suelen tener amigos entre sus compañeros. Es muy difícil para ellos comunicarse con los demás. Suelen ser niños que tienen la autoestima baja, están en una posición vulnerable y sufren inseguridad y ansiedad. Además, los pocos amigos que suelen tener son mayores que ellos (adultos) o sus propios padres. En la escuela, su rendimiento suele estar bien o por encima de la media.

¿Quiénes son los acosadores del bullying?

Entre los acosadores también hay dos tipos, los activos y los pasivos.

  • Los acosadores activos son aquellos que discriminan a sus compañeros delante de los demás. Las víctimas que escogen suelen ser “presas fáciles” que están desprotegidas y a las que atacar no supone un reto muy grande. Los ataques son de diferente índole. Por un lado, están los físicos. El agresor maltrata a su víctima con puñetazos, empujones, escupitajos… por otro está el verbal. Este suele darse más entre las chicas. A nivel verbal y escrito, se inventan cotilleos que son mentira, intentan aislar a la víctima mediante insultos, hacerla sentir inferior.

Por último, está el bullying relacionado con las nuevas tecnologías. Pueden realizarse burlas e intimidaciones a través de internet o sexting, pasar imágenes de carácter sexual de la víctima.

  • Los acosadores pasivos son aquellos que reconocen al líder como tal. Sin ellos, el bully perdería la fuerza que necesita para agredir a otro niño. En ocasiones, simplemente se dedican a observar y vitorear pero en otras también pueden insultar y amenazar a la víctima.

Niños y el uso del internet o nuevas tecnologías, una nueva herramienta para el bullying escolar

La mayoría de los niños han estado en línea cuando ingresan a educación básica; una gran variedad de juegos en línea y aplicaciones los animan a jugar mientras aprenden. Sin embargo, los padres y maestros deben enseñar a los niños a estar alertas en Internet

Actualmente, la mayoría de los niños han estado en línea cuando ingresan a educación básica; una gran variedad de juegos en línea y aplicaciones ayudan a que aprendan jugando. Sin embargo, ¿cómo los padres y maestros pueden enseñar a los niños a estar alertas en Internet? ¿Dónde piensan los padres que se requiere acción y qué problemas aún no se han resuelto?

Dada la amplia gama de ofertas en línea, particularmente en el campo de los juegos, a menudo es díficil para los padres juzgar cuáles aplicaciones son adecuadas para niños.

Las tiendas de aplicaciones, suelen contar con categorías familiares, en las que solo se enumeran las aplicaciones verificadas aptas para familias que no tienen restricción de edad y solo permiten anuncios aptos para niños.

Las aplicaciones de la categoría requieren el consentimiento parental si los niños hacen clic a enlaces a sitios externos o si desean realizar compras en la aplicación.

Internet es una gran herramienta de aprendizaje y una plataforma de entretenimiento, pero es importante asegurar que los niños son conscientes también de los riesgos.

No es necesario que los padres expliquen todas las cosas terribles que pueden suceder en línea. Sin embargo, los niños deben entender que Internet puede ser peligroso si no hay cuidado, incluso cuando se está seguro en casa frente a la PC, teléfono móvil o tableta electrónica. Lo mismo aplica a las redes sociales.

Los padres deben hablar con los hijos acerca de las redes sociales que usan o desean usar. Luego, acceder a las configuraciones de privacidad en cada plataforma con los niños y explicar que información pueden compartir y con quién.

El Bullying cibernético es otro tema importante que se debe tratar abiertamente. En aplicaciones de mansajería populares, como WhatsApp, se puede configurar la aplicación para que solo los contactos del niño puedan ver la imagen de perfil y su estado cuando está en línea. Los padres deben también asegurar que los niños hayan habilitado el cifrado de extremo a extremo y así evitar que ciberdelincuentes o terceras personas puedan acceder a mensajes e información confidencial.

Es igualmente importante hablar con los padres de otros niños que usan servicios como WhatsApp porque los mensajes solo están protegidos cuando todos los participantes los encriptan.

Además de explicar los riesgos potenciales, también es importante que los padres participen directamente en las actividades en línea de los niños.

Utilizar Internet y dejar que los niños muestren qué es lo que más disfrutan hacer. Compartir viendo y riendo con videos, imágenes u otro contenido. De esta manera, los padres harán sentir a los niños que entienden los pasatiempos y pueden acercarse a ellos si hay algún problema.

Los niños pueden ir a Internet ellos solos sin ningún peligro y utilizar aplicaciones y dispositivos sin ayuda ni supervisión. Sin embargo, los padres deben asegurar que el contenido es adecuado para ellos. Las herramientas útiles incluyen controles parentales especiales o bloqueadores de anuncios mientras los niños están en línea.

La protección de los niños en última instancia, empieza con la educación de los padres acerca de la seguridad de Internet y los riesgos que conlleva. Cuanto más interactúen los padres con los medios digitales y la amplia gama de aplicaciones en línea ofrecidas, más pronto los niños serán usuarios de Internet competentes.

@SeResponsable – Blog de noticias hoy. Trending México.