Nueva normalidad o vieja normalidad ¿Qué es lo normal?

vida normal

Desmantelar el capitalismo estructural puede ser poco realista, pero hay formas prácticas de replantear nuestra relación con él. Recordemos que el capitalismo es un sistema económico y social basado en que los medios de producción deben ser de propiedad privada, el mercado sirve como mecanismo para asignar los recursos escasos de manera eficiente y el capital sirve como fuente para generar riqueza. Pero ¿Qué es lo normal? ¿Cómo es vivir bajo un sistema justo?

Desde que comenzó el bloqueo, las deficiencias y desigualdades del capitalismo estadounidense se han revelado con una velocidad asombrosa: las personas que pierden los llamados trabajos estables sin previo aviso o separación; corporaciones gigantes que buscan ayuda del gobierno; complejas cadenas de suministro vacilantes , dejando vacíos los estantes de los supermercados. Muchos han comenzado a preguntar: si los trabajos que hacemos todo el día pueden evaporarse de la noche a la mañana, ¿qué dice eso sobre la naturaleza de esos trabajos o el sistema económico del que dependen? A muchos hoy les cuesta ganarse el pan para la mesa, a otros hoy les cayó como anillo al dedo la pandemia y están haciendo su agosto. A los que quedan están comfinados aburridos en casa reflexionando sobre la Nueva normalidad o vieja normalidad ¿Qué es lo normal?

A medida que se avecina el cambio climático, prometiendo más y más perturbaciones globales, Covid-19 ha actuado como una especie de presagio brutal. Si el cambio climático es una emergencia de movimiento lento, el coronavirus es muy rápido, nos muestra las limitaciones severas de una economía globalizada y obsesionada con el crecimiento y nos ruega que lo cambiemos antes de que sea demasiado tarde.

En las cenizas y los escombros, ha surgido la sed de reinventar un mundo mejor y más igualitario.

Que el capitalismo vuelva a su lugar

La Nueva Normalidad no entusiasma mucho, las cosas se están sintiendo extrañas, de hecho, extrañamos el pasado que teníamos hace apenas unos meses y nos arrebataron sin alerta alguna. Quizá en un principio pensamos: Ok… todo tenía que cambiar, estamos en la gran encrucijada y es bueno por fin tener un cambio social radical. Pero no… así no. Qué es lo normal?

La mayoría tenemos el deseo comprensible de que el capitalismo vuelva a su lugar, para detener la devastación económica y volver a los sistemas que existían antes, por imperfectos que puedan ser. Para aquellos que han perdido empleos o están lidiando con enfermedades o muertes, imaginar un futuro económico alternativo puede ser lo último en lo que piensan, y con razón. Porqué vivir bajo el semáforo epidemiológico no es nada alentador para nadie. No podemos garantizar el trabajo, ni organizar un evento ni programar vacaciones porque el semáforo nacional puede estar en rojo!

La pausa del 2020 está generando mucho miedo y tristeza

Sin duda el 2020 es un año que todos recordaremos, calificados por muchos como el peor año de la historia, el 2020 si que nos hizo vibrar nuestras fibras más sensibles: el calor humano, la estabilidad económica, la libertad de entretenernos satisfaciendo gustos, caprichos y gustos, celebrar un momento especial en grande, ponerse la mejor ropa para hacer un buen día… nada de eso tenemos hoy.

La crisis COVID no es solo global y estructural; Es personal también

Desmantelar la máquina del capitalismo puede ser poco realista, pero hay formas prácticas en que podríamos replantear nuestra relación con él.

Y esos cambios prácticos pueden ser relativamente pequeños. Son silenciosos y amables y comienzan, literalmente, fuera de nuestra puerta. En muchos sentidos, la pandemia nos ha mostrado lo que es posible. Antes de ser activistas extremos, seamos responsables y razonables. Y reflexionemos … ¿Qué es normal para nosotros?

Normal era gastar de forma frecuente en Ubers, café del día especial, moda rápida, cosas para adornar un rincón o un escritorio y muchas otras comodidades que nos hacían el día más práctico mientras trabajábamos.

 Sin saberlo, nos hemos convertido en mártires de este sistema económico, al no ver las formas en que el capitalismo no solo no nos sirve, sino que a menudo nos lastima también. El capitalismo nos dice que todo nuestro valor reside en nuestra productividad , lo que se traduce en nuestra capacidad de utilizar nuestro tiempo de manera efectiva para ganar dinero. Es un truco ingenioso, que anuncia la ambición personal y, en el proceso, nos induce a trabajar hasta la muerte (¡literalmente!) Al servicio de un sistema que beneficia a muy pocos. Entonces si dejamos esa vieja normalidad de depender del capitalismo… la nueva normalidad sería hacer más cosas nosotros mismos como preparar las tres comidas, gestionar las salidas en auto, racionar el tiempo de forma inteligente y aprovechar el tiempo extra en cosas PERSONALES: leer, dibujar, belleza e higiene en casa, hablar por teléfono….sin caer en la tentación y la esclavitud de las redes sociales de documentar todo lo que hacemos en instagram con un previo retoque y estar pegados en el smarphone para ver cómo pasan sus días extraños.

Construir resiliencia local

Por supuesto, resistir el dominio del capitalismo no se trata solo de cocinar en casa y practicar meditación en casa. Requiere una reformulación radical de cómo pensamos acerca de nuestro papel como consumidores, ciudadanos y miembros de la comunidad.

Aunque los eventos colectivamente traumáticos han llevado históricamente a cambios socialmente progresivos, no hay garantía de que se produzca un gran cambio de esta pandemia. Tenemos que asegurarnos activamente de que así sea.

Esa necesidad es increíblemente urgente, y tiene que comenzar con una especie de excavación de nuestros mundos internos. Tendremos que encontrar la fuerza para enfrentar nuestros miedos y los desafíos que tenemos por delante. Como dijo la profesora de meditación y psicóloga Tara Brach:

Justo en este momento, si eres intencional [sobre] cómo quieres pasar por esto, el sufrimiento que surge puede volverte hacia tus recursos más profundos. De alguna manera nos respaldan. En nuestra valentía, en nuestra sabiduría y nuestro amor.

Qué papel juega el miedo en esta pandemia

En lugar de pensar en este miedo como algo de lo que debemos tratar de deshacernos de inmediato cuando surge dentro de nosotros, nos insta a examinar su utilidad: El miedo es una parte inteligente de nosotros.

Deberíamos tener miedo de que las cosas vuelvan a la normalidad. Asustado de una manera que muchos de nosotros no estábamos antes. Ese miedo está tratando de decirnos algo. Qué es lo normal?

Porque somos más que trabajadores y consumidores. Somos vecinos, amigos, maestros, padres, cuidadores y sanadores. Somos jardineros, panaderos, alcantarillados, carpinteros, artistas, escritores y fabricantes. Una vez que aceptamos que nuestro valor intrínseco reside en algo más que nuestro producto económico, podemos comenzar a habitar plenamente estos roles que no tienen nada que ver con obtener un ingreso.

Al hacerlo, también podemos abrazar la idea de ser más dependientes el uno del otro. Podemos intercambiar productos con amigos que tienen jardines, o intercambiar una máscara hecha a mano por una barra de pan; podemos compartir servicios de cuidado infantil y coordinar la limpieza del vecindario y los esfuerzos para sacar el voto. Podemos ser voluntarios para ayudar a aquellos que están luchando, y aceptar ayuda cuando la necesitemos. Entonces, podemos encontrarnos un poco menos dependientes de un cheque de pago y una cadena de suministro global precaria que, ahora sabemos, puede fallar en cualquier momento.

Simplemente comprar menos es un acto de resistencia en sí mismo, y los grupos locales “Buy Nothing” en Facebook y otros sitios ofrecen formas de obtener lo que necesita de las personas que viven a su alrededor. Crear intercambios de habilidades e intercambios en su comunidad también puede ser una forma de beneficiarse de los recursos que lo rodean y ofrecer algo a cambio, ya sea cuidado de niños, exceso de fruta de su patio trasero o clases de yoga.

No es casualidad que a medida que la pandemia se apoderó y nuestros sistemas económicos comenzaron a fracasar, muchos se encontraron conociendo a las personas que los rodeaban por primera vez, y el surgimiento de los llamados ” grupos de ayuda mutua ” se convirtió en la forma en que muchas personas son sobreviviente. Estamos listos a la nueva normalidad, porque a fin de cuentas… Qué es lo normal?


Etiquetas: