Saltar al contenido

Responsabilidad Social Individual el cómo practicarlo

Cómo ser responsable

Cómo practicar la Responsabilidad Social Individual. Sé responsable en cada decisión, en cada momento, en cada aspecto de tu vida. La Responsabilidad Social Individual es la conducta ética del ciudadano para consigo mismo y con su entorno, y va mucho más allá del cumplimiento de las obligaciones legales, está relacionada con nuestra actitud en el hogar, con nosotros mismos, con nuestra familia, con nuestros amigos, con el ambiente, con el trabajo, con nuestros vecinos y con la sociedad.

Cómo ser responsable? Querer ser más responsable es admirable. Ser responsable puede parecer difícil al principio, pero si sigues así, ¡se convertirá en una segunda naturaleza para ti! Para ser responsable, debe cumplir sus promesas y cumplir con los compromisos que ha asumido. Debe organizar su tiempo y dinero, así como cuidarse a sí mismo y a los demás, incluidas las necesidades físicas y emocionales.

Sé Responsable. Responsabilidad Social ABC.

Pasos simples y sencillos para educar en casa en cómo debemos ser responsables.

Limpia después de ti mismo sin que te lo pidan. Cuando ensucies, límpialo; no lo dejes allí para que alguien más lo encuentre. Hiciste el desastre, por lo que deberías ser tú quien lo limpie. Piense en cómo se sentiría otra persona si se metiera en el desorden o si alguien ya lo hubiera limpiado. 

  • Por ejemplo, si crea un gran desastre mientras hace un sándwich, tómese el tiempo para guardar los ingredientes, limpie las migajas derramadas y lave los platos que hizo o los puso en el lavavajillas.

Coloque las cosas en su lugar adecuado para que no tenga que hacerlo más tarde. Es su trabajo mantenerse al día con las cosas que posee, desde sus zapatos hasta sus llaves. Si los coloca en el lugar adecuado cuando termine de usarlos, no tendrá problemas para encontrarlos más tarde. No solo ayuda a mantener las cosas organizadas, sino que demuestra que valoras las cosas que tienes. 

  • Por ejemplo, siempre ponga las llaves en el gancho o la mesa cuando entre por la puerta, para saber dónde están.

Haz las cosas sin que te lo pidan. Hacer las cosas que le piden que haga es responsable. Pero para demostrar que puedes cuidarte a ti mismo y a los demás, debes hacer las cosas antes de que te lo pidan. Eso demuestra que eres lo suficientemente responsable como para ver lo que hay que hacer y cuidarlo. 

  • Por ejemplo, tal vez notas que nadie ha sacado la basura hoy. No lo dejes solo para que lo haga otra persona. Toma la iniciativa de hacerlo tú mismo.
  • Alternativamente, tal vez nadie ha hecho planes para la cena. Haga un plan juntos y prepare la cena para todos.

Coloque las necesidades de los demás antes que las suyas. Cuando tienes una familia, amigos y / o mascotas, ser responsable puede significar poner sus necesidades por encima de las tuyas. Eso no significa que no te cuides. Pero sí significa que es posible que deba cuidarse más tarde si alguien que ama tiene una necesidad en este momento. LO QUE TÚ HACES ME AFECTA… PERO LO QUE YO HAGO TE AFECTA TAMBIÉN! Practica la Responsabilidad Social.

  • Por ejemplo, tal vez realmente necesites comer, pero alguien en tu familia recibe un corte que necesita atención en este momento. Obviamente, debes ayudarlos primero antes de comer.
  • A veces, poner las necesidades de los demás primero comienza por determinar cuáles son realmente nuestras “necesidades” y cuáles son nuestros “deseos”. Por ejemplo, tal vez quieras salir con tus amigos, pero tus padres necesitan que te quedes en casa para cuidar niños. Salir con tus amigos puede parecer una necesidad, pero es más un deseo.

Se consistente. Su responsabilidad no significará mucho si es impredecible. Si quiere ser responsable, debe encontrar una rutina que funcione para usted y seguirla. Por ejemplo, no solo estudies durante diez horas seguidas y luego dejes de estudiar durante 3 semanas; en cambio, pase 1 hora todos los días revisando el material del curso.

  • Mantenerse constante también significa cumplir su palabra y cumplir con los compromisos que se compromete con usted mismo y con los demás.
  • Ser confiable muestra que las personas pueden depender de usted para que haga lo que dice que va a hacer.

Hazte responsable de tus acciones. Eso significa que cuando haces algo mal, confía en ello. Vas a cometer errores; todos lo hacen. Sin embargo, cuando demuestras que eres responsable es cuando puedes decir que cometiste un error. 

  • Incluso si nadie “lo atrapa” haciendo algo malo, dígale a la persona correcta que fue su error. Por ejemplo, si accidentalmente rompe la posesión de un amigo, no intente ocultarla. Di: “Lo siento, rompí accidentalmente tus gafas de sol. ¿Puedo reemplazarlas?”

Di la verdad para mantener tus relaciones auténticas. Las mentiras piadosas, como decirle a alguien que te gusta su nueva bufanda cuando no, generalmente no son un problema. Sin embargo, cuando dejas que grandes mentiras entren en relaciones, como mentir sobre lo que haces con tu tiempo, puede tener mayores consecuencias. Intenta ser lo más honesto posible, ya que la honestidad demuestra que eres lo suficientemente responsable como para decir la verdad. 

  • Además, cuando mientes, debes mantener tus mentiras rectas, lo que puede ser difícil.

Manténgase en contacto con sus seres queridos y amigos. No dejes que tus relaciones se desvanezcan. Organice reuniones o organice eventos para mostrar su responsabilidad y mostrar que está tratando activamente de pasar tiempo con ellos.

  • Ofrezca ayudar a otros cuando lo necesiten. Nunca se sabe cuándo es posible que deba pedir un favor.
  • Tómese el tiempo para reunirse en persona. Deberá ser lo suficientemente responsable como para organizar bien su tiempo y hacer planes con anticipación para ver a las personas que conoce.
  • Cuando estés con otras personas, baja el teléfono. Pon a las personas frente a ti antes de las redes sociales.

Encuentre soluciones para problemas en lugar de echarle la culpa. Los problemas surgen en cualquier relación. En lugar de culpar a la otra persona, trata de encontrar una manera de resolverlos. Una persona responsable busca soluciones en lugar de tratar de decidir de quién es la culpa. 

  • Por ejemplo, tal vez usted y un miembro de su familia siguen comunicándose mal cuando envían mensajes de texto. Ha causado varias peleas.
  • En lugar de culpar a la otra persona, siéntense juntos y traten de descubrir cómo pueden mejorar. Tal vez pueda aceptar ser más específico en sus textos o pedir una aclaración cuando sienta que no tiene suficiente información.
  • Del mismo modo, no ataque a alguien en lugar de lidiar con el problema. Los ataques personales no te llevarán a ninguna parte.


Piensa antes de hablar para demostrar que te importa. 
Las personas que no son responsables con sus palabras gritarán lo primero que se les ocurra, incluso llamar a los nombres de otras personas. En cambio, tómese el tiempo para pensar sus palabras. No dejes que tu ira te venza. 

  • Si te encuentras demasiado enojado para controlar lo que estás diciendo, trata de contar hasta 10 en tu cabeza mientras respiras profundamente y te relajas. Incluso puede decirle a la otra persona: “Necesito un momento para calmarme antes de que nuestra conversación continúe. No quiero decir algo que no quiero decir”.

Aprende a pensar en los pensamientos y sentimientos de otras personas. La empatía es sentir lo que otras personas sienten. Cuando diga algo o haga algo, piense en cómo hará sentir a la otra persona. Si no estás seguro, considera cómo te haría sentir. Si te hace sentir mal, reconsidera lo que estabas pensando en hacer o decir. 

  • No eres responsable de lo que otras personas sienten. Sin embargo, usted es responsable de lo que les dice y de cómo actúa con ellos. Una persona responsable tiene la empatía de pensar en lo que otras personas sienten en una situación dada.


Haga un horario para planificar su tiempo. 
SER PUNTUAL ES SER RESPONSABLE! .Ya sea que tenga un planificador diario o use una aplicación de teléfono, un cronograma lo ayuda a cumplir con sus responsabilidades. Te recuerda lo que necesitas estar haciendo. Además, te muestra dónde pasas tu tiempo. 

  • Escriba las citas que tiene, los lugares a los que va todos los días y las tareas que debe realizar todos los días. Trate de programar el tiempo para cada tarea, como “Platos 3:15 pm-3: 30 pm”, “Tarea 3:30 pm-4: 30 pm”, y así sucesivamente.
  • Consulte su horario durante todo el día para cumplirlo.

Cuida tus tareas antes de divertirte. Un aspecto de ser responsable es no posponer sus tareas hasta que se haya divertido. Comience haciendo lo que necesita hacer primero, y luego podrá relajarse y divertirse después. 

  • Por ejemplo, si necesita lavar los platos pero quiere salir, primero haga los platos. Entonces puedes estar afuera sin la responsabilidad sobre tu cabeza.

Comprueba cuánto tiempo pasas en las redes sociales. Las redes sociales pueden agotar gran parte de tu tiempo sin que te des cuenta. Puede pensar que no tiene suficiente tiempo para hacer sus tareas, pero es probable que lo haga si deja su teléfono, tableta o computadora. [12]

  • Intente usar una aplicación que limite el tiempo que pasa en su teléfono o computadora. Puede ayudar a enseñarle responsabilidad con su tiempo.


Ahorre tiempo para retribuir a su comunidad también. 
sé voluntario. Si bien cuidar de su vida personal es muy importante, también lo es cuidar de su comunidad. Usted es miembro de su comunidad más grande y debe participar para que sea un mejor lugar para vivir. Reserve tiempo cada mes solo para ser voluntario. 

  • ¡El voluntariado no tiene que ser aburrido! No importa lo que amas, desde la naturaleza hasta los libros, puedes encontrar una manera de participar en ese interés mientras trabajas como voluntario. Por ejemplo, podría trabajar para limpiar un parque local o ayudar a archivar libros en su biblioteca local.

Mantenga sus compromisos a largo plazo. Cuando algo es divertido y nuevo, es fácil comprometerse con él. Sin embargo, se vuelve un poco más difícil cuando la novedad desaparece. Ya sea estar en un club, asumir un papel de liderazgo en una organización comunitaria o ser voluntario, debe estar en él a largo plazo. 

  • Cuando te comprometes a hacer algo, quédate con eso. Eso no significa que tengas que hacerlo para siempre. Sin embargo, si usted, por ejemplo, asume un rol de liderazgo durante un año, manténgalo al menos durante ese año, a menos que no pueda por alguna razón.

Aprende a establecer metas para ti mismo . Elija algunos objetivos que desea lograr. Podrían ser objetivos a largo plazo, como convertirse en médico o convertirse en un mejor amigo. Alternativamente, podrían ser a corto plazo, como hacer la cama todos los días o correr un 5K en un mes. Sean cuales sean, escríbalos y elabore un plan sobre cómo los abordará exactamente.

  • Una vez que establezca metas, descubra los pasos concretos que puede tomar cada día para alcanzar esas metas. Por ejemplo, si desea correr un 5K, haga un plan de cuánto necesitará caminar o correr cada día para correr hasta correr un 5K en un mes.

Establece metas de dinero para ti mismo. Si todavía estás en la escuela secundaria o eres un adulto, debes tener metas para tu dinero. De esa manera, tiene algo por lo que trabajar y una razón para guardar dinero regularmente. Además, no necesitará pedirle ayuda constantemente a las personas que lo rodean. 

  • Por ejemplo, tal vez desee ahorrar para un automóvil. Decida cuánto quiere gastar en un automóvil investigando los que hay en su área. Luego, comience a ahorrar dinero cada vez que obtenga algo para ayudar a construir el fondo de su automóvil.

Encuentre una forma de ganar dinero para usted. Incluso si todavía estás en casa, puedes encontrar formas de ganar dinero. Haga trabajos ocasionales para los vecinos o pregúnteles a sus padres si tienen alguna tarea por la que le pagarán. 

  • Incluso puede obtener un trabajo a tiempo parcial fuera de su casa. El cuidado de niños o ser un salvavidas a menudo son buenos trabajos a tiempo parcial cuando eres más joven.

Haz un presupuesto . Un presupuesto es solo un documento que muestra el dinero que ingresa y hacia dónde desea que vaya. Pruebe con un presupuesto mensual, donde documente cuánto efectivo recibe cada mes. Luego, agregue cantidades para las cosas en las que necesita gastar dinero, como alimentos, así como el dinero que necesita ahorrar para emergencias y necesidades futuras. Reste estas cantidades del dinero que recibe cada mes para determinar lo que puede gastar en otras cosas divertidas. 

  • Puede usar algo tan simple como un trozo de papel y un bolígrafo para crear un presupuesto, pero también puede usar una hoja de cálculo o una aplicación de presupuesto para ayudarlo a resolverlo.

Evite estar constantemente endeudado. ¡Cuidado con las solicitudes de préstamos o empeños! No ponga más en su tarjeta de crédito de lo que puede pagar cada mes, a menos que tenga una emergencia. Trate de no pedir prestado a amigos y familiares. En cambio, ahorre dinero para estar preparado para cualquier emergencia que se presente. 

  • La deuda significa que está pagando más por las cosas que compró. Alternativamente, significa que le debe dinero a un amigo o familiar. Tampoco es una forma responsable de gastar dinero, aunque sí ocurren emergencias.

¿Qué tan difícil es hacerse responsable?

Depende de en qué etapa te encuentres ahora. Si está haciendo las cosas que debe hacer y está haciendo las tareas a tiempo y quiere hacer un poco más, entonces no será tan difícil. Pero si tiene dificultades para hacer las cosas a tiempo y tiene demasiadas tareas para hacer malabares, podría ser más difícil. Para hacerlo más fácil, puede reducir algunas actividades y escribir mensajes motivadores en las fichas para recordar que debe ser más responsable.

Deja de inventarte excusas

Si, y cuando cometes un error, confía en ello . En lugar de transferir la culpa a alguien u otra cosa, diga la verdadera razón por la que no pudo hacer algo. Al encontrar una excusa, admites ser irresponsable. Además, te hace un cobarde. Si no puede completar una tarea como llegar a tiempo a una reunión o algo similar, no haga la promesa en primer lugar.

Debes pensar con claridad sobre lo que puedes y no puedes hacer para evitar tener que excusarte. Aún mejor, cuando te encuentres en este tipo de situación, di por qué no hiciste eso en lugar de inventar una pequeña mentira.

Deja de Quejarte

Los quejosos suelen ser las personas que hablan demasiado y no hacen nada. Pueden ser grandes con las palabras, pero cuando se trata de hacer algo sobre un problema, están inmóviles. Alternativamente, puede dejar de quejarse y asumir la responsabilidad en sus propias manos. Si no le gusta cómo se lleva a cabo una determinada tarea, hágalo usted mismo o consulte con la persona que lo hizo mal.

Aprende a administrar sus finanzas

Una de las principales responsabilidades que tendrá como adulto es cuidar su dinero. Obtendrá un trabajo, recibirá un salario e intentará vivir con él mes a mes. Tal vez, intentes guardar un poco a un lado, como precaución; Los ahorros son siempre una buena idea. Desafortunadamente, no todos aprenden o saben cómo administrar sus finanzas.

Por lo general, las personas gastan la mayor parte de su salario antes de fin de mes. A veces, incluso descuidan pagar sus facturas porque encontraron otra cosa, generalmente brillante, en la que gastar el dinero. Estos son ejemplos de lo que hace una persona irresponsable.

Si desea que lo tomen en serio y viva una vida normal, deberá aprender a lidiar con el dinero. Debe pagar todas sus facturas cuando reciba su salario. Luego, compre alimentos y haga un plan sobre cómo usará el resto. También debería tener algo de dinero en su cuenta de ahorros o, tal vez , podría invertir parte de ella . Ambos son mejores que gastar imprudentemente, lo que puede generar deudas y otros problemas para usted.

ISO 26000 Cómo ser una empresa responsable

Basándonos en la definición de la norma ISO 26000 de responsabilidad social, la responsabilidad social individual (RSI) o personal es la responsabilidad que tiene una persona ante los impactos que sus acciones y decisiones tienen en su entorno (social, laboral, económico y ambiental).

Considerando las 7 materias fundamentales de la norma ISO 26000, pudiéramos relacionar la responsabilidad social individual con:

  • Derechos humanos.
  • Prácticas laborales.
  • Medio ambiente.
  • Prácticas justas de negocios.
  • Como consumidor.
  • Con la comunidad y la sociedad.

La RSI no es un concepto lejano a la RSE, al contrario, es el elemento que le debe dar combustible y que hace que la RSE tenga sentido. Por lo tanto, la RSI debe ser el pilar de la RSE, no tendremos organizaciones responsables si la sociedad no lo valora.

Es el espejo de la RSE especialmente de la alta dirección, donde sus decisiones, estrategias en Responsabilidad Social y comportamientos son vitales. Es ir mas allá de los mínimos legales en organizaciones, es ser activo en la sociedad que alimenta la RSE.

La RSI es sinónimo de transparencia, escucha activa y mejora continua personal. Las personas que tienen autoestima alto tiene una vida más productiva y activa, tomando responsabilidad de todo aquello que realizan para poder cumplir las metas y sueños que quieren en su vida, pero ¿Te has preguntado de que eres responsable?

Importancia de la Responsabilidad Social Individual

  • Se responsable de las acciones que realizas a diario, recuerda que tienen consecuencias que muchas veces pueden llegar a afectar a terceros.
  • Tu eres la única persona que decide sobre tu tiempo y en qué o quiénes lo utilizas.
  • Cuando te encuentres en problemas buscan la manera de solucionarlos de la manera más rápida y correcta, sin tener miedo de pedir disculpas o aceptar que te equivocaste.
  • Tú eres quien decide si quieres ser feliz cada día. Despierta con una sonrisa que cambiará tu rutina.
  • Uno de los puntos más importantes es la manera en la que tratas a los demás, ya sea tu familia o las personas que te rodean. Se cuidados@ y evita faltar el respeto con comentarios que llegues a realizar o la manera de tratarlos.

La responsabilidad social en las redes sociales

Las redes sociales son herramientas de comunicación corporativas que se caracterizan por su inmediatez y su viralidad, particularidades que hay que tener en cuenta con rigor a la hora de plantearse una estrategia de comunicación en social media. En el caso concreto de la RSC, el seguimiento de pautas concretas en la difusión de este valor permite hacer pública la cultura responsable de la empresa sin transmitir una imagen arrogante, acercándose de forma sencilla a sus públicos objetivos.

Pero los usuarios de las redes sociales, al igual que quienes comunican a través de los medios de comunicación impresos y electrónicos, tenemos una gran responsabilidad. Un comentario sin sustento puede implicar una violación a derechos de terceros, un atentado a la dignidad de las personas o afectar la reputación de una institución; todo ello puede poner en riesgo la estabilidad laboral de quien escribe.

Una estrategia de comunicación en redes sociales no es únicamente tener una página en Facebook o un perfil en Twitter, sino lograr una mezcla multimedia que permita un “diálogo” con los públicos y capitalizar la retroalimentación por parte de los usuarios de las redes. Lo importante, en tiempos en que surge más información de la que cualquiera puede procesar, es convertirse en referente, ofrecer un valor agregado que invite a ser seguido a través de contenidos planeados para renovarse consistentemente con información atractiva.

A fin de cuentas, sea por estrategia o por iniciativa personal, es mejor pensar antes de publicar en las redes sociales.

¿Cómo ser responsable? Practicando la Responsabilidad Social.

  1. Comprende que la responsabilidad se gana. No es algo a lo que tienes derecho. Si alguien tiene dudas acerca de darte una responsabilidad mayor, probablemente sea porque has sido descuidado con las responsabilidades que ya tienes. Tal vez pienses, “pero las responsabilidades que tengo ahora son tan insignificantes, aburridas, estúpidas, etc., si me dieran algo más exigente lo tomaría más en serio”; pero esa es una característica de la gente irresponsable, pues hacen las cosas mientras las encuentren exigentes, divertidas, y nuevas, y cuando eso se acaba pierden interés.
  2. Responsabilidad Social. Ya sea que te encuentres en el trabajo, la escuela, o que seas miembro de un equipo de fútbol, debes probar que puedes manejar lo más pequeño para que así puedan otorgarte mayores responsabilidades.
  3. Deja de poner excusas. En toda situación siempre hay factores que no podemos controlar. Las personas irresponsables tienden a echar la culpa a esos factores, usándolos como excusas. Cada vez que tengas una excusa, es como decir “Yo no soy responsable de esto porque…” cuando lo que realmente estás diciendo es “no soy responsable”. Pon atención en como piensas y hablas. ¿Te das cuenta que pones excusas? Las excusas vienen en muchas formas y tamaños, pero la más común es “lo hubiera hecho, pero…”.
  4. Admite tus errores. Aprender de los errores es un punto a favor de la responsabilidad. Hacerlo no solo transforma el tiempo perdido en algo valioso, en una experiencia que cambia el curso de las cosas; sino que te ayudará a no desperdiciar tiempo en el futuro ya que no volverás a cometer ese error. Si nunca pagas por algo que hiciste mal, entonces ¿cómo aprenderás del error? Uno de los puntos clave de aceptar responsabilidades es ser capaz de decir “Realmente lo arruiné. No lo volveré a hacer”
  5. Deja de culpar a la gente por tus errores. Otra forma de aceptar responsabilidades es dejar de echar la culpa a todos los que te rodean. Sé consciente, por ejemplo, de que reprobaste matemáticas debido a que no estudiaste, y no porque el profesor te odia. Si engañaste a tu pareja fue porque así lo quisiste, no porque esa persona no te dio suficiente atención. Si llegaste tarde al trabajo fue porque no saliste de casa lo suficientemente temprano, no debido al tráfico. El culpar a otras personas en lugar de reconocer tu culpa no solo te volverá rencoroso, sino que también no permitirá que mejores tu vida
  6. Deja de quejarte. Quejarse es otro hábito inútil de las personas irresponsables. Si únicamente te dedicas a quejarte de tu jefe, del clima, o de lo costoso que es un café en Starbucks, no llegarás muy lejos. Quejarse es otra forma de echarle la culpa al mundo de tus problemas en lugar de tomar la iniciativa y conocer qué es lo que puedes cambiar. Es posible que no puedas cambiar los precios del café en Starbucks, pero sí puedes comprar tu propia máquina de café y lograr un ahorro en tu café matutino.
  7. Deja de hacerte la víctima. El mundo no está en contra tuya. Si quieres comenzar a ser responsable, entonces deja de pensar que todos quieren hacerte cometer errores. El policía no te dio esa multa por exceso de velocidad porque estaba decidido a castigarte; lo hizo porque fuiste en contra de las leyes.
  8. Acepta que no puedes controlar todo. Aunque aceptar responsabilidades es importante para tus acciones, también es importante entender que existen algunas cosas en la vida que simplemente están más allá de tu alcance. No eres responsable por los problemas con la bebida de tu mejor amigo. No puedes ser responsable por el fracaso de la compañía en la que trabajas, a menos que sea completamente tu culpa. Y tampoco puedes ser responsable porque la persona con la que vives fue irresponsable al no pagar las cuentas a tiempo. Concéntrate en las cosas que puedes controlar y no intentes resolver todos los problemas del mundo.

Habilidades de responsabilidad social

  1. Practica la autodisciplina. Si quieres ser responsable, entonces deberás practicar la autodisciplina. Esto no significa que debas tener la ética de trabajo de un científico de la NASA o la rutina de un cadete militar, significa que debes ser capaz de saber cómo y cuándo el trabajo esté listo, y no obviar alguna tarea importante simplemente para ir a divertirte. Para ser autodisciplinado, deberás trazarte metas y cumplirlas sin distraerte. Elabora una lista de pendientes manejable e intenta cumplir tantas tareas como sea posible.
  2. Recuérdate cuánto falta para que concluyas con tus obligaciones, y así te mantendrás motivado. Es cierto que estudiar para tu examen de biología no es divertido, pero pensar en cuán bien te sentirás cuando obtengas una “A” en la clase y cuánto ayudará esto a que llegues a ser doctor, puede ser una gran motivación
  3. Aprende a lidiar con las dificultades. Si quieres ser realmente responsable, entonces deberás saber cómo lidiar con todos los retos que te presenta la vida, no simplemente con cosas como aprobar tu siguiente examen de matemática. Esto significa saber cómo comportarte ante alguna tragedia o algún momento difícil. Deberás ser responsable ante noticias devastadoras, mantenerte calmado, y ser el apoyo de otras personas que te necesiten
  4. Sé capaz de hacer varias cosas a la vez. El poder realizar varias tareas al mismo tiempo es una habilidad esencial para las personas responsables. Si quieres ser realmente responsable, deberás ser capaz de hacer malabares para poder completar todas tus obligaciones. Ser responsable implica cuidar a tus hijos, tener éxito en el trabajo y recordar pagar las cuentas a tiempo, todo en el mismo día. Aunque no puedas terminar todo al mismo tiempo, no puedes dejar totalmente de lado una tarea para hacer otra.
  5. Aprende a comprometerte con lo que hagas. Aunque no deberás comprometerte con algo o con alguien sin un propósito, no deberás crear una especie de fobia al compromiso que haga que ni siquiera seas capaz de ir a más de una clase de yoga al mes sin que sientas que es demasiado para ti. Comprométete con algo, ya sea con algún trabajo del periódico de la escuela, o con tu nueva y saludable relación. Esto te ayudará a cuidar de algo más que no seas tú, y te ayudará a desarrollar hábitos saludables y rutinas relacionadas a esto.
  6. Aprende a administrar tu dinero. Esta es otra cualidad importante en las personas responsables. Si te das cuentas de que vives pagando cuentas y sin saber en qué se va tu dinero cada mes, entonces es necesario que te tomes un tiempo para revisar tus cuentas y hagas una lista de todas las cosas en las que realmente no necesitas gastar dinero. Ser responsable con tus finanzas te ayudará a superarte, a aprender a moderarte, y a no ser una persona impulsiva.
  7. Sé consistente. Tu responsabilidad no valdrá mucho si la condicionas a ciertas ocasiones. Si quieres ser responsable, entonces deberás establecer una rutina que se adecúe a tus necesidades y ceñirte a esta. No estudies simplemente durante 10 horas y luego dejes de hacerlo durante 3 semanas; mejor pasa una hora o dos al día revisando el material de tu curso. No devuelvas la llamada a un amigo después de varios días, cuando ya no te necesita; mejor devuélvele la llamada al día siguiente cuando sea algo importante.
  8. Sé confiable. Parte de ser responsable es ser alguien de quien se puede depender. Si nunca nadie te pide que lo lleves en tu auto ni te piden ayuda después de la escuela o del trabajo ya que saben que les fallarás, pues les dirás que los ayudarás y luego lo olvidarás por completo, o simplemente porque eres el tipo de persona en el que no se puede confiar, incluso para las tareas más simples; entonces tienes un problema. Esfuérzate por cumplir tu palabra y ser una persona de quien los demás puedan depender.
  9. Toma la retroalimentación en serio. Parte de ser responsable es estar abierto a las críticas y hacerle saber a las personas cuando te den una retroalimentación que te ayudará a mejorar como persona. Si quieres ser responsable en la escuela, escucha a tus profesores cuando te digan en qué puedes mejorar. Si quieres ser responsable en el trabajo, escucha a tus superiores cuando te mencionen aspectos en los que debes mejorar. Si tus amigos te hacen notar un defecto del que puedes hablar de manera razonable, no lo ignores creyendo que tienes todo bajo control.

Impacto de las acciones de responsabilidad social personal

Todo cambio radical y de alto impacto proviene de un cambio interior. para cambiar por fuera, hay que cambiar por dentro. Lograr que nuestros sentimientos, pensamientos, intereses y valores estén orientados a procurar y promover el bien.

Así nace la Responsabilidad Social Empresaria, es una consecuencia de la Responsabilidad Social Individual.

Los impactos de las acciones de responsabilidad social personal son y serán siempre positivos, porque a fin de cuentas procuran el equilibrio social, ambiental y económico de la sociedad. Si país replicará estos esfuerzos… un planeta sostenible está garantizado.