La ropa usada está de moda ¿Comprarías de segunda mano?

jeans

AL parecer ya no se le hace el feo a la ropa usada o de seguna mano. Si bien se espera que la moda rápida continúe creciendo un 20% en los próximos 10 años, la moda de segunda mano está lista para crecer un 185%.

Una fuerza masiva está remodelando la industria de la moda: la ropa de segunda mano.

Según un nuevo informe, se proyecta que el valor del mercado de ropa de segunda mano de EE. UU. Se triplicará en los próximos 10 años, de $28 mil millones USD en 2019 a $80 mil millones USD en 2029, en un mercado estadounidense que actualmente vale $379 mil millones USD. En 2019, la ropa de segunda mano se expandió 21 veces más rápido que la venta minorista de ropa convencional.

Aún más transformador es el potencial de la ropa de segunda mano para alterar drásticamente la prominencia de la moda rápida, un modelo de negocio caracterizado por ropa barata y desechable que surgió a principios de la década de 2000, personificada por marcas como H&M y Zara. La moda rápida creció exponencialmente durante las siguientes dos décadas, alterando significativamente el panorama de la moda al producir más ropa, distribuirla más rápido y alentar a los consumidores a comprar en exceso a precios bajos.

Si bien se espera que la moda rápida continúe creciendo un 20% en los próximos 10 años , la moda de segunda mano está lista para crecer un 185% . Quizá la ropa usada sea una tendencia de la moda ética.

Esta tendencia de la ropa de segunda mano tiene el potencial de remodelar la industria de la moda y mitigar el impacto ambiental perjudicial de la industria en el planeta.

El gran negocio de la ropa usada o ropa de segunda mano

El mercado de la ropa de segunda mano se compone de dos categorías principales:

  • Tiendas de segunda mano y
  • Plataformas de reventa. Esta categoría ha impulsado en gran medida el auge reciente.

La ropa de segunda mano se ha percibido durante mucho tiempo como gastada y contaminada, principalmente buscada por buscadores de tesoros o de gangas . Sin embargo, esta percepción ha cambiado y ahora muchos consumidores consideran que la ropa de segunda mano es de calidad idéntica o incluso superior a la ropa sin usar. También ha surgido una tendencia de “cambio de moda”, o comprar ropa de segunda mano y revenderla, especialmente entre los consumidores jóvenes.

Ahora queremos todo más accesible, los tiempos de presumir moda con un valor extratosférico… ya pasaron de moda

La tendencia de la ropa de segunda mano también parece estar impulsada por la asequibilidad, especialmente ahora, durante la crisis económica de COVID-19 . Los consumidores no solo han reducido su consumo de artículos no esenciales como la ropa , sino que están comprando más prendas de calidad en lugar de ropa barata y desechable.

Para los revendedores de ropa, la contracción económica en curso combinada con el mayor interés en la sostenibilidad ha demostrado ser una combinación ganadora ..

La industria de la moda se ha asociado durante mucho tiempo con problemas sociales y ambientales , que van desde el mal trato a los trabajadores de la confección hasta la contaminación y los desechos generados por la producción de ropa.

En la actualidad, menos del 1% de los materiales utilizados para fabricar ropa se reciclan para fabricar ropa nueva, una pérdida anual de $500.000 millones USD para la industria de la moda.

Es la industria de la moda rápida la que nos ha estado contaminandoo

La industria textil produce más emisiones de carbono que las industrias marítima y aérea juntas . Y aproximadamente el 20% de la contaminación del agua en todo el mundo es el resultado de las aguas residuales de la producción y acabado de textiles.

Los consumidores se han vuelto más conscientes del impacto ecológico de la producción de prendas de vestir y con mayor frecuencia exigen que las empresas de ropa amplíen su compromiso con la sostenibilidad . La compra de ropa de segunda mano podría proporcionar a los consumidores una forma de rechazar el sistema de moda rápida.

La compra de ropa de segunda mano aumenta la cantidad de propietarios que tendrá un artículo, lo que prolonga su vida útil, algo que se ha acortado dramáticamente en la era de la moda rápida . (En todo el mundo, en los últimos 15 años, la cantidad promedio de veces que se usa una prenda antes de tirarla a la basura ha disminuido en un 36%).

La ropa de alta calidad que se comercializa en el mercado de segunda mano también conserva su valor con el tiempo , a diferencia de los productos de moda rápida más baratos. Por lo tanto, comprar una prenda de segunda mano de alta calidad en lugar de una nueva es teóricamente una ventaja ambiental. Pero algunos críticos sostienen que el mercado de segunda mano en realidad fomenta el consumo excesivo al ampliar el acceso a ropa barata .

Cualquiera sea el motivo del consumidor, aumentar la reutilización de la ropa es un gran paso hacia una nueva normalidad en la industria de la moda, aunque su potencial para abordar los problemas de sostenibilidad aún está por verse.

Sin duda la ropa usada o de segunda mano son más buscados por consumidores de todos los sectores
Etiquetas: