Saltar al contenido

¿Qué significa ser un Unicornio Social? y ¿Cómo puedes desarrollar un proyecto con causa a 2025?

Recientemente el concepto de “Unicornio Social” ha tenido gran cantidad de menciones en el sector de negocios. Pero ¿a qué se refiere este término?

¿Qué es unicornio en los negocios? Las empresas unicornio son aquellas que alcanzan una valoración de $1,000 millones USD sin tener presencia en Bolsa y es el sueño de cualquier start-up tecnológica que eche a andar.

Si bien el atractivo de construir una empresa de mil millones de dólares aún perdura, especialmente en tecnología, hay fuertes indicios de que realmente está naciendo un nuevo tipo de unicornio. Los capitalistas de riesgo pueden estar a la caza de 10 veces los ingresos, pero ¿qué pasa con 10 veces el impacto social o ambiental?

¿Qué es un unicornio social?

Detrás de un unicornio social hay un claro y fuerte propósito social o ambiental.

Está el éxito creciente de los modelos de negocio impulsados ​​por un propósito, como Who Gives a Crap, que ofrece un producto sostenible a los clientes y dona el 50 % de sus ganancias a organizaciones benéficas. 

También hay empresas exitosas como Canva que están duplicando su responsabilidad social corporativa, incluido un compromiso de cero emisiones netas y sus fundadores destinan gran parte de su riqueza personal a fines filantrópicos.

SeResponsable.com es un medio de comunicación con sentido, que bajo un modelo de negocios puede llegar a ser unicornio social.

Betterfly, plataforma de beneficios de bienestar que acaba de llegar al mercado mexicano, es un ejemplo de este modelo de negocio, pues desde su surgimiento, tuvo el compromiso de ser una empresa estructurada de tal manera, que su propósito se encontrara en el centro de todo lo que hace: tecnología, operaciones, cultura y marca enfocados en generar un «triple impacto» entre sus personas, el planeta y la sociedad. 

¿A qué se refiere el triple impacto?

El triple impacto es un concepto de éxito corporativo diferente. El eje de la estrategia ya no pasa sólo por la búsqueda de rentabilidad, sino por un desarrollo donde el rédito se genere sin comprometer los recursos. Es un modelo basado en 3 conceptos: valor económico; mirada social e impacto ambiental.

Estos tres elementos son la base de un Unicornio Social y en Betterfly, nos sentimos orgullosos de ser el primer Unicornio Social de Latinoamérica

Estos son los pilares de un Unicornio Social

  1. Incentivos de Crecimiento e Impacto alineados, dado que el impacto social está contemplado en nuestra visión, misión y forma de medir los resultados de negocio, nuestro producto, marca y estrategia comercial se centran en un viaje de impacto o teoría de cambio que destaca los problemas que queremos resolver, los impactos que queremos generar y los resultados para lograr esos impactos. Todo esto relacionado con tres pilares fundamentales de nuestra propuesta de valor: Protección, Prevención y Propósito.
  1. El impacto social es parte de nuestra estructura corporativa, es parte de nuestra misión legal y está profundamente alineado con las inversiones a través de las normas ambientales, social y comunitario y gobernanza (ESG, por sus siglas en inglés). Para nosotros es fundamental encontrar inversionistas que se apeguen a nuestra filosofía y tuvimos la suerte de encontrar verdaderos socios.

Como dijo Mike Packer, socio de QED Investors: «Invertimos en la Serie A porque vimos el potencial de un gran producto. Invertimos en la serie B porque vimos la rapidez con la que la empresa escalaba y lo bien que ejecutaba. Ahora hemos invertido en la serie C porque estamos convencidos de que Betterfly puede cambiar el mundo».

  1. Somos una Sociedad de Beneficio Público e Interés Colectivo (PBC, por sus siglas en inglés), esto significa que hemos asumido un compromiso legal para generar un impacto positivo social y medioambiental que contribuya a la generar mejoras permanentes.
  1. El propósito está en el centro de nuestra cultura, significa que «actuar con propósito» es uno de nuestros valores principales. Tenemos una estrategia de People and Culture que pone a los colaboradores en el centro: atracción de talento, políticas de trabajo y beneficios, sistema de feedback 360°, desarrollo profesional, entre otros beneficios.  Además, todos los que trabajan en Betterfly tienen una participación en la empresa. Nuestro éxito es compartido y hemos construido una cultura en la que el poder de estar juntos es más importante que estar de acuerdo en todo.
  1.  Donamos parte de nuestros ingresos a causas sociales. Esto forma parte de nuestro modelo de negocio como uno de nuestros tres pilares, y no es una práctica tradicional de RSE. Trabajamos con fundaciones y ONG que están cambiando la vida de las personas afectadas por la pobreza y los cambios en nuestras comunidades debido a la crisis climática. Además, estamos construyendo una estrategia para ir más allá de las donaciones y construir relaciones a largo plazo con estas causas sociales y medioambientales que están cambiando el mundo.

Convertirse en un Unicornio Social se trata de una consecuencia y no de un objetivo en sí mismo. Una startup social tiene muchas oportunidades de mejora y deben estar plenamente comprometidos a «predicar con el ejemplo» para inspirar a la gente a hacer mejor, vivir mejor y buscar una mejor versión de sí mismos y, por lo tanto, seguir difundiendo el propósito social ambiental.

¿Por qué todavía nos aferramos a valoraciones de miles de millones de dólares como las principales medidas de éxito?

¿Qué pasaría si las empresas midieran su éxito salvando mil millones de vidas o mil millones de barriles de petróleo? ¿O albergar a mil millones de personas sin hogar, o poner mil millones de comidas nutritivas en las mesas de las familias necesitadas?

Por supuesto, no hay nada nuevo en que un negocio esté impulsado por algo más que las ganancias. 

La incorporación de la responsabilidad social corporativa en el espíritu de una empresa se ha considerado durante mucho tiempo una buena manera de administrar un negocio, y los inversores idearon métricas ambientales, sociales y de gobierno (ESG) que reconocieron que un negocio que no dañaba a las personas o al medio ambiente era menos riesgoso. y es probable que genere mejores rendimientos.

También hemos visto el aumento de la inversión de impacto, que ve el capital vinculado a resultados sociales y ambientales positivos, así como a rendimientos financieros.

El desafío que ha acompañado estas tendencias ha sido la rendición de cuentas: medir el impacto social no es tan sencillo como una cifra en dólares. Luego existe el peligro de no actuar de manera holística (una silla hecha de plástico reciclado no es buena si está hecha con trabajo infantil) o auténticamente, lo que corre el riesgo de dejar su negocio abierto a acusaciones de «lavado verde» (greenwashing)

Pero lo que está en juego nunca ha sido tan alto para encontrar una manera de que su empresa retribuya. Abordar el cambio climático y la pérdida de biodiversidad se ha vuelto urgente, y la tolerancia a la injusticia social está disminuyendo rápidamente. Si bien la «Gran Renuncia» anticipada parece no haberse extendido por Australia a raíz de la pandemia mundial, los trabajadores seguirán buscando puestos que tengan un propósito.

El unicornio social no se trata de imitar métricas antiguas, se trata de diferencias cualitativas en el enfoque