Saltar al contenido

Contaminación por plásticos. ¿Cómo lograr un 2030 sostenible?

Contaminación por plásticos. Todos dependemos del plástico de un solo uso. Esto debe cambiar. La buena noticia es que la población está despertando ante la crisis mundial por la contaminación por plásticos, avalada por la evidencia científica sobre su impacto ecológico y social. El mar se está plastificando.

El siguiente paso necesario es cambiar el sistema, dejar de usar plástico de un solo uso, el modus operandi del “usar y tirar” por la reducción, reutilización y rellenado.

No puede ser de otra manera. De lo contrario, esto se convertiría en una búsqueda infinita de materiales alternativos (también desechables) que seguirán provocando el aumento de residuos, emisiones de gases de efecto invernadero y problemas de gestión a nivel planetario.

La preocupación social que ha despertado la crisis mundial por la contaminación por plásticos se ha visto acentuada por la creciente evidencia científica sobre su impacto ecológico y social.

Como consecuencia, cada vez son más las personas alrededor del mundo que toman medidas individuales y adoptan soluciones que la mayoría de las grandes empresas han sido incapaz de implementar hasta ahora: rechazar los envases de plástico baratos y desechables, así como exigir alternativas para el envasado de los productos cotidianos que sean reutilizables y se puedan recargar.

Las pequeñas empresas están desarrollando innovadores métodos y modelos de envasado que sirven de inspiración, y para los que a veces lo único que ha hecho falta es aplicar el sentido común.

Ha surgido un movimiento mundial que busca crear un mundo sostenible basado en una cultura centrada en los productos reutilizables, no en los desechables

Plástico de un solo uso en el mar. Contaminación por plásticos

Para mostrar que la solución radica en reutilizar y no en buscar materiales alternativos desechables, presentamos hace unos días el informe “Tirando el futuro”.

Este informe pone el foco en que las verdaderas soluciones van dirigidas a un cambio del paradigma del derroche y despilfarro frente a las verdaderas soluciones de reducción y reutilización, y nunca a envases de cualquier otro material que sigan siendo de un solo uso.

Y entre esas alternativas es indudable que no todos los materiales son iguales. El papel podría proceder de fuentes renovables si la gestión forestal en origen es responsable. El ciclo de vida del papel es, en principio, mucho menos impactante que el del plástico.

La industria del papel se compromete a luchar contra la contaminación por plásticos

Pero la realidad es que el sector papelero tampoco ha hecho los deberes. El mercado internacional de productos papeleros está contaminado por la degradación de los bosques, la deforestación, la tala ilegal y la expansión de plantaciones forestales en espacios de valor ambiental. Decir que el papel es un producto sostenible solo por el hecho de estar fabricado de madera es un disparate.

Es cierto que en países como el nuestro, el aprovechamiento de los recursos es fundamental para dinamizar el medio rural, y que el que sector forestal juega y deberá jugar un rol importante dentro de nuevos paradigmas de sostenibilidad (bioeconomía, economía circular, etc.).

En España este sector es clave para la recuperación de paisajes tradicionales resilientes a los grandes incendios forestales y aportando soluciones a la “España Vaciada”. Pero esto no es un cheque en blanco al sector papelero. Contaminación por plásticos.

Dada la motivación pública para resolver la crisis mundial de la contaminación por plásticos, lgunas de las mayores empresas productoras de envases desechables a nivel mundial están empezando a asumir que deben ponerse manos a la obra.

Algunas de estas empresas se han comprometido a tomar medidas que a primera vista parecen prometedoras, pero que tras un profundo análisis resulta obvio queson más de lo mismo y que lo único que hacen es invertir en soluciones falsas que mantienen a la sociedad anclada a los plásticos de un solo uso, desvían la atención de mejores sistemas, y perpetúan la cultura de usar y tirar, a la vez que confunden a la ciudadanía.

Nos encontramos en un momento de cambio. Las grandes empresas mundiales no deben permanecer ancladas en el pasado promoviendo soluciones falsas, sino que deben urgentemente cambiar su modelo empresarial para establecer nuevas prioridades y seguir el ejemplo de las personas de todo el mundo iniciando una transición justa que nos aleje de la economía de usar y tirar.

La contaminación por plásticos amenaza nuestro medioambiente

El equivalente a un camión de basura cargado de plástico se vierte al océano cada minuto.1 Una vez en el medio marino, el plástico se rompe en pedazos cada vez más pequeños.

De hecho, los estudios señalan que en la actualidad hay entre cinco y 50 billones de partículas plásticas (microplásticos) en los océanos. A menudo, los animales marinos ingieren estos plásticos que pueden llegar a asfixiarlos o provocar que mueran de hambre más tarde.

La contaminación por plásticos no se limita a la contaminación que vemos en los océanos y playas. La gran mayoría del plástico producido a lo largo de la historia se encuentra en vertederos o se ha liberado al medioambiente y allí permanece en distintas formas.

Según los últimos estudios, el plástico está presente en el agua dulce, el suelo y la atmósfera, pero todavía son necesarios más datos sobre su impacto en el medioambiente y la salud. A lo largo de su ciclo de vida, el plástico tiene distintos impactos sobre la salud humana, tanto demostrados como potenciales.

Selecciones de las noticias de hoy