Saltar al contenido

Cómo mantener una excelente salud mental

5 mayo 2020

Desde muy temprana edad, nos enseñan que es importante cuidar nuestros cuerpos. Si se cae, sabe dónde encontrar el botiquín de primeros auxilios, si se siente enfermo sabe qué medicamento funciona. Pero nuestra salud mental no se acerca a la misma atención: no sabemos dónde encontrar el vendaje para nuestras mentes.

Pero, por supuesto, las estadísticas sobre salud mental son alarmantes, desde las tasas de suicidio terriblemente altas entre los hombres jóvenes hasta los niveles más bajos, pero muy dañinos de depresión, ansiedad y agotamiento. Se han hecho algunos progresos, y las conversaciones sobre salud mental son más comunes, pero todavía queda mucho camino por recorrer. Para muchas personas, el cambio más importante es cómo pensamos sobre la salud mentaL

Qué es salud mental

La salud mental es una parte importante de la salud y el bienestar general. La salud mental incluye nuestro bienestar emocional, psicológico y social. Afecta cómo pensamos, sentimos y actuamos. También ayuda a determinar cómo manejamos el estrés, relacionarnos con los demás y tomar decisiones saludables. La salud mental es importante en todas las etapas de la vida, desde la infancia y la adolescencia hasta la edad adulta.

Todos debemos creer en la aptitud mental. Al igual que vas al gimnasio para fortalecer tu físico, debes saber que también puedes entrenar tu salud mental de manera similar.

Cuando hablamos de salud física y estado físico, no solo hablamos de enfermedades o piernas rotas, resfriados o gripe. Hablamos de ir al gimnasio, hacer ejercicio y vivir un estilo de vida saludable. Eso se ha vuelto bastante aspiracional en nuestra sociedad. Pero no considerar el entrenamiento de la mente… puede ser la diferencia entre tener una vida digna o no.

¿Pero cómo puedo mejorar mi salud mental?

Cuando piensas en un gimnasio, piensas en equipos, todos estos objetos para ayudarte con tu estado físico. Para la mente, entra la metafísica; algo que no necesariamente puedes ver, porque eso es parte del proceso. La lucha mental se trata de hablar con la gente y hacer esta conexión.

Todo ser humano tiene salud mental. Es muy importante reconocer esto y cuidarse a sí mismo. No sé si eso se apaga o se enciende, pero crea estos pequeños momentos para que tu mente se relaje y se relaje de nuevo en sí misma.

La salud mental y física son componentes igualmente importantes de la salud general. Las enfermedades mentales, especialmente la depresión, aumentan el riesgo de muchos tipos de problemas de salud física, particularmente afecciones duraderas como derrames cerebrales, diabetes tipo 2 y enfermedades cardíacas. Del mismo modo, la presencia de afecciones crónicas puede aumentar el riesgo de enfermedad mental.

Dígase algo positivo

La investigación muestra que su forma de pensar sobre usted puede tener un poderoso efecto sobre cómo se siente . Cuando nos percibimos negativamente a nosotros mismos y a nuestra vida, podemos terminar viendo experiencias de una manera que confirma esa noción. En cambio, practique el uso de palabras que promuevan sentimientos de autoestima y poder personal. Por ejemplo, en lugar de decir: «Soy un perdedor. No conseguiré el trabajo porque me hundí en la entrevista», intente «, no me fue tan bien en la entrevista como me hubiera gustado, pero eso no significa que no voy a conseguir el trabajo «.

Escribe algo por lo que estés agradecido

La gratitud se ha relacionado claramente con un mejor bienestar y salud mental, así como con la felicidad . El método mejor investigado para aumentar los sentimientos de gratitud es llevar un diario de gratitud o escribir una lista diaria de gratitud. En general, contemplar la gratitud también es efectivo, pero necesita practicar regularmente para experimentar beneficios a largo plazo. Encuentra algo por lo que estar agradecido, deja que llene tu corazón y disfruta de ese sentimiento.

Centrarse en una cosa (en el momento)

Estar atento al momento presentenos permite dejar de lado las emociones negativas o difíciles de las experiencias pasadas que nos agobian. Comience por dar a conocer las actividades de rutina, como ducharse, almorzar o caminar a casa. Prestar atención a las sensaciones físicas, sonidos, olores o sabores de estas experiencias te ayuda a concentrarte. Cuando tu mente divague, simplemente devuélvela a lo que estás haciendo.

Ejercicio

Su cuerpo libera endorfinas que alivian el estrés y aumentan el estado de ánimo antes y después de hacer ejercicio, por lo que el ejercicio es un poderoso antídoto contra el estrés, la ansiedad y la depresión . Busque pequeñas formas de agregar actividad a su día, como subir las escaleras en lugar del elevador o caminar un poco. Para obtener el mayor beneficio, intente hacer al menos 30 minutos diarios de ejercicio e intente hacerlo al aire libre. La exposición a la luz solar ayuda a su cuerpo a producir vitamina D, que aumenta su nivel de serotonina en el cerebro. Además, el tiempo en la naturaleza es un reductor comprobado del estrés.

Come una buena comida

Lo que comes nutre todo tu cuerpo, incluido tu cerebro. Los carbohidratos (en cantidades moderadas) aumentan la serotonina, una sustancia química que ha demostrado tener un efecto calmante sobre su estado de ánimo. Los alimentos ricos en proteínas aumentan la noradrenalina, la dopamina y la tirosina, lo que ayuda a mantenerte alerta. Y las verduras y frutas están cargadas de nutrientes que alimentan cada célula de su cuerpo, incluidas las que afectan a los químicos del cerebro que regulan el estado de ánimo. Incluya alimentos con ácidos grasos poliinsaturados Omega-3 (que se encuentran en pescado, nueces y linaza). La investigación muestra que estos nutrientes pueden mejorar el estado de ánimo y restaurar la integridad estructural de las células cerebrales necesarias para la función cognitiva.

Ábrete a alguien

Saber que otras personas lo valoran es importante para ayudarlo a pensar de manera más positiva. Además, ser más confiado puede aumentar su bienestar emocional porque a medida que mejora en encontrar los aspectos positivos en otras personas, se vuelve mejor en reconocer el suyo. 

Haz algo por alguien más

La investigación muestra que ser útil para los demás tiene un efecto beneficioso sobre cómo te sientes contigo mismo. Ser servicial y amable, y valorado por lo que haces, es una excelente manera de desarrollar tu autoestima . El significado que encuentre al ayudar a otros enriquecerá y expandirá su vida.

Tómese un descanso

En esos momentos en que todo parece demasiado, aléjese y haga cualquier cosa menos lo que lo estresó hasta que se sienta un poco mejor. A veces, lo mejor que puede hacer es un simple ejercicio de respiración: cierre los ojos y respire profundamente 10 veces. Para cada uno, cuente hasta cuatro mientras inhala, manténgalo así mientras cuenta hasta cuatro y luego exhale por otros cuatro. Esto funciona de maravilla casi de inmediato.

Acuéstate a tiempo

Una gran cantidad de investigaciones ha demostrado que la falta de sueño tiene un efecto negativo significativo en su estado de ánimo. Trate de acostarse a una hora regular todos los días y practique buenos hábitos para dormir mejor. Estos incluyen apagar las pantallas durante al menos una hora antes de acostarse, usar su cama solo para dormir o actividades relajantes y restringir las bebidas con cafeína por la mañana.

Empezar hoy. Usted tiene el poder de tomar medidas positivas en este momento para mejorar su capacidad de recuperación y su salud emocional. No espere hasta tener una crisis para que su salud mental sea una prioridad.. Además, es más fácil formar nuevos hábitos cuando te sientes fuerte. Luego puede implementar esos hábitos cuando más los necesita. Elija algo de este artículo que resuene con usted y pruébelo. Entonces, intente algo más. Lentamente, establecer rutinas, hábitos y patrones regulares lo ayudará a sentirse mejor a través de un cambio gradual.