Saltar al contenido

Noruega es el mejor país para vivir

14 marzo 2015

¿Por qué Noruega es el mejor país del mundo? Noruega es el mejor país para vivir. OSLO. – Noruega es el país con mejores condiciones de vida, reveló el Informe sobre Desarrollo Humano 2018, elaborado por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD)

Noruega es uno de los países más ricos del mundo, con menos desigualdad entre ricos y pobres y con uno de los estados del bienestar más generosos. Buena parte de esta riqueza se debe a las enormes reservas de petróleo que tienen en el Mar del Norte.

Noruega ofrece mil y una cosas que ver y hacer: vibrantes zonas urbanas, hermosos fiordos, la aurora boreal o remotas aldeas al norte del Círculo polar ártico… ¿Por dónde empezar? Saca el máximo partido de tus vacaciones eligiendo una o dos zonas de entre las que te presentamos aquí.

Trabajar y vivir en Noruega es una opción que muchos españoles valoran a la hora de irse al extranjero. Uno de los principales motivos de esto es que es el segundo país, por detrás de Suiza, con un mayor salario medio del mundo, que se sitúa en más de 5.000€ al mes y la tasa de paro es de tan solo el 4,1%. Se habla el noruego, que es una lengua germánica hablada en Noruega, que junto con el sueco y el danés pertenecen a la familia lingüística de las lenguas germánicas del norte, también conocidas como lenguas escandinavas. También el inglés y el alemán tienen sus raíces en las lenguas indoeuropeas.

Oslo y alrededores

En la capital noruega, que fue nombrada además Capital verde europea de 2019, hay mil y una cosas que ver y hacer. Su innovadora escena gastronómica, sus modernos y vibrantes barrios, un montón de planes y eventos durante todo el año y nuevos museos y reclamos turísticos son solo un anticipo de todo lo que te espera en Oslo. Ya que la ciudad está rodeada por el fiordo de Oslo y por densos bosques, aquí puedes combinar una escapada urbana con diversión al aire libre montando en bicicleta, haciendo esquí o visitando algunas de sus islas en un mismo día. En las cercanas zonas de Østfold y Vestfold encontrarás un sinfín de localidades costeras con encanto, como Fredrikstad o Tønsberg. Y a aproximadamente una hora de Oslo en coche está Hadeland, un nuevo destino artístico en el que podrás visitar el Museo Kistefos y la espectacular sala de exposiciones The Twist.

Tromsø y el reino de las auroras boreales

Conocida como la capital del Ártico, Tromsø se encuentra en pleno centro del Norte de Noruega. Si tu lista de cosas por hacer incluye ver la aurora boreal, el sol de medianoche, avistar ballenas o grandes aventuras en la naturaleza, sin duda has de venir aquí. Disfruta de condiciones perfectas para hacer esquí de travesía en la zona de Lyngenfjord, descubre la cultura sami en sitios como Karasjok o Alta, y alcanza el remoto Cabo Norte, en el extremo septentrional de Europa. En la parte más oriental de esta extensa región encontrarás la península de Varanger, un auténtico paraíso para los aficionados a la observación de aves. Sal a pescar cangrejos reales o de paseo en trineo de perros en Kirkenes, donde también puedes pasar la noche en un hotel de hielo. En los alrededores de Tromsø te esperan algunas islas casi vírgenes, como Senja, Kvaløya y Sommarøy.

Lofoten y Nordland

Impresionantes cumbres, fiordos resplandecientes, genuinas aldeas de pescadores y playas de postal ¡Sin olvidar las auroras boreales y el sol de medianoche! Seguro que ya has visto en Instagram fotografías impresionantes de las islas Lofoten y el archipiélago de Vesterålen (¡las hay a montones!). Es buena idea visitar estos lugares fuera de temporada alta, es decir, tras el verano, para evitar coincidir con muchos otros turistas. Fantásticas aventuras al aire libre te esperan en Narvik, paraíso para el senderismo y el esquí. Una joya menos conocida es Helgeland, un poco más al sur. Allí puedes conducir a través de una de las carreteras más hermosas del mundo: la Kystriksveien, o la vía de la costa, entre Trøndelag y Bodø. La animada localidad costera de Bodø es la más grande de la provincia de Nordland y cuenta con un montón de planes divertidos en la naturaleza, además de una creciente escena cultural. De hecho, Bodø será en 2024 una de las capitales europeas de la cultura.

Bergen y los fiordos occidentales

La segunda mayor ciudad de Noruega, Bergen, combina monumentos históricos Patrimonio de la humanidad, con moda innovadora, excelentes restaurantes y una escena musical en plena expansión. Visita alguno de los mejores museos del país, como el KODE, dedicado al arte y que incluye antiguas casas de famosos compositores noruegos. O da un agradable paseo por callejuelas de adoquines. O bien disfruta de las vistas de toda la ciudad desde lo alto de una de las siete montañas que la rodean. Bergen es la puerta de entrada a algunos de los fiordos más famosos de Noruega, como el fiordo de Hardanger (o Hardangerfjord) al sur, o el Sognefjord, el más largo y más profundo del país, al este. Muchos de los fiordos cuentan con brazos que son igual de hermosos pero menos concurridos. Desplázate hasta la aldea de Flåm a bordo del famoso tren de Flåm, uno de los viajes en tren más bonitos del mundo. Y si buscas diversión en un marco natural incomparable, visita Voss o Nordfjord.

El fiordo de Geiranger y el Noroeste

La Cascada de las siete hermanas y muchas otras fluyen a raudales por las empinadas laderas de montaña que desembocan en las aguas de color azul brillante del fiordo de Geiranger (o Geirangerfjord). Este fiordo, el más famoso de toda Noruega, está protegido por la Unesco como patrimonio de la humanidad. La sorprendente ciudad modernista de Ålesund es un punto de partida perfecto para una aventura en los fiordos. El Noroeste es la zona que ocupa la parte norte de la Noruega de los fiordos y atrae a amantes del aire libre durante todo el año. Åndalsnes, la capital noruega del alpinismo, representa una base de operaciones ideal para explorar la zona. Rodeada por impresionantes cumbres y a tiro de piedra de famosos reclamos turísticos como la carretera de montaña de Trollstigen o la carretera del Atlántico, Åndalsnes es la última estación del tren de Rauma, otro de los viajes en tren más bonitos del mundo. En el Noroeste de los fiordos se encuentran también las localidades de Molde, famosa por su escena de jazz, y Kristiansund, conocida como la capital del pescado seco (o clipfish).

Stavanger y alrededores

¿Qué ocurre cuando restaurantes de estrella Michelin y preciosas casitas de madera se mezclan con arte urbano de nivel internacional y un fantástico ambiente multicultural? Visita Stavanger y encontrarás la respuesta. La ciudad más grande del suroeste de Noruega es el lugar al que acudir para admirar obras maestras de la naturaleza como el fiordo Lysefjord o Preikestolen (la roca del púlpito). La zona costera de Jæren es un verdadero paraíso para los apasionados de la playa, ya que acoge algunos de los arenales más extensos de todo el país. También harán las delicias de los aficionados al surf y al kitesurf. Sigue la carretera del mar del Norte hacia Egersund y descubre numerosos pueblos y aldeas con encanto que brillan como perlas a lo largo de la costa. Un ejemplo es la pintoresca localidad de Sogndalsstrand.

Trondheim y Trøndelag

La región de Trøndelag, en pleno corazón de Noruega, atrae tanto a apasionados de la historia, como a comidistas empedernidos o amantes de las actividades al aire libre. Aquí puedes salir a pescar, montar en bici, esquiar o hacer senderismo por uno de los nueve caminos de peregrinación de San Olav, que conducen a la espectacular catedral de Nidaros, en Trondheim. La animada ciudad universitaria de Trondheim es la capital de la región y se la conoce como la patria de los sabores nórdicos. Déjate sorprender por experiencias culinarias que van de elegantes restaurantes de estrella Michelin a bares de moda y acogedoras cafeterías. Sigue el aroma de frescos ingredientes locales a lo largo la Ruta del oro, en Innherred, y viaja al pasado en la ciudad minera de Røros, patrimonio de la Humanidad. En las montañas de Dovrefjell podrás admirar preciosas criaturas como los bueyes almizcleros.

Kristiansand y el Sur de Noruega

El Sur de Noruega es el particular paraíso estival de los noruegos, con preciosas playas, miles de islas y más horas de sol al año que casi cualquier otra zona del país. Pasea por callejuelas flanqueadas por casas blancas de madera en localidades costeras como Risør, Arendal, Grimstad, Mandal o Flekkefjord. O descubre la cuna de gran parte de las tradiciones y el folclore noruego en el valle de Setesdal. La ciudad más grande del Sur de Noruega es Kristiansand, en la que puedes visitar su ciudad vieja de Posebyen, comer delicioso pescado fresco, asistir a divertidos festivales o simplemente disfrutar del buen tiempo tumbado en su playa urbana. El zoo y parque de atracciones Dyreparken es una apuesta ganadora entre los más pequeños de la casa. Un corto viaje en coche desde Kristiansand te lleva hasta el faro de Lindesnes, el punto más meridional de la Noruega continental. En Lindesnes también puedes encontrar el impresionante restaurante subterráneo Under, el más grande del mundo de este tipo y merecedor de una estrella Michelin.

Valles y montañas del Este de Noruega

Los densos bosques, profundos valles y enormes mesetas montañosas del Este de Noruega son puntos de partida perfectos para muchas aventuras en plena naturaleza. En esta zona encontrarás algunas de las principales estaciones de esquí del país, como las de Geilo, Trysil o Hemsedal. Todas ellas garantizan montones de diversión durante todo el año, ya que cuando la nieve desaparece se convierten en destinos de primer nivel para hacer ciclismo o montar en bicicleta de montaña. Valdres, Hallingdal, Lillehammer y el valle de Gudbrandsdalen son excelentes destinos para venir en familia, y y cuentan con todos los ingredientes necesarios, desde parques de atracciones hasta granjas con mucho encanto y fantásticas rutas de senderismo. Lo mismo ocurre con Telemark, donde puedes salir a navegar por el canal de Telemark y disfrutar de unas vistas impresionantes de la región desde el monte Gaustatoppen. Los parques nacionales de Dovrefjell, Jotunheimen y Rondane ofrecen excelentes posibilidades para actividades al aire libre como montar en bici o hacer senderismo, rafting o escalada.

Las islas Svalbard

¿Listo para una aventura en plena naturaleza sin igual? Las islas Svalbard se encuentran en medio del océano Ártico, a medio camino entre Noruega y el polo norte. Aquí podrás participar en exóticas actividades al aire libre durante todo el año, y entre unos paisajes que son a la vez crudos y frágiles. Atrévete a dirigir un trineo tirado por perros, visita una cueva de hielo, apúntate a un safari en motonieve, o sal a cazar auroras boreales. Además de varios miles de osos polares, en este archipiélago viven también unas 3.000 personas. La mayor localidad de la zona, Longyearbyen, es un colorido centro urbano que cuenta con una gran variedad de actividades culturales, y con restaurantes y bares de un nivel similar al que podrías esperar en cualquier gran ciudad.


Noruega el país más preparado para el Cambio Climático

El índice de Adaptación Global de la Universidad de Notre Dame analiza cuáles son los países mejor preparados para el cambio climático y cuáles los menos.

Podemos ver indicios del cambio climático todos los días y en todas partes pero seguimos esperando que un día por fin llegue. Si esto ocurriera ¿cuál crees que sería el país que está más preparado para afrontarlo? La Universidad de Notre Dame publicó este 2014 su Índice de Adaptación Global (ND-GAIN, por sus siglas en inglés).

Este índice muestra qué países están mejor preparados para afrontar algunas consecuencias del cambio climático en temas como seguridad nacional, sequías, tormentas entre otros desastres naturales. Más que un ranking, es un seguimiento al proceso de preparación que los países han tenido los últimos 18 años en el que se analizan diferentes situaciones.

Este es el top 5 de países más preparados para el cambio climático:

  • Noruega
  • Nueva Zelanda
  • Suecia
  • Finlandia
  • Dinamarca

Es curioso que un país como Noruega, vulnerable debido al extenso litoral que lo rodea, sea uno de los países más preparados de los últimos 20 años. En realidad estos 5 países aunque no son inmunes a las inclemencias, tienen una excelente capacidad de respuesta. Un alto acceso a servicios básicoscomo electricidad, agua potable y saneamiento así como una baja dependencia de capital natural, los protegen de desastres naturales.

Los países menos preparados se encuentran en África Subsahariana con Chad en el último lugar. En general, los países más vulnerables se encuentran en la línea del ecuador mientras que cerca de los polos la situación mejora. Hay una fuerte tendencia a que los países con recursos financieros y gobiernos estables puedan adaptarse mejor a aquellos con poca infraestructura y malos gobiernos.

Noruega presenta la política climática “más ambiciosa del mundo”

El gobierno noruego presentó un conjunto de medidas que deberían permitir al país alcanzar los objetivos climáticos “más ambiciosos del mundo”.

El primer ministro Jens Stoltenberg anunció que Noruega se convertiría en un país de “cero emisiones” en 2050 a través de una reducción efectiva de sus propias emanaciones de gases de efecto invernadero y de las medidas compensatorias en el extranjero.

Antes de esto el país se comprometió a superar en un 10% los objetivos de reducción que le asigna el protocolo de Kioto antes de 2012, y reducir sus emisiones en un 30% antes de 2020.

En su Libro Blanco sobre el clima presentado este viernes, el gobierno precisó que entre la mitad y dos tercios de las reducciones previstas antes de 2020 serían reducciones efectivas en territorio noruego.

El resto estará cubierto por medidas en el extranjero conforme a los mecanismos de flexibilidad previstos por el protocolo de Kioto.

Entre las medidas previstas figuran la prohibición de calefacción con fuel, la promoción de biocarburantes cuya parte debería aumentar al 7% en 2010, una reflexión sobre la instauración de un sistema de cuotas en los transportes y ayudas reforzadas al desarrollo de las energías llamadas “limpias”.

“Noruega tiene una responsabilidad particular en materia de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero en parte porque producimos hidrocarburos, es decir energías fósiles, desde hace numerosos años, pero también porque somos un país rico”, declaró Stoltenberg.

“Es por eso que nos hemos fijado los objetivos climáticos más ambiciosos del mundo”, dijo.

Noruega es el quinto exportador mundial de petróleo y el tercer exportador de gas natural.