Pesca sostenible? Al parecer esos sellos de comida del mar sin crueldad, con responsabilidad y ética: No Existen! #SEASPIRACY

Si buscas en Google ¿Qué es Pesca Sostenible? encontrarás una definición (según GreenPeace) y se lee: La pesca sostenible es “aquella que puede mantenerse de forma indefinida sin comprometer la viabilidad de la población de la especie objetivo y sin ejercer un impacto negativo sobre otras especies dentro del ecosistema, incluidos las personas”. Mhhh…

Cuando hablamos de certificaciones industriales de negocios en tierra, es fácil vigilar. Pero … ¿Quién realmente vigila el mar? ¿Quién avala que las certificaciones de pesca sostenible y otras que prometen respetar la biodiversidad marina como DOLPHIN SAFE, realmente cumplen con lo que presumen?

La realidad es que en el mar no hay guardias o policía marina que vigile cada labor de pesca… son miles de miles de barcos pesqueros que diariamente se lanzan a cazar: cruel y discriminadamente para cumplir la demanda global de demanda marina (desde platos exóticos como aleta de tiburón, taboada, aleta azul, orcas y delfines para los parques acuáticos y por supuesto: el atún enlatado y mariscos que muchos aman)

Si existiría la PESCA SOSTENIBLE hoy no veríamos muchas especies marinas en peligro de extinción

Un documental de Netflix sobre el impacto de la pesca comercial ha atraído el respaldo de celebridades y el aplauso de los fanáticos con su imagen condenatoria del daño que la industria hace a la vida marina.

Dirigido por Ali Tabrizi, un cineasta de Kent, el documental de amplio alcance cuestiona el movimiento de productos pesqueros sostenibles y analiza la forma en que las etiquetas Dolphin Safe y Marine Stewardship Council pueden no brindar las garantías que los consumidores buscan.

La contaminación de plástico en el mar es un problema altamente difundido, donde insumos de uso común como los isopos, popotes, botellas de PET han sido satanizados y eliminados del mercado. PERO al parecer el verdadero problema de la basura plástica en el mar, y que muchas especies marinas estén saturadas en su interior por microplásticos es por la misma PESCA MARINA: Casi toda la mancha de basura plástica en el océano está conformado por basura de botes pesqueros (redes, cuerdas, cintas, bolsas…)

¿Porqué debemos de poner atención a la PESCA MARINA y sumarnos al movimiento de CONSUMIR MENOS DIETA DEL MAR y CERO PLATILLOS EXÓTICOS con BIODIVERSIDAD MARINA?

Porque:

  • La pesca ha terminado con el 90% de los peces grandes
  • La pesca es la mayor amenaza para la fauna marina
  • 300,000 delfines, ballenas y mariscos son matados por las operaciones de pesca cada año…
  • La pesca mata 30,000 tiburones cada hora…! Sin motivo, sin causa, sin razón… muchas veces son solo mutilados de sus aletas y arrojados al mar después de ser cruelmente maltratados hasta la muerte
  • Los barcos LongLine de pesca, colocan suficiente línea de pesca en un día para envolver a la Tierra 500x
  • El 70% del macro plástico en el mar procede de labores de pesca

¿Es posible una pesca sostenible?

Sí, pero si se logra erradicar la corrupción. Si, si realmente empezamos a consumir solo lo que necesitamos, localmente y sin platillos de sociedad (como la sopa de aleta de tiburón, que no provee valor nutricional ni sabor más que un status social: já!)

Se trata de un desafío muy difícil, pero tenemos mucho de lo que hace falta para lograrlo. Se han identificado y estudiado los factores extrínsecos que contribuyen a que la pesca no sea sostenible. Entre otros, los numerosos incentivos inadecuados de los mercados y los Gobiernos, la gran demanda de recursos limitados, especialmente de los de alto valor, la complejidad y el conocimiento insuficiente de los sistemas de producción marina, la pobreza y la falta de alternativas, que hacen que haya un número excesivo de participantes en pesquerías, la falta de una gobernanza eficaz para aplicar medidas apropiadas y los factores externos del cambio climático y la contaminación oceánica.

Se conocen los factores de la insostenibilidad y las muchas actividades vinculadas a la pesca que podrían corregirlos, y también las políticas y medidas necesarias para promover y apoyar esas actividades. Estas se recogen en el Código de Conducta para la Pesca Responsable y sus diversos anexos, que está a disposición de quienes operan y gestionan las pesquerías. Este código incluye estrategias bastante cautelosas frente a las complejidades e incertidumbres de la ordenación pesquera, que evitan o mitigan los numerosos efectos de la pesca en los ecosistemas, incluidas las capturas incidentales y el impacto en los hábitats de los fondos marinos.

Estamos viviendo un despertar. Donde las nuevas generaciones pueden ser los líderes humanos que por convicción vivirán un estilo de vida sostenible, ético y responsable… Porque lo que por décadas prostituyó al planeta Tierra y su biodiversidad, los jóvenes de hoy: Lo erradicarán.

Sé Responsable: comparte!

las industrias pesqueras industriales mundiales están matando nuestros océanos, Lejos de nuestra Vista. Todo esto se enlata o se sirve en un delicioso platillo de mar o lo aplaudimos en un espectáculo de un parque acuático

¿Sabías que por CADA LIBRA DE CAMARÓN de arrastre, también se capturan hasta SEIS LIBRAS de captura accidental que incluye tortugas o delfines, que terminan muertos?

¿Sabías que de 12 a 15 millones de toneladas de plástico terminan en el océano cada año, matando a un millón de aves marinas y 100,000 animales marinos?

¿Sabías que la pesca ilegal representa un estimado de 11 a 26 millones de toneladas de la captura anual de peces a nivel mundial? ¿Quién compra toda esta pesca ilegal?

Si no fuera por la caza de ballenas, los choques de barcos, la contaminación y el enredo de material de pesca, algunas ballenas podrían vivir más de 200 años?

Sin ballenas y sin tiburones el mar se extingue… sin mar: dejamos de existir.

Es la Pesca Sostenible, una Contradicción

Está claro que la humanidad está matando toda la vida en el océano y, por alguna razón, eso pasa desapercibido.

Las formas de vida en el océano continúan objetivándose:

  • Las especies de peces se denominan «población».
  • La extracción de formas de vida se describe como «cosecha».
  • Las cantidades se miden en peso en lugar de organismos individuales
  • Todas las especies se denominan simplemente «mariscos»
  • Y lo más importante, el mito de que los peces no sienten dolor.

Obviamente, este es un lenguaje cuidadosamente elegido para que los consumidores potenciales no cuestionen la forma en que extraemos peces y otras criaturas de nuestro océano. Pero nuestra tripulación en el agua ve esta destrucción todos los días cuando interactúan con los barcos de pesca.

Vemos la cantidad de captura incidental de especies que no son explotables comercialmente, simplemente muertas y desechadas al océano.

Vemos tiburones muertos por miles por barcos atuneros que son los llamados «amigables con los delfines».

Vemos delfines asesinados por muchos pescadores que los consideraban una plaga por comerse “nuestro pescado”.

Vemos focas que comparten el mismo destino que los delfines porque compiten por nuestras pesquerías.

Hay algo fundamentalmente incorrecto en la forma en que vemos el mundo natural, en la forma en que nos hemos separado del ecosistema del que formamos parte.

 Esto se aplica particularmente a la forma en que vemos el océano. Tiramos nuestros desechos allí porque creemos que son lo suficientemente grandes como para que nadie se dé cuenta. Tomamos lo que queremos porque creemos que el océano es una fuente infinita de proteínas.

Nuestro apetito y demanda de pescado es ahora tan grande que no nos detenemos ante nada para obtener los entregables. La destrucción del hábitat y la extinción de especies parecen ser aceptables en este proceso. No existe tal cosa como Pesca Sostenible si seguimos ignorando la trazabilidad de lo que estamos consumiendo o comprando.

Pero incluso las pesquerías mundiales están comenzando a ver el final de la industria, son muy conscientes del hecho de que si continuamos con nuestro ritmo actual de extracción, habremos vaciado nuestro océano en menos de tres décadas. 

Se ejerce presión sobre la industria para mantenerse al día con la demanda y mantener los precios bajos, pero con la disminución de las poblaciones de peces es cada vez más difícil mantener la oferta. Los precios se mantienen artificialmente bajos mediante subvenciones globales que favorecen la pesca industrial a gran escala. Estos luego compiten ilegalmente con la subsistencia costera y la pesca artesanal, causando más problemas en regiones que ya están en riesgo debido a la escasez de alimentos. Otros operadores no rehuyen el trabajo forzoso no remunerado para reducir sus costos, tratando a los trabajadores como bienes fungibles.

El pesado NO ES parte vital de una dieta sana

Y, por supuesto, existe la mentira perpetua de que comer pescado es una opción saludable para la dieta de las personas. Hemos contaminado los océanos del mundo hasta el punto de que afecta a toda la cadena alimentaria, y los contaminantes se concentran a medida que avanza en la cadena. Durante años, se ha advertido a las mujeres embarazadas que no coman atún ni pez espada debido a los altos niveles de mercurio, una situación que solo empeora cuanto más contaminamos nuestro mundo natural.

Estamos en un punto de la historia en el que tendremos que tomar una decisión:

¿Dejamos de apoyar la industria destructiva e insostenible que está destruyendo nuestro océano o continuamos por nuestro camino actual y encontramos nuestro océano vacío dentro de nuestra vida? Cualquiera de las opciones lleva al mismo resultado: dejaremos de comer pescado ahora o dentro de 30 años. Solo que cuanto más esperemos, más irreversible se volverá la situación. Nuestra fuente «infinita» de proteínas ha llegado a su límite, por lo que es hora de que tomemos las decisiones necesarias para restablecer el equilibrio en nuestro océano.

¿Puedes hacer algo? Sí! Comparte este artículo, YA! Para hacer más conciencia y despertar… para salvar el mar.

Etiquetas: