Saltar al contenido

Importancia del reciclaje de bolsas biodegradables

3 mayo 2019

El reciclaje de bolsas es el proceso de recuperación de desechos de plásticos. Las tres principales finalidades del plástico reciclado son la reutilización directa, el aprovechamiento como materia prima para la fabricación de nuevos productos y su conversión como combustible o como nuevos productos químicos.

mares contaminados

El medio británico The Guardian, señaló recientemente que de acuerdo a un estudio publicado en la revista Environmental Science and Technology, las bolsas de plástico que dicen ser biodegradables se encontraban intactas (y se podían utilizar) aún después de haber estado expuestas tres años al ambiente natural. Toda bolsa, no importa si es ecológica o no, se deben reciclar. La gestión responsable de basura implica el correcto reciclaje de bolsas

Esta investigación, probó por primera vez bolsas compostables, dos formas de bolsas biodegradables y bolsas de transporte convencionales después de una exposición prolongada al mar, aire y tierra. “Ninguna de las bolsas se descompone completamente en todos los ambientes”. El reciclaje de bolsas debe ser un hábito sea cual sea el material.

Cómo es una bolsa biodegradable

El procedimiento demostró que a la bolsa compostable parece haberle ido mejor que a la llamada bolsa biodegradable.

La muestra de bolsa compostable desapareció por completo después de tres meses en el medio marino; sin embargo, los investigadores señalan que se necesita más trabajo para establecer cuáles son los productos de descomposición, además de considerar las posibles consecuencias ambientales.

Después de tres años, las bolsas biodegradables que habían sido enterradas en el suelo y en el mar pudieron ser utilizadas para ir de compras.

Mientras que la bolsa compostable estuvo presente en el suelo 27 meses después de ser enterrada y cuando se probó con “las compras” no se pudo sostener ningún peso sin rasgarse.

Investigadores de la Unidad de Investigación de Basura Marina Internacional de la Universidad de Plymouth dicen que el estudio, publicado en la revista Environmental Science and Technology, plantea la cuestión de si se puede o no, confiar en las formulaciones biodegradables para ofrecer una tasa de degradación suficientemente avanzada y, por lo tanto, una solución realista para el problema de la basura plástica.

Imogen Napper, quien dirigió el estudio, afirmó que “después de tres años, me sorprendió mucho que cualquiera de las bolsas todavía pudiera llevar una gran cantidad de compras. Para las bolsas biodegradables poder hacer eso fue lo más sorprendente. Cuando veo algo etiquetado de esa manera, creo que automáticamente uno asume que se degradará más rápidamente que las bolsas convencionales. Pero, después de tres años por lo menos, nuestra investigación muestra que tal vez no sea el caso “.

Cabe destacar que aproximadamente la mitad de los plásticos se desechan después de un solo uso y cantidades considerables terminan como basura.