Saltar al contenido
Compartimos Cosas Buenas – seresponsable.com

¿Sabías que existen suculentas de colores para decorar tu casa?

A quién no le gusta ver en una ventana o sobre una mesa algunas suculentas de colores, son tan coquetas y fácil de cuidar

biodegradales

Cada vez es más habitual el uso de cactus y suculentas de colores en la decoración de nuestros hogares.

Todos podemos tener suculentas de colores

Hasta los aficionados a la jardinería menos experimentados encuentran que estas plantas tan resistentes precisan de muy pocos cuidados y que pueden embellecer, con poco esfuerzo, cualquier hogar con sus formas llamativas y peculiares.

En este aspecto, merecen mención especial las suculentas de colores, que con sus tonos vivos atraen la atención y dan un toque único a cualquier rincón.

Tipos de suculentas

Existen diferentes tipos de suculentas que por su estética, tamaño y colores nos cautivan. Su combinación de tonalidades; van de acuerdo con la temperatura, el clima, la iluminación, la fertilización e, incluso, el sustrato. 

En este artículo conocerás algunos tipos de suculentas que además de ser fáciles de cuidar (basta con luz indirecta y regarlas cada 2 semanas) tienen una mezcla de colores exóticos, para que puedas decorar cada rincón de tu hogar.

Cactus chin (Gymnocalycium mihanovichii)

Estos cactus sudamericanos son famosos por los colores intensos que toman sus tallos. Se pueden encontrar en tonos rosas, púrpuras, rojos, naranjas y amarillos, con la peculiaridad de siempre estar sobre otra especie de cactus. Ideales para macetas individuales o en grupo, al lado de la ventana, la sala o la cocina.

Haworthia truncada (Haworthia truncata)

Provenientes de Sudáfrica, tienen hojas carnosas color verde azulado que pueden volverse naranjas, amarillas o cobrizas si reciben mucho sol. Algunas tienen pequeñas flores blancas y se pueden colocar en macetas y jardineras en la sala o en la habitación.

Llamas rojas (Crassula capitella)

Originarias del sur de África, tienen hojas verdes y rojas terminadas en punta, siendo más intenso cuanto más sol haya. En verano brotan flores blancas ligeramente aromáticas. Son ideales para macetas en balcones y el recibidor de tu casa.

Cactus piedra (Lithops)

Son pequeñas plantas muy carnosas de África del sur, formadas por dos hojas unidas en su longitud con texturas en su superficie. Entre las hojas aparecen flores amarillas o blancas, y se utilizan en macetas en la sala, la cocina o la habitación.

Senecio seperns (Kleinia repens)

Esta especie sudafricana tiene hojas delgadas y alargadas de color verde azulado y terminadas en punta, con flores pequeñas de color crema. Suelen colocarse en macetas colgantes de la sala o comedor, así como en la cocina o el recibidor.

Ruby Glow (Peperomia graveolens)

Endémica del sur de Ecuador, son plantas de hojas carnosas que varían de tono de una especie a otra, aunque generalmente son rojizas. Son ideales para espacios bien iluminados y espacios blancos como la sala o cocina.

Lavender pebbles (Graptopetalum amethystinum)

Originarias de Jalisco, tienen hojas gruesas que forman rosetas de color gris o verde grisáceo, aunque algunas variedades se tornan púrpuras y rosas. Presentan flores blancas en primavera y se colocan combinadas con otras suculentas al lado de la ventana, en la sala, la cocina o la habitación.

Echeveria raindrops

Endémica de México y Centroamérica, es una roseta verde azulada desarrolla protuberancias redondas en forma de gotas en sus hojas. El sol directo tiñe las protuberancias de tono rosado. Son ideales para el recibidor de la casa, la sala o la cocina.

Adromischus de Cooper (Adromischus cooperi)

Originarias de Sudáfrica, son pequeñas plantas con hojas gruesas espatuladas, de color verde con manchas rojizas (si recibe la luz adecuada) . Algunas producen pequeñas flores y se utilizan en macetas para balcones o para decorar la sala.

Echeveria Elegans

Endémicas de México, son rosetas de hojas carnosas de color verde claro terminadas en punta, que pueden tornarse rojas o azules según la luz y el clima. Algunas tienen flores de color rojo y se utilizan en macetas grupales para decorar cualquier espacio de la casa: habitaciones, sala, cocina o terrazas.

Cómo cuidar las suculentas de colores: tips para mantener tus plantas saludables

Una de las plantas favoritas de los espacios pequeños e interiores son las suculentas. Por un lado, su carácter próspero de pocos cuidados la hacen ideal para aquellos que quieren convivir con la naturaleza sin comprometerse demasiado; y por otro, su estética agradable resalta en cualquier rincón de nuestra casa.

Si estás pensanado en adquirir algunas o ya tienes suculentas en casa, te decimos cómo lograr los cuidados perfectos para mantenerla saludable.

Utiliza el agua necesaria para su riego

Este tipo de plantas son diferentes a las demás ya que sus necesidades de agua no son muchas. Esta característica, en ocasiones desconocida, puede ser la causante de que nuestras plantas estén muriendo.

Para que el exceso de riego no sea mortal, te recomendamos moderar la dosis de agua. En verano, la mejor opción es regar tus suculentas una vez a la semana, mientras que en invierno puedes hacerlo cada quince días. Recuerda que este tipo de plantas absorben la humedad del ambiente y son capaces de retenerla en sus raíces, tallos y hojas.

Si tienes dudas sobre si necesitas o no regarlas, puedes introducir un palo de madera dentro de la maceta, si al retirarlo notas que se ha impregnado de tierra, tu suculenta está lo suficientemente hidratada; si el palito sale seco, es momento de regar tu suculenta.

Encuentra el sustrato ideal para tus suculentas

Esta especie de plantas solo crece en zonas rocosas, es por eso que el sustrato debe ser pobre. Esto quiere decir que la tierra no debe ser rica en minerales pero sí con textura arenosa.

Te recomendamos usar un sustrato poroso que garantice la ventilación, de secado rápido y con partículas de tamaño grande.

Un buen drenaje

Toda planta necesita de agua para poder crecer saludable y en el caso de las suculentas, un buen drenaje que permita eliminar el exceso de agua es el complemento perfecto para lograr una planta saludable.

Debes tener en cuenta que dependiendo la maceta que elijas, el riego y drenaje serán diferentes. Las macetas de plástico, por ejemplo, conservan la humedad por más tiempo y proporciona menos ventilación; si quieres usar este tipo, te recomendamos hacer agujeros adicionales en los bordes laterales o por debajo para eliminar el agua sobrante. Por otro lado las macetas de arcilla, suelen mantener más frescas las raíces y son más rápidas en secar.

Otro tip es siempre escoger una maceta proporcional al tamaño de tu planta.

Luz natural

Por último, debes asegurarte que tu suculenta reciba la luz adecuada. Aunque este tipo de plantas requiere de sol, no deben de estar expuestas al sol directo. Lo ideal es tenerla tus suculentas a media luz.

Te recomendamos colocarla cerca de una ventana o un pasillo con entrada de luz natural.

Tener plantas de interior es una muy idea, ayudan a purificar el aire en algunos casos y si optas por suculentas de colores: darás un toque verde y elegante a cualquier rincón.

Cómo se hacen las suculentas de colores

Al proceso de cambiar el color de una suculentase le llama habitualmente “estresar a la planta”. Lo primero que debemos aclarar es que, si bien es cierto que cuando el proceso se lleva a cabo de forma adecuada y cuidadosa no supone ningún perjuicio grave para la planta, si las condiciones se descontrolan se puede llegar a dañarla o, incluso, a matarla. Por esto, es muy importante recalcar que no debes intentar cambiar de color tus suculentas si no vas a tener tiempo para vigilarlas adecuadamente.

Dicho esto, para hacer cambiar de color a las suculentas lo que se hace habitualmente es replicar las condiciones de sus hábitats naturales, que son casi siempre más extremas. De esta forma, para que una suculenta se vuelva de tonos rojosdeberemos estimular su producción de antocianinas, que la ayudan a protegerse contra el exceso de exposición solar. Por tanto, bastará con exponerla al sol intenso durante más horas al día. Sin embargo, debes tener cuidado y no pasarte, además de procurar que la planta tenga los aportes de agua y nutrientes necesarios.

De una forma parecida, si la temperatura desciende más allá de lo habitual, algunas suculentas adoptarán tonos morados o azules. Esto puede ser muy difícil de lograr en zonas tropicales o de temperaturas cálidas, pero debes evitar enfriar la planta en exceso de formas artificiales o drásticas.

Por esto, es habitual ver suculentas verdes en los meses templados, que se ponen rojas en verano o de tonos fríos en invierno. La sequía y los suelos pobres también son una causa de cambio de color en ellas, pero desaconsejamos esta práctica por ser peligrosa para las plantas.

Por último, la fertilización evitará que tus suculentas cambien de color, así que algunos prefieren no fertilizar mientras dura el proceso del estresado. De todas formas, no dudes en fertilizarlas si te parece que su salud peligra, ya que esto debería ser siempre tu principal prioridad, más allá del color que tomen.


@SeResponsable – Blog de noticias hoy. Trending México.